Rincón Litúrgico

Oración junto al Lago de Galilea, por Ángel Moreno de Buenafuente

Galilea

Oración junto al Lago de Galilea, por Ángel Moreno de Buenafuente

Recia es tu presencia, Señor, en Galilea. Sin prestarte a lisonjas vanas, pasas por el corazón de quienes escuchan, sin excusar tu voz, su nombre pronunciado de tus labios.

No te dejas atrapar, mas te presentas de mil formas, en el reflejo de las aguas del mar de Tiberiades.

Hace falta esquivar los ojos, para no encontrarse con tu mirada en las entrañas; y distraer la mente, para evadir el eco de tus palabras penetrantes, que se graban para siempre en la memoria.

Galilea es Evangelio abierto, icono de tu rostro de luz en quien mirarme, cántico del aleluya cadencioso, luz triunfadora de todas las tinieblas.

Un instante en Galilea, junto al Lago, es tiempo sin medida, saboreo de lo eterno, en el que nada se pide ni se añora, se permanece quieto, y el agua trae el mensaje vivo de la otra orilla, la noticia fascinante de que estás vivo.

¡Luz, brisa, rumor de Galilea, quedaos para siempre en mi recuerdo!, para que cada vez que la historia me conduzca a espacios más oscuros, pueda vencer sin miedo la sospecha, por haberte contemplado radiante compañero.

Junto al Lago, 20 de noviembre de 2013

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email