soleado
Rincón Litúrgico

Oración del día y del comienzo de semana, por Javier Guillen

Oración del día y del comienzo de semana, por Javier Guillen

Antes de comenzar el día, mi Amigo y Santo Dios, acudo a Ti; no quiero comenzar el día sin Vida, por eso acudo a Ti, mi Fuente de Agua Viva, mi Pozo de Agua Viva, en cuyas profundidades me quiero sumergir, y que mi alma salga hidratada de Ti, de esa Vida que sólo Tú puedes hacer fluir en mí como si fuera Agua, Fuente de Vida. 

Sé de la sequedad del mundo y de mi alrededor, sé de la sequedad del hermano necesitado, así como a la madre Teresa de Calcuta bien se lo hizo ver Dios; sé de la sequedad de mi propio interior, donde hay parcelas de dura tierra que le cuesta empaparse de tu Bendita llovizna; y es por eso que acudo una y otra vez con mi humilde cántaro a la Fuente que Tú eres, para que me lo llenes, para que apagues mi sed, para que yo también pueda ser un surtidor de Agua Viva y apagar la sed de mi alrededor.

Tantos carteles invisibles que falsamente me anuncian que son lugares para apagar mi sed, tantas veces que yo mismo me he equivocado o me he dejado engañar intentando sacar Agua Viva de esos lugares donde no la hay, y si acaso hay alguna agua es agua salada que me deja con más sed y malestar de alma.

Enséñame, Madre, a dejar mi cántaro a un lado cuando de camino a esos lugares me encuentre con mi Salvador que sale a mi encuentro; enséñame, Madre, a gastar mi tiempo en dialogar con Él y en escuchar la Palabra de Vida que tiene para mí; enséñame, Madre, a seguir caminando Junto a Él y vivir de esa Agua Viva que apaga siempre mi sed; enséñame, Madre, a Renunciar, a Luchar, a Amar, para que mis prójimos, sean como sean y piensen como piensen, en el Amor puedan beber, apagar su sed y nacer su Vida.

Amén. Así sea.

Javier Guillen

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.