Iglesia en España

Noviembre: santos y difuntos, por el cardenal Lluís Martínez Sistach, arzobispo de Barcelona

Noviembre: santos y difuntos, por el cardenal Lluís Martínez Sistach, arzobispo de Barcelona

A continuación encontrarás la carta dominical «Palabra y vida» del cardenal arzobispo de Barcelona, Dr. Lluís Martínez Sistach, para el próximo domingo, 2 de noviembre de 2015:

Hoy vivimos exageradamente al día. Tenemos poco tiempo para mirar atrás de vez en cuando y recordar. Los dos primeros días de noviembre nos ayudan a tener un momento de recuerdo para nuestros antepasados. Al principio de este mes celebramos la doble fiesta de Todos los Santos y la Conmemoración de los Fieles Difuntos.

Estas dos fiestas expresan la solidaridad esperanzada con aquellos hermanos nuestros que han atravesado el umbral oscuro de la muerte y han entrado en la condición definitiva de su historia. Esta solidaridad con nuestros antepasados se convierte en un desafío crítico a la mentalidad de nuestro tiempo, que intenta olvidar a los muertos y apartarnos de la comunión con ellos.

La Iglesia es la «comunión de los santos», según la expresión tradicional del Símbolo de la fe católica. Así lo decimos en la profesión de fe. Esta comunión, en sus elementos invisibles, existe no sólo entre los miembros de la Iglesia que peregrina en la tierra -que somos nosotros-, sino también entre éstos y todos aquellos que forman la Iglesia celestial o que serán incorporados tras su purificación. Existe una relación espiritual mutua entre todos, y de ahí la importancia de la intercesión de los santos y de la oración por los difuntos.

La fiesta de Todos los Santos pone de relieve la vocación universal de los cristianos a la santidad. El apóstol Juan, en un género literario apocalíptico, nos hace ver «una muchedumbre inmensa, incontable. Gentes de toda nación, raza, pueblo y lengua; todos de pie delante del trono y del Cordero; todos vestidos con túnica blanca, llevando palmas en la mano y proclamando con voz poderosa: La salvación viene de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero.»

La fiesta de Todos los Santos da el sentido auténtico a la muerte. Es evidente lo que dice el Concilio Vaticano II cuando afirma que la muerte «es el enigma más grande de la vida humana». Sin embargo, Jesús ilumina este enigma con sus palabras: «Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mí, aunque muera, vivirá». La muerte, para un creyente en Cristo, es ciertamente el final de la vida terrenal, pero es también el alba de una vida nueva y feliz en la posesión de Dios por toda la eternidad. Por eso, san Francisco de Asís no dudó en llamar a este enigma con el nombre de «nuestra hermana la muerte corporal, de la cual ningún hombre viviente puede escapar. ¡Ay de aquellos que mueran en pecado mortal! Bienaventurados aquellos a quienes encuentre en tu santísima voluntad,
porque la muerte segunda no les hará mal. Load y bendecid a mi Señor, y dadle gracias y servidle con gran humildad.”

Por la gran misericordia de Dios, Todos los Santos y la Conmemoración de los Difuntos son dos días para reafirmar nuestra esperanza.

+ Lluís Martínez Sistach
Cardenal arzobispo de Barcelona

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.