Internacional

Obispo y Misioneros Dominicos en Perú se pronuncian ante problemática de los nativos

Perú: Obispo y Misioneros Dominicos se pronuncian ante problemática de los nativos en Madre de Dios


A través de un amplio pronunciamiento, el Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado en Perú y los Misioneros Dominicos, han llamado a las autoridades y organismos peruanos competentes a establecer un diálogo abierto con las comunidades nativas implicadas en la muerte de Leonardo Pérez, joven de la Comunidad Nativa de Shipetiari (provincia de Manu, Madre de Dios).

Tras una descripción de la situación actual en la zona luego de este penoso hecho, los dominicos manifiestan su preocupación respecto a las acusaciones vertidas por la Federación Nativa del Río Madre de Dios y Afluentes (FENAMAD) que señala “que los misioneros incitamos a la población a contactar de manera forzada”.

Los misioneros dominicos presentes en la zona desde hace más de 100 años recuerdan que con su labor buscan “empoderar a estos pueblos por medio de la educación y otros programas sociales para que ellos mismos sean los PROTAGONISTAS y quienes decidan sus propias políticas”.

“En el caso que nos preocupa ahora, ha quedado patente y demostrado que cuando han sido los propios indígenas de las comunidades quienes tomaban las decisiones, éstas eran acertadas”, precisan.

También advierten que cuando son otros los que marcan las políticas de actuación sobre los problemas de estas comunidades “sin escucharles ni tener en cuenta sus puntos de vista, incluso aunque sea la propia federación, como lo es en este caso la FENAMAD, el resultado es FUNESTO, tal y como quedó nuevamente en evidencia el pasado viernes con la muerte por flechazo del joven Leonardo Pérez”.

“Esto es, realmente,lo que nos debería preocupar a todos”, manifiestan.

El Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado comprende actualmente el Departamento de Madre de Dios. La Provincia La Convención, del Departamento de Cuzco. La Provincia del Purús, del Departamento de Ucayali. El Distrito de Sepahua, Provincia Atalaya, Departamento de Ucayali; y el Distrito de Camanti, Provincia Quispicanchis, capital: Quincemil, del Departamento del Cuzco.
El texto íntegro del pronunciamiento firmado por monseñor David Martínez de Aguirre, Obispo Coadjutor Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado; y el sacerdote Luis Verde Irisarri, Prior Regional Misioneros Dominicos; es el siguiente:

PRONUNCIAMIENTO

Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado y Misioneros Dominicos
El Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado y los Misioneros Dominicos, luego de conocerse la muerte de Leonardo Pérez, joven de la Comunidad Nativa de Shipetiari (provincia de Manu, Madre de Dios), tras ser flechado por indígenas mashco piros el pasado 1 de mayo, consideran que es necesario alzar la voz ante la problemática que se vive en la zona.

1. Conocemos los pueblos, porque vivimos con ellos ininterrumpidamente desde 1902. Son más de 100 años de convivencia diaria que nos permiten analizar la situación con amplio conocimiento. Sabemos que sus aspiraciones no difieren mucho de las de cualquier persona, y reconocemos en ellos también aspiraciones particulares propias de su cosmovisión.

2. Sabemos de la existencia de grupos indígenas que quedaron “descolgados de la historia de sus propios pueblos”. No se trata de tribus nuevas, como a veces se pretende hacer creer, sino de familias indígenas pertenecientes a las ya conocidas, que en un momento de la historia se vieron obligadas a vivir en CAUTIVERIO para protegerse de las tropelías del hombre blanco.

El cautiverio nunca es deseado, sino forzado. Cuando las causas que obligan al refugio desaparecen, lo lógico es que las poblaciones tiendan a restablecer las relaciones humanas propias de nuestra naturaleza. El ser humano vive en sociedad, no aisladamente. Un grupo pequeño de personas vagando por los bosques no se sostiene ni culturalmente, ni biológicamente. La historia de las civilizaciones nos demuestra que siempre ha habido contacto de unas con otras. En la historia de la humanidad no existe la búsqueda del aislamiento, sino del contacto y la comunicación. Cuanto más conocemos a los pueblos indígenas de la selva y más convivimos con ellos, más nos convencemos de que en condiciones de libertad y empoderamiento, son esencialmente comunicativos. Por todo ello, no aceptamos la idea del AISLAMIENTO como un deseo natural de ellos. No lo comprobamos. Son entelequias de quienes sólo conocen a los pueblos indígenas de visita o por investigaciones basadas en hipótesis que nunca se comprueban en
el campo.

3. En el caso de Shipetiari. Los verdaderos “especialistas” para tratar esta compleja situación son los propios pueblos indígenas. ¿Por qué? Porque son capaces de empatizar con la situación que viven los llamados “mashco piros”. Los comuneros de la zona son quienes empatizan con ellos, les comprenden y logran establecer una relación social que es constitutiva de la forma de ser de los pueblos indígenas.

Esta relación existía en Shipetiari y el señor Nicolás Flores, más conocido como “Shaco”, era un representante de la misma. Él mantenía contactos esporádicos con estas gentes, intercambiaba productos con ellos, era visitado y les visitaba. Años atrás, incluso, estuvo un tiempo con ellos en el río Pinquén y Cumerjali, afluentes del Manu. Se comunicaban con él y siempre le pedían ollas y machetes. También se llevaban plátano de su chacra y “Shaco” les iba dando lo que tenía.

Las cosas funcionaban armoniosamente. Pero se intervino desde la FENAMAD y el Viceministerio de Interculturalidad (antes INDEPA) y se prohibió esta relación. ?“Shaco” se sintió mal, porque él sabía cómo tenía que tratar a sus paisanos, ?empatizaba con ellos, y llegaron gentes de la ciudad, que no entendían nada, a ?explicarle y ordenarle a él cómo tenía que hacer. Presagió que de ser así su vida corría peligro. El 22 de noviembre de 2011 mataron a Shaco de un flechazo. Le mataron por obedecer las órdenes de quienes llegaron de la ciudad, incapaces de ??comprender el mundo de relaciones que él mantenía. A partir de ese momento, el ??panorama cambió. Se frustró todo y comenzó el miedo y la desconfianza mutua. ?Se rompió un proceso normal, manejado por los propios pueblos indígenas, y se?creó una situación complejísima. Es la situación que tenemos ahora.

4. ?Los “mashco piros” llevan dos meses apareciéndose por el poblado de Shipetiari ?y sus chacras aledañas. Incluso han tirado varias flechas a la gente. A una señora ?le cayó en la cadera, pero la gruesa falda que llevaba impidió que penetrase. A un niño le raspó el pecho. Han roto la malla de la ventana de la escuela, quizás ?pretendiendo entrar, y por eso ya no hay escuela. Las mujeres ya no salen al río ?a lavar. Los varones ya no van al monte de mitayo o a cortar madera. Han montado ?rondas y salen a caminar con la escopeta porque, según indican, no se van a dejar ?matar y se defenderán. Ésta es la situación que se ha forzado y provocado en ??Shipetiari desde hace meses, ante la cual, el Vicariatio Apostólico de Puerto ??Maldonado y los Misioneros Dominicos, mostramos nuestra preocupación. No son las flechas y las balas las que solucionarán el problema. El restablecimiento de la comunicación y el perdón sí que lo harán.

5. Los “mashco piros” entran en las chacras para coger plátano y yuca, y a las casas para tomar ropa, machetes, ollas y gallinas. Demuestran tener hambre, quizás porque la selva ya no les proporciona los alimentos como antes. De hecho, las comunidades de la zona (incluidas las que están dentro del Parque del Manu) ?dicen que ha disminuido mucho el mitayo. La comunidad está viviendo una tensión
?grande, porque ante el hambre volverán y quizás vuelvan a matar. Nadie ha ido a ??buscarles, son ellos quienes buscan el contacto y piden ayuda.
?
El domingo posterior a la muerte del joven Leonardo Pérez, llegaron todas las ?autoridades de Salvación, la capital, para levantar el cadáver. Hubo discursos y ?todos denunciaron la responsabilidad que en estos acontecimientos tuvo la posición actual del Viceministerio de Interculturalidad. Este asunto ya podría estar ??resuelto. Son las propias comunidades las más capacitadas para hacerlo ??y, además, lo quieren hacer. Pero el Viceministerio y la FENAMAD se siguen ??oponiendo. Antes, los comuneros de Diamante hablaban con frecuencia con los ??“mashco piros”, por ser de la misma familia lingüística. Les daban ropa y comida; ?jugaron fulbito en la playa con ellos, han nadado junto con los niños, han ?compartido el jabón, han caminado en el monte con ellos varias veces por más de ?una hora, se han divertido enseñándoles como se prende el motor peque-peque. Había buenas relaciones con ellos. Pero la política actual del Viceministerio hacia estos pueblos, la FENAMAD y ‘los falsos especialistas’, ??cortaron de raíz unas relaciones que se daban de forma natural y espontánea.
?
6. Conocemos que, en otros lugares, también hay grupos que viven alejados de las ?comunidades nativas más grandes y conocidas. Sabemos de las visitas esporádicas que hacen a sus propios paisanos. Se intercambian objetos, ?conversan, se emborrachan juntos y así comparten conocimientos e información.

?Se despiden, y si quieren regresan, y si no, no lo hacen. Cuando son las propias ?comunidades las que manejan la situación, no hay conflictos. Estas relaciones se convierten en un proceso normal que fluye sin que nadie se entere, como algo ?cotidiano.

7. A pesar de todo lo expuesto anteriormente, nos topamos con la noticia de que la FENAMAD ha difundido un comunicado en el que manifiesta su preocupación de que los misioneros incitamos a la población a contactar de manera forzada a los llamados “mashco piros”. Para ello cita consecuencias “funestas” ocurridas con los Chitonahua, Mastanahua, Yora, Nanti… ¿Por qué no preguntan a los Yora (cabe decir que los Yora no gustan ser llamados así, sino “nahuas”) y a los Nanti (quienes tampoco se reconocen con ese nombre) para ver si consideran que su relación con los misioneros es “funesta” o “liberadora”?

Los misioneros buscamos empoderar a estos pueblos por medio de la educación y otros programas sociales para que ellos mismos sean los PROTAGONISTAS y quienes decidan sus propias políticas. En el caso que nos preocupa ahora, ha quedado patente y demostrado que cuando han sido los propios indígenas de las comunidades quienes tomaban las decisiones, éstas eran acertadas. Sin embargo, cuando son otros los que marcan las políticas de actuación sobre sus problemáticas sin escucharles ni tener en cuenta sus puntos de vista, incluso aunque sea la propia federación, como lo es en este caso la FENAMAD, el resultado es FUNESTO, tal y como quedó nuevamente en evidencia el pasado viernes con la muerte por flechazo del joven Leonardo Pérez. Esto es, realmente,lo que nos debería preocupar a todos.

Instamos a la FENAMAD y al Viceministerio de Interculturalidad a que establezcan un diálogo abierto con las comunidades nativas implicadas, invitando a los actores de la región, y que se escuche la opinión de los pueblos indígenas y sus estrategias de comunicación.
8. Instamos a que no se dejen afectar por presiones internacionales o de organizaciones que elucubran sobre los verdaderos deseos de los pueblos indígenas y que escuchen de viva voz el sentir de éstos.

Lima, 07 de Mayo de 2015

Mons. David Martínez de Aguirre
Obispo Coadjutor
Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado

P. Luis Verde Irisarri

Prior Regional Misioneros Dominicos

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email