Diócesis Iglesia en España

Ordenación de diácono en Ciudad Real

Ordenación de diácono en Ciudad Real

Sábado, 22 de septiembre de 2018

El sábado, 22 de septiembre, monseñor Gerardo Melgar Viciosa, ordenó diácono al seminarista José Manuel Vellón. La celebración comenzará a las 11 de la mañana en la Catedral.

José Manuel Vellón es natural de Villanueva de los Infantes y tiene 38 años. Estudió Ingeniería de Caminos en Ciudad Real, concluyendo en el 2003. Tras unos años trabajando, ingresó al Seminario Diocesano de Ciudad Real en el año 2011. Ha colaborado durante sus años en el Seminario en la pastoral de varias parroquias: Torralba de Calatrava, Miguelturra, Granátula de Calatrava, Argamasilla de Calatrava, Viso del Marqués, San Lorenzo de Calatrava y, finalmente, en Alcázar de Juan, en las parroquias de San Juan Bautista y Santa Quiteria. En este último destino colaboró en el hospital y con la Pastoral Penitenciaria en Alcázar y Herrera de La Mancha. Además, ha colaborado en el Colegio de San José, de Ciudad Real.

 

El orden del diaconado 

El sacramento del orden consta de tres grados: episcopado, presbiterado y diaconado.

Aunque existe un diaconado permanente (los casados pueden serlo), tradicionalmente los candidatos al sacerdocio (presbiterado) se ordenan antes como diáconos.

Los diáconos sirven a la Palabra de Dios (proclaman el Evangelio y lo predican), a la eucaristía (participando en la liturgia junto al sacerdote) y en favor de la caridad. Esto último es importante, puesto que esta figura nació en la Iglesia vinculada a la ayuda a los pobres.

Las funciones del diácono en la liturgia son varias: proclama el Evangelio, bautiza y celebra el matrimonio (los ministros de este sacramento son los propios novios). Además, por no ser un sacramento, puede celebrar entierros. Lo que un diácono no puede hacer es celebrar la eucaristía ni oír confesiones en el sacramento de la Reconciliación.

La vestimenta litúrgica del diácono es distinta a la del sacerdote. Llevan la estola (por haber recibido el sacramento del orden, no el sacerdocio), al estilo diaconal, cayendo solo sobre un hombro. Además, llevan sobre la estola una prenda específica, llamada dalmática, que se diferencia de la casulla que llevan los presbíteros en su corte cuadrado.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email