Internacional

One Of Us lamenta la decisión de Reino Unido de permitir la manipulación genética de embriones humanos

one-of-us

One Of Us lamenta la decisión de Reino Unido de permitir la manipulación genética de embriones humanos

 La investigación aprobada no persigue fines reproductivos ni terapéuticos sobre el embrión, siendo innecesaria la utilización de embriones humanos en estas investigaciones. No sólo no es favorable al embrión sobre el que se va a llevar a cabo, sino que éste se destruirá siete días después de haberse generado.

 Nicolás Jouve, Catedrático Emérito de Genética y Presidente de CiViCa, asociación miembro de la Federación One Of US explica que “la destrucción de embriones va en contra de la más elemental ética, ya que se trata de vidas humanas. El hecho de que procedan de fecundación in vitro no altera su naturaleza humana, nótese que ni siquiera se utiliza el eufemismo ‘preembrión’, se les llama lo que son, ‘embriones’, vidas humanas en sus primeras etapas de desarrollo”.

 Mónica López Barahona, Titular de la Cátedra de Bioética Jérôme Lejeune: “Las investigaciones autorizadas por HFEA no son éticamente aceptables, pues utilizan el embrión humano como medio y no como fin, abriendo la puerta a la edición genética de embriones humanos”.

 La Federación Europea One Of Us lamenta que tras la recogida de dos millones de firmas en toda Europa para frenar la investigación con embriones humanos, Reino Unido autorice ahora la modificación genética de embriones humanos con el sistema CRISPR-Cas9.

 La autorización por la UK Human Fertilisation and Embryology Authority (HFEA) se aprobó el pasado 1 de febrero y se trata de la primera autorización en el mundo, por un organismo regulador de carácter nacional, para llevar a cabo este tipo de investigaciones. La Federación One Of Us rechaza la aprobación de la HFEA para la utilización de la técnica CRISPR–Cas9 en embriones humanos con fines de investigación porque para ello es necesario generar embriones in vitro, manipularlos genéticamente editando determinados genes de su genoma mediante la técnica CRISPR–Cas9 y destruirlos al alcanzar la fase de blastocisto. Con ello se constata, nuevamente, que la generación de embriones humanos en el laboratorio los expone a una situación de indefensión frente a prácticas como la que acaba de aprobarse en Reino Unido.

 La Federación One Of Us señala que la investigación aprobada no persigue fines reproductivos ni terapéuticos sobre el embrión, sino que busca estudiar los genes implicados en las primeras fases del desarrollo embrionario, así pues, esta investigación no sólo no es favorable al embrión sobre el que se va a llevar a cabo, sino que éste se destruirá siete días después de haberse generado.

Mónica López Barahona, Titular de la Cátedra de Bioética Jérôme Lejeune y Presidenta de la Fundación Jérôme Lejeune, dice que: “las investigaciones autorizadas por HFEA no son éticamente aceptables pues utilizan el embrión humano como medio y no como fin, abre la puerta a la edición genética de embriones humanos y permite la destrucción de embriones humanos a los siete días de haber sido fecundados”.

 Asimismo, Nicolás Jouve, Catedrático Emérito de Genética y Presidente de CiViCa, asociación miembro de la Federación One Of US, señala que “la decisión se puede calificar de innecesaria, precipitada y contraria a la ética”. Jouve explica que “se van a utilizar embriones humanos con la premisa de su destrucción tras la edición de los genes y oportunas conclusiones sobre los efectos. La destrucción de embriones va en contra de la más elemental ética, ya que se trata de vidas humanas. El hecho de que procedan de fecundación in vitro no altera su naturaleza humana, nótese que ni siquiera se utiliza el eufemismo ‘preembrión’, se les llama lo que son, ‘embriones’, vidas humanas en sus primeras etapas de desarrollo”.

 Nicolás Jouve detalla también que “la tecnología CRISPR-Cas9 es aun imprecisa. No hay seguridad de su uso para modificar (editar y corregir) genes humanos. Es probablemente por eso por lo que los investigadores se proponen destruir los embriones manipulados. El antecedente de unos investigadores chinos en el verano de 2015 causó gran debate precisamente por lo precipitado de la utilización de esta técnica en embriones, que aun no han desarrollado la línea germinal. Es decir, que si siguieran adelante en su desarrollo podrían quedar afectados en algún gen o sistema regulador de la expresión génica, con consecuencias negativas, no tanto para el individuo adulto que se desarrollara a partir de ellos, como de sus descendientes de futuras generaciones. Por ello está prohibida en los países más desarrollados, entre ellos España, este tipo de investigaciones en la línea germinal, por sus consecuencias hacia futuras generaciones”.

 De este modo, la Federación Europea One Of Us rechaza cualquier forma de investigación que suponga la destrucción de embriones humanos por atentar contra la dignidad de la persona. Y espera que la Unión Europea escuche la voz de los dos millones de ciudadanos que pidieron al Parlamento Europeo -en 2012 firmando la iniciativa ciudadana europea One Of Us- poner fin a la financiación de actividades que suponen la destrucción de embriones humanos, en particular en los ámbitos de investigación, ayuda al desarrollo y salud pública.

 Las organizaciones españolas miembro de la Federación One of Us son: la asociación Cidevida, la plataforma Citizen Go!, la asociación de científicos e investigadores CíViCa, la Federación Española de Asociaciones Provida, el Foro Español de la Familia, la Fundación REDMADRE, la Fundación Valores y Sociedad, la plataforma Hazte Oír y la asociación Profesionales por la Ética.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email