Iglesia en España

O’Malley en las jornadas de actualización del clero de San Dámaso: «La prioridad es curar las heridas»

El arzobispo de Boston, cardenal Sean Patrick O’Malley ha participado esta mañana en las III Jornadas de actualización para el clero en la Universidad Eclesiástica de San Dámaso. O’Malley comenzó hablando de su trayectoria y su experiencia episcopal, ligada principalmente a luchar contra los abusos sexuales reconstruyendo al diócesis de Boston.

Una tarea en la que aterrizó dieciocho meses después del escándalo en la archidiócesis americana. «Curar las heridas y recuperar la confianza en la Iglesia», en una ciudad cuya población es la más joven de América, con más de veinte universidades: «Fue una bendición pero también un desafío». El cardenal apuntó que el arzobispado vivía «una situación económica al borde de la quiebra, demandas judiciales y dolor, mucho dolor», pero su objetivo prioritario fue «reunirse con las víctimas y sus familiares, reconocer el daño causado y acompañarlas. Sus voces, historias, rostros y lágrimas me han ayudado a saber hasta qué punto fueron dañados».

También participó el cardenal Matteo Zuppi, arzobispo de Bolonia, que abogó por «reconocer la ciudad desde una mirada contemplativa». «Nosotros no tenemos que llevar a Dios, ya está ahí. La mirada contemplativa es desvelar la presencia de Dios en la ciudad», comentó. A pesar de la secularización, abogó por una «conversión pastoral misionera», como pide el Papa Francisco, aunque aparezcan «resistencias y dificultades». Para lograrlo, detalló el purpurado, tal vez haya que hacer «menos actividades» y «llegar más al corazón». Se trata, a su juicio, de «ser constructores de comunidades más que administradores de comunidades».

Las jornadas comenzaron el lunes 3 de febrero, inauguradas por el cardenal Carlos Osoro. Ese día, el profesor de San Dámaso Juan Carlos Carvajal insistió en «no hacer una ruptura entre lo sacral dentro de la Iglesia y lo profano fuera. Tenemos que resituar nuestra acción pastoral y poder anunciar a Nuestro Señor». «Esto nos lleva a la creatividad y a necesitarnos unos a otros. Nadie sobramos. El Señor ha querido juntarnos y todos nos necesitamos para anunciar el Evangelio», aseguró.

Su charla fue completada por los testimonios de los sacerdotes Jesús González y Lucas Berrocal. El martes 4, el rector de San Dámaso, Javier Prades, alertó de que «no nos podemos conformar con cualquier retorno de lo religioso, por ejemplo con formas de subjetivismo, de sentimentalismo o de fundamentalismo». Luca Bressan, desde su experiencia en la diócesis de Milán, abogó por la necesidad «de lugares de culto como verdaderos gimnasios antropológicos».

Print Friendly, PDF & Email