Iglesia en España

Ordenación de diácono y tres lectores

EL OBISPO DE CORIA-CÁCERES ORDENA A UN SEMINARISTA DE DIÁCONO Y A OTROS TRES LOS INSTITUYE LECTORES

El obispo de la Diócesis de Coria-Cáceres, D. Francisco Cerro Chaves, ordenó en la tarde del 8 de diciembre, día de la Inmaculada, al seminarista D. William Núñez Carrazana de diácono y a otros tres, los ha instituido en el ministerio del Lectorado durante la celebración de una Eucaristía en la Concatedral de Cáceres.

Los nuevos lectores son D. Robert Muthini Mutisya, oriundo de Kenia, tutelando su vocación la Parroquia de San José de Cáceres y en concreto una familia que lo acogió como un miembro más; D. Carlos Piñero Medina, natural de Cáceres, perteneciente a la Parroquia de San José de Cáceres y D. Flores Hisado Becerra, natural de Arroyo de la Luz, custodiando su vocación la comunidad cristiana de este pueblo.

Por su parte, el nuevo diácono, D. William, oriundo de Cuba, pero que lleva más de diez años en estas tierras, hoy desempeña una labor pastoral en la ciudad de Coria.

En la ordenación, han estado presentes más de una treintena de sacerdotes de la Diócesis, entre ellos el vicario general, D. Diego Zambrano López, y el rector del Seminario, D. Miguel Ángel Morán Manzano, así como todos los formadores del Seminario, además de familiares y amigos de los cuatro seminaristas.

Esta tarde, tras pedir el rector la entrada de D. William en la orden de diáconos y dar testimonio de que el ordenando es digno, D. Francisco Cerro ha impuesto las manos al seminarista para pedir el Espíritu Santo para el nuevo diácono, quien ha prometido obediencia al obispo.

Además, todos los fieles se han unido en oración invocando a los santos su intercesión, momento en el que el ordenando se ha postrado en el suelo, como signo de humildad, pero elevando a Dios su corazón.

Ya con su nueva condición, D. William ha sido revestido por otros diáconos con la estola cruzada y la dalmática, ornamentos distintivos del Diaconado.

Por su parte, los nuevos lectores, ministerio laical que oficializa la proclamación de la Palabra de Dios en las celebraciones litúrgicas, han recibido del obispo las Sagrada Escrituras, para que transmitan “fielmente la Palabra de Dios para que sea cada día más viva y eficaz en el corazón de los hombres”.

En su homilía, el obispo de Coria-Cáceres ha explicado qué es ser diácono, una institución que está desde el principio de la Iglesia, con “aquellos siete varones justos que ayudaban a los presbíteros en la palabra, la liturgia, la administración y sobre todo en el servicio a los más pobres”.

Así, ha apuntado tres claves: un diácono es el que vive solo y a pie, de rodillas ante los pobres, y el que tiene siempre las manos abiertas para abrazar.

En este sentido, monseñor ha afirmado que el compromiso más fuerte que adquiere D. William es el celibato y ha matizado que esta condición no es la de un hombre que vive sin pasión y sin amor, no es un “eunuco”, puesto que, a su juicio, debe vivir su celibato con la “pasión por el Evangelio y Jesucristo que lleva a la santidad”.

Además, a partir de ahora D. William se compromete a vivir la Liturgia de las Horas, “el latido del corazón de Cristo y de la Iglesia” y vivirá la “pasión” del servicio a los hermanos, “como ya está viviendo en Coria”, donde hace su labor pastoral

Francisco ha invitado al nuevo diácono a imitar a Jesús, que la tarde del Jueves santo se puso de rodillas delante de los hombres, y ponerse al servicio de los pobres.

“No debe haber un diácono que no estuviese implicado en Cáritas”, ha expresado D. Francisco Cerro quien ha recordado que “no se puede servir a los pobres si no es de rodillas”.

Asimismo, ha recomendado al nuevo diácono que, mientras se prepara para el sacerdocio, desee tener un corazón que abraza, algo que se aprende en la Eucaristía y en el trato con los demás

William podrá a partir de ahora proclamar el Evangelio, predicar, bautizar y bendecir, como a los novios en el sacramento del matrimonio, y hasta que no reciba el orden del sacerdocio, no podrá celebrar la Eucaristía ni perdonar los pecados.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.