Revista Ecclesia » Nueva Zelanda: La Iglesia católica pide perdón por los abusos
Internacional Última hora

Nueva Zelanda: La Iglesia católica pide perdón por los abusos

La Iglesia católica en Nueva Zelanda ha pedido perdón a las víctimas y supervivientes en la Comisión Real que investiga los abusos físicos y sexuales cometidos en instituciones religiosas y del Estado. Esta Comisión fue instituida en 2018 por la primera ministra Jacinda Ardem para arrojar luz sobre este «capítulo oscuro» de la historia del país. Un informó provisional hecho público en diciembre anticipó que hasta 250.000 niños, jóvenes y adultos vulnerables fueron víctimas de abusos entre 1960 y 2000 en centros dependientes del Estado y de la Iglesia. La mayoría eran indígenas maoríes y de otras islas del Pacífico que estaban bajo el cuidado de hogares y otras instituciones, públicas y religiosas.

Jacinda Ardem, primera ministra de Nueva Zelanda.

El arzobispo de Wellington y presidente de la Conferencia Nacional de Obispos, cardenal John Dew, compareció ante la Comisión Real el viernes 26 de marzo. Y allí presentó una disculpa formal en nombre de la Iglesia. «Les pido disculpas en nombre de los obispos y los líderes de las congregaciones de la Iglesia católica en Aotearoa/Nueva Zelanda. (1) También les pido disculpas en nombre de los que nos precedieron como obispos y líderes de la congregación. No ofrecemos ninguna excusa por sus acciones, ni por las nuestras, que os han causado daño», dijo.

Y acto seguido añadió: «Reconocemos que os hemos causado dolor, heridas y traumas, y que esto os sigue afectando. Cualquier tipo de abuso es inaceptable e indefendible. Lo sentimos profundamente».

Declaración oficial

La comparecencia de monseñor Dew se produjo en Oackland. Su declaración, efectuada en nombre de todos los obispos y líderes católicos del país, reconoce que los abusos no se pueden justificar. «Lo lamentamos profundamente. Reconocemos que los sistemas y la cultura de la Iglesia permitieron que se produjeran los abusos. Esos sistemas y esa cultura os han fallado y deben cambiar. Nos disculpamos por las veces que nosotros o nuestros predecesores protegimos a la Iglesia y no a ustedes», afirma.

El purpurado reconoce que el hecho de no haberlas escuchado en todos estos años ha agravado el dolor y el sufrimiento de las víctimas. También pide perdón por ello. «Nos disculpamos por nuestras respuestas inapropiadas, por todo lo que podríamos haber hecho y no hicimos, y por las veces que se os desestimó, se os ignoró, no se os creyó, se os menospreció, se os olvidó». Y concluye: «Como líderes de la Iglesia Católica en Aotearoa/Nueva Zelanda, nos comprometemos a garantizar una Iglesia segura. Nos comprometemos a daros prioridad a vosotros, víctimas y supervivientes de abusos y a vuestros whānau, en lugar de centrarnos en los sistemas y la cultura de la Iglesia».

En Nueva Zelanda los cristianos suponen aproximadamente el 44% de la población, y los católicos únicamente el 11%. El país cuenta con una archidiócesis, Wellington, la capital, y siete diócesis. Además de monseñor Dew (72 años), hay otro cardenal, Thomas Stafford Williams (90 años), emérito del ordinariato militar.

La Comisión Real es una instancia con poderes especiales que se encarga de tratar asuntos graves de interés público. La preside la juez Coral Shaw y tiene previsto concluir sus investigaciones y entregar sus recomendaciones a finales de 2023.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa