Iglesia en España Noticias Última hora

Obispo Elizalde: «Las condiciones de muchos temporeros en nuestro país son inadmisibles»

El obispo de Vitoria y responsable del área de migraciones de la Conferencia Episcopal, Juan Carlos Elizalde, ha apelado a las administraciones públicas, sector del campo e Iglesia a «trabajar juntos en un nuevo escenario que dignifique y dé cobertura legal a estos trabajadores, la mayoría inmigrantes» y ha denunciado que «en pleno año 2020 sus condiciones son incomprensibles e inaceptables».
Como cada año por la festividad de la Asunción de la Virgen, el prelado ha presidido la misa en la Catedral de Santa María. En calidad de responsable del área de migraciones de la Conferencia Episcopal Española desde marzo pasado, ha querido aprovechar esta cita para centrarse en la situación alarmante que viven miles de temporeros durante estos meses de verano, concienciar a la sociedad y apelar a quienes tienen competencias en su gestión directa.

«Trabajar por un nuevo escenario» de dignidad laboral

Sus palabras han comenzado recordando a los fallecidos por la pandemia y a los enfermos que están apareciendo en estos últimos brotes, recordando que «frenar una nueva situación de confinamiento y de medidas restrictivas reside en el uso responsable de nuestra propia libertad». Tras este recordatorio, Elizalde ha centrado su homilía en la situación que viven «miles de trabajadores llegados de otros países para hacer el trabajo que la mayoría de nosotros no queremos hacer». Ha aludido a la dura realidad de estas personas que recorren «cientos de kilómetros, miles en algunos casos, hasta llegar aquí para ganar en algunas ocasiones apenas 20 euros por jornadas de hasta 16 horas sin agua y bajo un sol abrasador, viviendo hacinados, sin un simple colchón, durmiendo en el suelo». El obispo ha invitado a las Administraciones Públicas y al sector agroganadero a reunirse con la Pastoral de Migraciones de la Iglesia, con Cáritas y con fundaciones humanitarias para, «entre todos, abrir un nuevo escenario de contratación, donde se vislumbre un proyecto legal, de prestigio, humano, honrado, que de un plus a nuestros productos y una nueva categoría laboral que estos trabajadores se merecen».

«Condiciones de semi esclavitud»

El prelado ha denunciado que «en pleno año 2020 sean tratados en semi esclavitud es incomprensible e inaceptable». Además ha incidido en lo injusto que es «criminalizarles y culparles de crear focos de contagio, siendo esto también hacer trampas. Si se dignifica su vida laboral a todos los efectos, condiciones higiénicas incluidas, no habrá más riesgo de propagación». El prelado ha repetido que esto «nos debería escandalizar como seres humanos y como Iglesia».

Print Friendly, PDF & Email