Rincón Litúrgico

Oración para la bendición de las llaves de las casas en la fiesta de la Sagrada Familia (30-12-2012)

Por Antonio DÍAZ TORTAJADA, sacerdote-periodista

 

Señor y Dios nuestro:

Tu Hijo Jesús ha querido nacer como todos nacemos,

de una mujer y del Espíritu Santo.

De esta forma has bendecido a la familia.

El tiene la llave única en su poder,

la cual cuando Él abre en el cielo, ninguno puede cerrar en la tierra,

y que cuando Él cierra en el cielo, ninguno puede entrar en la tierra.

Sin embargo el siempre tiene la puerta abierta,

la cual nadie puede cerrar,

para que podamos entrar y salir y habitar contigo

y ser juntos el hogar del amor y de la paz.

Hoy, en la fiesta de la Sagrada Familia de Nazaret,

queremos que nuestra familia se convierta,

en fuente de caridad divina,

en verdadero santuario de la vida y del amor

para las generaciones porque siempre se renuevan.

Y como un acto de fe,

te presentamos las llaves de las cerraduras de nuestras casas.

Queremos ser hogar de puertas abiertas

como dos brazos extendidos que dan la bienvenida

a todo el que llame en la aldaba.

Bendice las ventanas que dejan entrar la luz del sol

cada mañana, aunque muchas veces entre el polvo del camino

y por la noche se asoman las estrellas que son luces de esperanza.

Bendice nuestras horas de sueño, de paz y de silencio,

para que fortalezcamos juntos nuestro espíritu.

Bendice nuestros dolores y alegrías

porque son el corazón de la familia.

Señor quédate con nosotros en nuestra casa,

para ello, toma las llaves de nuestro hogar

y de nuestro corazón para que puedas entrar, y salir.

Toma las llaves de nuestro hogar y de nuestro tu corazón

para que pueda entrar y salir en esta doméstica iglesia tu viva Palabra.

Toma las llaves de nuestro hogar y de nuestro corazón

para que se abran y consoliden las puertas de nuestra unidad familiar.

Toma las llaves de nuestro hogar y de nuestro corazón

para que entrando a nuestra humilde casa

habites seguro con esta familia,

y tus bendiciones gracias nos acompañen.

para ser un hogar contemplativo y orante

e intensamente eucarístico.

Que aprendemos que por las puertas por donde tu entras

se abren con tus llaves.

Gracias, Señor. Amén.

 

 

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.