Rincón Litúrgico

Oración a los arcángeles Rafael, Gabriel y Miguel ante su fiesta del 29 de septiembre por Antonio DIAZ TORTAJADA Sacerdote-periodista

ORACIÓN A SAN RAFAEL

“Yo soy Rafael,
uno de los siete ángeles que están siempre presentes
y tienen entrada a la Gloria del Señor”

Tobías 12, 15

Arcángel san Rafael:
Tu eres el médico o la medicina de Dios,
la salud de los enfermos
y el que el Señor ha puesto en nuestro caminar
para contemplar en nuestra vida
a aquellas personas que debemos encontrar.
Arcángel san Rafael:
Tu eres el caminante
que hace experimentar
la siempre presente cercanía de Dios,
y aportas la sanación y el consuelo al piadoso creyente.
Dios te ha puesto a nuestro lado como medicina
para sanar nuestros corazones desgarrados,
para curar nuestras enfermedades,
y aliviar nuestros dolores y sufrimientos
que brotan precisamente de las distancias,
de las traiciones,
y del daño que nos hacemos unos a otros.
Tu eres aquel que Dios ha puesto en nuestro camino
para acercarnos y revelarnos
las personas con las cuales uno puede darle gracias
por la vida,
por el camino de la vida
y por la misericordia del Señor,
hecha rostro y humanidad en esas personas.
La trama y el tejido del que está hecha
la historia y la convivencia humana,
es un tejido de encuentros y de desencuentros.
De los encuentros brota la amistad,
el reconocimiento y el respeto mutuo,
en definitiva, el afecto de unos por otros;
igualmente brota un deseo de que ese bien
que se experimenta en el encuentro y en la amistad,
cuando son verdaderos,
se multiplique, crezca y se extienda.
En los desencuentros
se siembran las semillas
de todo aquello que divide a los hombres:
La envidia,
la lucha de unos contra otros,
el egoísmo y la ambición;
el odio, y muchas veces en la historia,
por desgracia, la muerte.
Condúcenos arcángel san Rafael,
tu que sirves en la gloria del Señor,
hacia las personas
que Él quiere que encontremos en nuestra vida.
Que amemos la verdad de la persona humana
y el deseo de su bien.
Que amemos la verdad de lo que somos
y la verdad de lo que la otros son.
Que la mentira, en nombre de lo que sea,
no anide en nuestros corazones;
ella es siempre la corrupción más terrible,
la más sutil,
la que siembra en primer lugar la distancia,
la extrañeza y la diferencia y el no reconocimiento
de unos por otros en todas sus formas.
Cada persona es siempre una imagen viva de Dios,
y una persona humana,
ocupe el puesto que ocupe,
y tenga las cualidades que tenga,
es siempre alguien digno de un respeto absoluto
y de un afecto que es lo único que puede
curar en las personas las deficiencias que hay
en la vida de todos nosotros.
Nuestra historia humana,
está hoy llena de desencuentros.
que han costado la vida a millones de personas.
Concédenos
dar gracias a Dios por todos los encuentros
que a lo largo de nuestra vida han existido,
por las personas que nos has puesto cerca,
que son siempre un regalo de Dios,
y que en las cuales podemos confiar;
con las cuales sencillamente podemos dar gracias
por el bien que esa amistad produce
y que ese afecto genera en nuestra vida.
Te pedimos arcángel san Rafael
que hagas de nuestra sociedad una sociedad de encuentros
en la que todos los hombres
nos tratemos realmente como hermanos
por el hecho de ser hombres.
Que el Señor por tu intercesión,
nos ayude a deshacer esos desencuentros
que se han sembrado en nuestra historia
que uno percibe en nuestra sociedad
y que generan divisiones, envidias y odios.
En los caminos de los hombres
hoy hay extravío, soledad y heridas.
Y no faltan tampoco entre los mismos creyentes.
Hay quien como Zaqueo se pone al borde del camino
al paso de los cristianos,
llevado quizás más por la curiosidad
que por el deseo de cambiar;
hay quien como la Samaritana
no siente que sea un problema la suma de los maridos;
hay quien como el etíope eunuco
no consigue en sus lecturas
encontrar el hilo que les de sentido
y le aporte significado a su propia vida;
y hay tantos ‘quienes’ necesitados de que alguien,
como en el viaje de Tobías,
o como en el camino de Emaús,
acompase sus pasos a los suyos
y acompañe y explique y haga encontrar la puerta abierta,
y el sentido del camino y la fuente de la esperanza.
Que seamos arcángel san Rafael
con nuestros prójimos el buen samaritano,
al recoger y curar a la persona herida
que yace a la vereda del camino,
y nos convirtamos sin palabras
en unos testigos del amor de Dios.
Este hombre prójimo nuestro herido,
necesitado de curación,
somos todos nosotros.
Anunciar el Evangelio significa ya de por sí curar,
porque el hombre necesita sobre todo la verdad y el amor.
Que llevemos a nuestros prójimos,
el consuelo del acompañamiento cercano y sanador
como tu, arcángel san Rafael.
Amén.
—————————————-

:

ORACIÓN A SAN GABRIEL

por Antonio DIAZ TORTAJADA
Sacerdote-periodista

Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel
a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret,
a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David;
el nombre de la virgen era María.
Y entrando,le dijo:
“Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.”

Lucas 1, 26-28

Arcángel san Gabriel:
Tu eres el cartero de Dios para con los hombres,
fuiste el portador de la “buena noticia”,
de la “gran buena noticia”,
de la “mejor noticia” de la historia de la humanidad:
Llamaste a la puerta de una Virgen llamada Maria
y, a través de ti,
Dios mismo le pidió su “sí”
a la propuesta de convertirse en la Madre del Salvador:
de dar su carne humana al Verbo eterno de Dios,
al Hijo de Dios.
Tu “gran noticia” fue que Dios,
fiel a su misericordia y a su amor
quiso enviar a su propio Hijo,
como un hombre cualquiera,
a compartir los gozos y esperanzas,
alegrías y tristezas de los hombres.
Tu fuiste el mensajero de la encarnación de Dios.
Arcángel san Gabriel:
Tu estás delante de Dios
y traes la esperanza a Zacarías y a todos los hombres.
Tu saludas a María con el grito de alegría
que quita los temores;
tu anuncias al Emmanuel,
–al “Dios-con-nosotros”–
la cercana presencia de nuestro Dios.
Te pedimos que nuestras vidas estén
marcadas por esta alegría y esta confiada esperanza
que tu transmites
para que nuestras vidas sean espejo límpido
del Evangelio que se nos encarga anunciar.
La razón de nuestra vida cristiana
es que tenemos mucho que decir,
y muy importante,
lo más importante para la vida y la felicidad
de los hombres,
y en especial de los pobres,
que sólo en Dios ponen su confianza.
La razón de nuestra vida es decir y entregar el Evangelio
con lo que hacemos,
con lo que vivimos,
y con lo que decimos;
con las palabras de nuestra boca,
con los criterios de nuestra mente,
con los sentimientos y deseos de nuestro corazón
y con las obras de nuestras manos.
Queremos arcángel san Gabrie
que tu seas el ángel de nuestra esperanza.
Queremos que tu seas el ángel de este siglo desesperado.
Nuestro mundo ha perdido la esperanza,
y por eso, domina una lógica de muerte,
frente a una cultura de la vida;
que esa falta de esperanza que no contagie nuestras vidas,
que tengamos nostalgia
por la contemplación cara a cara de nuestro Dios.
En repetidas ocasiones
el Señor llama a las puertas del corazón humano.
Si alguno oye su voz y le abre su puerta,
entrará en su casa y cenará con él y nosotros con Él.
El Señor está en nuestra puerta,
en la puerta del mundo
y a la puerta de cada corazón.
Llama para que le permitamos entrar:
La encarnación de Dios con nosotros,
su hacerse carne,
debe continuar hasta el final de los tiempos.
Cristo sigue llamando.
Que tu, arcángel san Gabriel
introduzcas la “buena noticia” de Cristo
a nuestros corazones
y entrando nosotros mismos en unión con Cristo,
podamos también asumir tu función:
llevar la llamada de Cristo a los hombres.
Amén

:

———————————————

ORACIÓN A SAN MIGUEL

por Antonio DIAZ TORTAJADA
Sacerdote-periodista

Entonces se entabló una batalla en el cielo:
Miguel y sus Ángeles combatieron con el Dragón.
También el Dragón y sus Ángeles combatieron,
pero no prevalecieron y no hubo ya en el cielo lugar para ellos.

Apocalipsis 12, 7-8

Arcángel san Miguel:
Tu eres el soldado de Dios.
Tu eres el que declara la guerra al dragón
y el que lo vence.
El dragón es el que extravía
seduciendo al mundo entero,
el que engaña y confunde.
Desde el primer día de la creación
el enemigo de Dios ha intentado convencer al hombre
de que no es necesario,
de que no es bueno escuchar su voz.
Quien la desoye y no la sigue,
no sólo no muere,
sino que llega a ser como Él,
poderoso conocedor del bien y del mal.
Lo propio del enemigo de Dios
es seducir, engañar, extraviar y confundir.
Arcángel san Miguel:
Tu eres el vencedor
porque enseñas que nadie como Dios
muestra y da al hombre el camino de la vida
y la Vida misma,
la luz de la verdad y la Verdad misma.
Oyendo y siguiendo a Dios
se alcanza la verdad, y la vida y la alegría.
El acusador de nuestros hermanos ha sido vencido
con la sangre del Cordero
y con la palabra del testimonio que dieron.
Arcángel san Miguel:
Vivimos en una sociedad y una cultura
que ha alcanzado niveles
muy importantes y muy positivos
de desarrollo en muchos órdenes.
En nuestra cultura
se han puesto de relieve valores y orientaciones
que realmente defienden al hombre
y por ello construyen un mundo nuevo y mejor.
Pero también hemos perdido las referencias básicas
en muchos temas,
una pérdida que nos impide o nos hace difícil reconocer
que hay un mal,
del que necesitamos ser salvados;
que no todos los caminos posibles llegan a buen puerto,
que hay realmente caminos errados,
que no deberíamos iniciar,
y que podemos y debemos reconducir.
En nuestra sociedad
dominada por el relativismo
no hay demasiado sitio para la justicia y la paz
y en definitiva para el bien del hombre.
Tu eres soldado de Dios.
Tu llevas a Dios a los hombres,
abres el cielo y así abres la tierra.
Precisamente porque estás en la presencia de Dios,
puedes estar también muy cerca del hombre.
Como ángel de Dios hablas al hombre
de lo que constituye su verdadero ser,
de lo que en su vida con mucha frecuencia
está encubierto y sepultado.
Tu invitas al hombre a volver a entrar en sí mismo,
tocándolo de parte de Dios.
Arcángel san Miguel:
Concédenos a nosotros,
los seres humanos,
convertirnos continuamente en ángeles
los unos para los otros,
ángeles que nos apartemos de los caminos equivocados
y nos orientemos siempre de nuevo hacia Dios.
Arcángel san Miguel:
Tu que eres un orante,
intercede por los hombres ante Dios.
Que nos convirtamos para nuestros hermanos en un ángel,
un mensajero de Dios,
que nos ayude a encontrar nuestra verdadera naturaleza,
a encontrarnos a nosotros mismos,
y a vivir la idea que Dios tiene y desea de nosotros.
Tu defiendes la causa de la unicidad de Dios
contra la presunción del dragón,
de la serpiente antigua.
Esta serpiente
intenta continuamente hacernos creer a los hombres
que Dios debe desaparecer de nuestra historia
para que puedamos llegar a ser grandes;
que Dios obstaculiza nuestra libertad
y que por eso debemos desembarazarnos de Él.
Pero el dragón no sólo acusa a Dios.
Quien intenta apartanos de Dios,
no hace grande al hombre,
sino que nos quita nuestra dignidad.
Entonces el hombre se transforma
en un producto defectuoso de la evolución.
Quien acusa a Dios, acusa también al hombre.
La fe en Dios defiende al hombre
en todas sus debilidades e insuficiencias:
El esplendor de Dios brilla en cada persona.
Arcángel san Miguel:
Tu eres el protector del pueblo de Dios.
Ayúdanos a ser cada día
ángeles custodios de nuestros prójimos.
Que nuestra vida
ayude a nuestros hermanos de peregrinación
a encontrar la alegría en la fe,
a acoger el bien y rechazar el mal,
a seguir siendo y a ser cada vez más,
en virtud de la esperanza de la fe,
personas que aman en comunión con el Dios-Amor.
Amén.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Oración a los arcángeles Rafael, Gabriel y Miguel ante su fiesta del 29 de septiembre por Antonio DIAZ TORTAJADA Sacerdote-periodista, 9.4 out of 10 based on 19 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Antonio Díaz Tortajada

Antonio Díaz Tortajada nació en 1947 en Castielfabib (Valencia). Sacerdote diocesano desde 1973. Miembro del Instituto Secular Jesús Sacerdote. Licenciado en Teologia, Ciencias de la Información y Diplomado en Psicología. Fundador de la emisora católica "Radio Luz de Valencia". Actualmente Consiliario de la Junta Diocesana de Hermandades y Cofradías. Columnista habitual en los diarios locales valencianos. Autor, entre otros libros, de: "Evangelización, lenguaje y cultura" (1983), "Llamados para anunciar el Evangelio de Dios" (1984), "Me encanta mi heredad" (1989), "Juan Pablo cree en los jóvenes"(1990), "El camino de la Cruz" (1991), "Arriesgar la palabra"(1993), "Plegarias" (1994), "El silencio de Dios" (1994), "Vivir lo que esperamos" (1997), "Viacrucis del Hombre Dios" (2000), "Háblame de Jesús" (2001) y "Variaciones sobre el Génesis" (2005)

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario