Revista Ecclesia » Orbayín vocacional: Miguel y Tino, por Jesús Sanz Montes, arzobispo de Oviedo
Mons. Jesús Sanz Montes
Iglesia en España

Orbayín vocacional: Miguel y Tino, por Jesús Sanz Montes, arzobispo de Oviedo

Orbayín vocacional: Miguel y Tino, por Jesús Sanz Montes, arzobispo de Oviedo

No es el aguacero que la lluvia abundante hace que nuestra tierra asturiana tenga ese envidiable verdor todo el año. Es más bien la hermana lluvia suave que cae discreta y casi pidiendo permiso, pero que deja mullida la tierra sin abrumarla con la tempestuosa llegada de un temporal malvenido. Lo aprendí nada más llegar a esta patria querida que es Asturias: esta lluvia suave, aquí se llama orbayu. Necesitamos del agua a raudales que llenen nuestros pantanos y nutran nuestros acuíferos, pero también caen bien y son necesarios los orbayos suaves que mantienen vivos y frescos nuestros bosques y campos, nuestras villas y ciudades.

 

Todo esto viene al caso de la ordenación sacerdotal el próximo domingo 19 de  mayo de dos jóvenes seminaristas, que tras un intenso año de diaconado, están maduros para que les imponga las manos el Obispo convirtiéndose así en sacerdotes de Jesucristo para siempre. No es la torrentera de años atrás, cuando llegando el fin de curso se ordenaban quince o veinte nuevos presbíteros. Pero este orbayu de dos ordenaciones llena nuestro corazón de alegría y nos abre una vez más la ventana de la esperanza. Damos gracias a Dios por sus vidas, por su docilidad a lo que el Señor les ha ido indicando a través del camino cristiano que han recorrido, por todas las personas que han intervenido en su larga formación antes, durante y después del Seminario.

 

Este año del diaconado ha sido particularmente intenso. No sólo han completado su

formación teológica y filosófica con otro tipo de aprendizaje pastoral directo, teniendo contacto con el mundo del dolor a través de las capellanías de nuestros hospitales, o con ese otro mundo del sufrimiento que han podido palpar con todas las iniciativas que lleva adelante nuestra Cáritas diocesana. También la vivencia directa con todo lo que implica la comunidad cristiana de una parroquia: niños, jóvenes, adultos, ancianos, catequesis, sacramentos, familias, enfermos, enseñanza escolar. Igualmente la organización de la Diócesis en todos sus sectores pastorales, reconociendo la rica trama de ámbitos en donde la Buena Noticia se quiere acercar a las personas según las edades, los momentos y las concretas circunstancias.

 

Un momento importante fue la experiencia que realizaron en Bembereké (Benín), nuestra misión diocesana. Todo lo que vieron, lo que pudieron compartir, fue para ellos un mensaje inolvidable que les marcará para siempre. La misión siempre acerca esa verdad esencial cristiana, aligerada de equipaje superfluo y de intereses mundanos, con los que tantas veces los sacerdotes de cualquier edad podemos hipotecar la encomienda y la palabra que se nos confiaron.

Yo decía a los primeros que ordené en Oviedo algo que ahora les digo a Tino y Miguel: que seáis de Dios por entero, en todo tiempo y lugar. El Señor os mira y no hay tramo de vuestra andadura que le sea ajeno. Que vuestro corazón, vuestro cuerpo, vuestro afecto, vuestra inteligencia y libertad, se ofrezcan cada día a Quien se os ha dado: amad totalmente a Quien totalmente se os entregó por entero. Y que esa consagración tenga que ver con vuestro tiempo, con vuestro ensueño, con una pertenencia sin reservas para que seáis libres y seáis buenos. Orad y recibid los sacramentos, sed oyentes de la Palabra de Dios, y con un corazón tierno dad la vida por aquellos que el Señor en su Iglesia ahora os confía.

Pido a Dios que el bendito orbayu de estos dos hermanos vaya creciendo año tras año.

Nuestra tierra necesita de esta lluvia vocacional. Damos gracias por ellos.

 

Fr. Jesús Sanz Montes, ofm



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa