Firmas

Nuestra Señora de Covadonga (2017-2018). Proyecto Ventura rodríguez. La basílica actual

Nuestra Señora de Covadonga (2017-2018). Proyecto Ventura rodríguez. La basílica actual, por Fidel García Martínez

 

El Pueblo de Dios que camina en Asturias vive desde el 8 de septiembre de 2017-2018  un año de gracia jubilar al conmemorarse el Centenario de la Coronación Canónica de la Imagen de nuestra Excelsa Patrona. Se pretende recordar una efeméride que será celebrada con numerosos actos pastorales, culturales y populares con los que nuestro activo y alpinista Arzobispo, Fray Jesús, quiere llegar a las conciencias de los asturianos para renovar el cariño y amor que los asturianos de bien sienten hacia su Santa y Protectora Patrona que tiene por trono la cuna de España. Fue la generosidad de los fieles asturianos la que sufragó las coronas que lucen tanto el Niño Jesús como su Santísima Madre. San Juan Pablo II con su presencia potenció de forma maravillosa este este Santo Lugar en el que empezó a tomar forma la Reconquista, cuyos valores de libertad es necesario actualizar con pasión y responsabilidad, en unos tiempos duros y de persecución y de laicismo extravagante que quiere cercenar las raíces más profundas de Asturias y de España.

La relación de Jovellanos con Covadonga está por analizar de forma sistemática y documentada. Sin embargo en uno de sus más famosos elogios, el dedicado al gran arquitecto del siglo XVIII, Ventura Rodríguez de cuyo nacimiento 1717-2017 se cumplen los 300 años nos da una visión de su personalidad como genio de la arquitectura neoclásica, así como de entorno de Covadonga emocionante y casi mítico. Con ocasión del voraz incendio que arrasó con el templo (1777) dejando un mantón de cenizas, se convocó un concurso público para un nuevo proyecto que dignificase el santuario de Covadonga como uno de los focos de espiritualidad y peregrinación nacional. El proyecto de Ventura Rodríguez debido a su monumentalidad y encarecimiento fue rechazado por extrañas conspiracines.

Jovellanos que escribió este elogio a Ventura Rodríguez como motivo de su muerte, en una prosopopeya memorable afrima: “Tal era señores el carácter del compañero que hemos perdido, tan digno de nuestra ternura en calidad de artista. Como en razón de ciudadano y tan respetado por sus talentos como por sus virtudes (…)”.

En relación con el proyecto de Covadonga escribe Jovellanos: “Rodríguez, nombrado para esta empresa, vuela   a Asturias, penetra hasta las faldas del monte Auseva y a vista de una aquellas grandes escenas, en las que la naturaleza ostenta majestad se inflama en el deseo de gloria y se prepara a luchar con la naturaleza misma (…) ¡Cuántos estorbos, cuántas y cuán arduas dificultades no tuvo que vencer en esta lucha! Una montaña que escondiendo su cima entre nubes, embarga con su horridez y su altura la vista del asombrado espectador; enormes peñascos, suspendidos en la cumbre, que anuncian el progreso y la descomposición; sudaderos y manantiales perennes, indicios del abismo de aguas cobijado en su centro (…) ¡Que imaginación no desmayaría a vista de tan insuperables obstáculos”. Describiendo el proyecto de Ventura Rodríguez afirma: (…) Coloca sobre la plaza un robusto panteón cuadrado con preciosa portada y en su interior consagra el primero y más digno a la memoria del gran Pelayo (…) y un cúpula apoyada sobre columnas aisladas; le enriquece con un bellísimo tabernáculo y le adorna con toda gala del más rico y elegante de los órdenes griegos”.

Concluye Jovellanos este extraordinario discurso que es el Elogio, que una extraña premonición de lo que puede llegar ser el Santo Sitio de la Cueva de la Señora, si no se pone freno a las apetencias económicas de unos y otros Escribe Jovellanos: “¡Oh que maravilloso contraste nos ofrecerá a la vista tan bello y magnífico objeto de una escena tan hórrida y extraña! Día vendrá en que estos prodigios del arte y de la naturaleza atraigan de nuevo allí la admiración de los pueblos y en que disfrazada en devoción la curiosidad, resucite el muerto gusto de las antiguas peregrinaciones y engendre una nueva especie de superstición, menos contraria a la ilustración de nuestros venideros”.

Esta genial intuición de Jovellanos se comprueba por los intentos de desacralizar lo que es esencial en Covadonga que es su dimensión transcendente religiosa: sin la cual no se puede entender la Historia real de Asturias, que algunos quieren manipular con sectarismo laicista de nuevo cuño con prejuicios sectarios tan ridículos como trasnochados.

Fidel García Martínez, Catedrático Lengua Literatura Primer Premio “María Zambrano”

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email