Revista Ecclesia » Ofrenda al Apóstol Santiago, patrono de España: Intervención del Rey de España, Felipe VI
ofrenda apostol rey felipe VI
Iglesia en España

Ofrenda al Apóstol Santiago, patrono de España: Intervención del Rey de España, Felipe VI

Ofrenda al Apóstol Santiago, patrono de España: Intervención del Rey de España, Felipe VI

Don Felipe ha dirigido este viernes su primera Ofrenda Nacional como Rey al Apóstol Santiago, patrón de España, siguiendo una tradición que instauró Felipe IV. En la ofrenda, el Monarca se ha referido a las formas de sentirse español y a la necesidad urgente de generar empleo, y ha recordado a las víctimas del accidente ferroviario de Angrois, ocurrido hace un año, y a los seis españoles que perdieron ayer la vida en otro accidente, esta vez aéreo.

Fuente: abc.es

«En nuestra España constitucional, unida y diversa, caben todos los sentimientos y sensibilidades, caben todas las formas de sentirse español», afirmó Don Felipe. «Y eso hace de nosotros una gran comunidad social, cultural y política», añadió.

Vestido de chaqué y con la insignia del Toisón de Oro en la solapa, Don Felipe llegó a la plaza del Obradoiro poco después de las diez de la mañana, acompañado por Doña Letizia, que lucía el vestido de color rosa nude que estrenó en la boda de los Duques de Cambridge. Desde ese momento, la Reina mostró un gesto excesivamente serio, que mantuvo durante toda la ceremonia y que llamó la atención.

Los Reyes fueron recibidos con aplausos en una ciudad abarrotada de peregrinos y turistas, antes de escuchar el himno nacional y recibir honores militares. Tras saludar a las autoridades, accedieron a la Catedral de Santiago, cuya fachada se encuentra en estos momentos parcialmente bajo los andamios.

Recuedo a las víctimas de Angrois

La ceremonia religiosa ante la tumba de uno de los doce apóstoles que formaron parte del círculo íntimo de Jesucristo y que evangelizó Hispania, fue concelebrada por 66 sacerdotes, entre ellos cuatro arzobispos y siete obispos.
Don Felipe quiso dedicar las primeras palabras de la ofrenda «para recordar, con un sentimiento profundo de dolor, a las víctimas del accidente ferroviario de Angrois que, el año pasado, llenó de luto a tantas familias, conmovió a toda España y ensombreció esta fiesta».

«Esta tierra gallega -añadió- concentró en aquellos días el dolor de toda España, y nos dio una extraordinaria muestra de solidaridad, de civismo y de nobleza que nos llenó de orgullo a todos los españoles». También transmitió la condolencia a las familias de las 116 personas, «entre ellas seis compatriotas nuestros», del accidente aéreo ocurrido ayer.

El Rey, que terminó sus palabras en gallego, también hizo una referencia al desempleo. «La crisis ha golpeado severamente a muchísimos españoles, que han sufrido o están viviendo situaciones difíciles a causa del paro; de la falta de oportunidades laborales para los jóvenes y para muchos hombres y mujeres que ya no lo son», explicó. «Revertir esa situación ha sido, está siendo y será la prioridad del Estado y de toda la sociedad española», agregó. El Rey renovador también cogió prestadas unas palabras del Papa Francisco: «El trabajo es un deber que la sociedad tiene que ofrecer para que todo hombre y toda mujer pueda crecer en dignidad».

Tradicional abrazo al Apóstol

Como no podía ser de otra forma, Don Felipe habló del Camino de Santiago, al que calificó como «símbolo de fraternidad entre pueblos y personas del mundo entero, fue el primer proyecto común de Europa y constituye una muestra temprana de la relación armoniosa que se sustenta en lo que nos une. Con ella, con Europa, España está -y seguirá estando siempre- firmemente comprometida».

Respondió a Don Felipe el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, quien aprovechó sus palabras para agradecer a los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía «el generoso trabajo y el servicio realizado por el bien común del pueblo español» y pidió a Dios que «colme de bendiciones» a los nuevos Reyes para «bienestar de España y gozo de Sus Majestades y no les falte la luz y la ayuda divinas en el cumplimiento de su misión».

Tras la ceremonia, en la que se utilizó el botafumeiro para perfumar de incienso la catedral, los Reyes se acercaron a la imagen del Apóstol para darle el tradicional abrazo y, a la salida, tenían previsto asistir a la recepción ofrecida en el Ayuntamiento de Santiago antes de regresar a Madrid.

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa