Iglesia en España Santa Sede

Omella toma posesión de su iglesia romana cardenalicia

Este domingo 21 de enero el cardenal arzobispo de Barcelona Juan José Omella ha viajado a Roma para tomar posesión del título cardenalicio de la Basílica romana Santa Cruz de Jerusalén (Santa Croce in Gerusalemme).

El cardenal Omella condujo la celebración junto con el rector parroquial, Mons. Gino Amicarelli, el arzobispo de la diócesis de Madrid, Mons. Carlos Osoro, así como, los obispos auxiliares, Mons. Sergi Gordo y Mons. Antoni Vadell, que lo acompañaron durante el viaje desde Barcelona.

En el momento de la homilía, el cardenal dio las gracias al Señor por este “regalo”, concebido con la toma de posesión. Tal como dijo, “un regalo” como lo es todo lo que sucede durante nuestra vida, y que hay que devolver con la ofrenda de nuestros actos durante nuestra vida. También, agradeció al Papa la confianza depositada en él, con quien se compromete a ofrecer el mejor servicio en su ministerio.

Cómo ser misioneros?

El cardenal se refirió, especialmente, al Evangelio del día, recordando la llamada que hace el Señor a “ser apóstoles y misioneros en medio de nuestro mundo”. “¿Cómo podemos convertirnos en misioneros?” – preguntó Omella los presentes. Seguidamente, contestó que había que evangelizar según la inspiración propuesta por  el papa Francisco en su exhortación La Alegría del Evangelio (Evangelii Gaudium).

Siguiendo la exhortación del Papa, el cardenal arzobispo de Barcelona mencionó tres claves para actuar según los apóstoles. De entrada “ser santos”, no de palabra sino con actos, con el fin de “dar ejemplo a la comunidad”. “Si de verdad vivimos con unidad, comunión, amor y perdón dentro de nuestras parroquias, comunidades familiares y presbiterales conseguiremos que los demás se sientan atraídos a conocer al Señor y se les animará a compartir esta vida”, dijo Omella.

En segundo lugar, destacó mostrarnos “alegres y esperanzadores”, ya que la alegría “estimula el encuentro con las personas y con Dios”. “La felicidad fluye donde hay amor, donde uno sabe cómo ser amado, de ser conscientes de que contamos para alguien”.

Finalmente, Omella destacó el “servicio a los pobres”, tal como Dios pide al Evangelio y como el Papa nos recuerda. “El papa Francisco nos recuerda que la autenticidad de nuestra fe pasa precisamente en el amor y el servicio a los más pobres”. “Esta forma de proceder es lo que hace creíble nuestra evangelización”,  añadió el cardenal.

Cargos pastorales

El 15 de julio de 1996 fue nombrado obispo auxiliar de Zaragoza. Fue ordenado obispo el 22 de septiembre de ese mismo año. El 27 de octubre de 1999 fue nombrado obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, de la que tomó posesión el 12 de diciembre de 1999. Entre el 24 de agosto de 2001 y el 19 de diciembre de 2003 fue administrador apostólico de Huesca y entre el 19 de octubre de 2001 y el 19 de diciembre de 2003, también administrador apostólico de Jaca. El día 8 de abril de 2004 es nombrado obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Tomó posesión de la diócesis el 29 de mayo del mismo año. El 6 de noviembre de 2015 hizo público su nombramiento como arzobispo de Barcelona, ​​sede de la que tomó posesión el 26 de diciembre del mismo año.

Miembro de la Congregación para los Obispos desde noviembre de 2014, después de ser renovado en diciembre de 2017. El 23 de diciembre de 2017, el Papa lo nombró también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.