Revista Ecclesia » Normas ante «la nueva normalidad» en la archidiócesis de Mérida-Badajoz
Iglesia en España Última hora

Normas ante «la nueva normalidad» en la archidiócesis de Mérida-Badajoz

Esta mañana la archidiócesis de Mérida-Badajoz ha hecho públicas las nuevas normas que se establecen ante «la nueva normalidad», que no es el equivalente al modo de vida anterior a la pandemia. En las medidas destaca la recomendación de no superar el 80% del aforo en los espacios de interior y la necesidad de exponer en un lugar visible el aforo máximo permitido en el templo. Además, en las reuniones de los grupos parroquiales se recomienda que no sean superiores a 15 personas.

Medidas de carácter general

– Uso obligatorio de mascarilla en espacios cerrados y también en espacios al aire libre donde no se pueda garantizar la distancia mínima de 1’5 m. a excepción de las personas que tengan alguna causa justificada para no usarla.
– Utilización de solución hidroalcohólica en los momentos necesarios.
– Siempre que sea posible, establecimiento grupos burbujas.
– Ventilación de los espacios.

Aforos

– Se ha de seguir exponiendo en un lugar visible el aforo máximo permitido en el templo.
– Se recomienda no superar el 80% del aforo en los espacios de interior.
– Se facilitará la agrupación de convivientes en celebraciones y/o reuniones, intentando mantener la distancia de seguridad con el resto de participantes. En caso de no poder garantizarse esa distancia, no podrán sentarse juntos.
– Se seguirá manteniendo la organización de la circulación de personas, estableciendo itinerarios de entrada y salida para evitar aglomeraciones.

Limpieza y ventilación de las instalaciones

– La limpieza se adecuará a las características e intensivas de uso de espacios y objetos, prestándose especial atención a la limpieza y desinfección de las zonas de uso común y a las superficies de contacto más frecuentes, como pomos de puertas, muebles, mesas, bancos, pasamanos, etc.
– Asimismo, se procurará la ventilación periódica de las instalaciones, siendo preferente la ventilación permanente ante el uso continuado de las dependencias.
– Se continuará garantizando el acceso de los fieles a los dispensadores de gel hidroalcohólico, especialmente en las entradas y salidas de las distintas dependencias, así como antes de recibir la sagrada comunión.

Eucaristías

– Las celebraciones eucarísticas podrán contar con los lectores, los ministros extraordinarios, el coro y cuantos ministerios sean precisos.
– Los sacerdotes procurarán usar la mascarilla en todo momento y observarán las demás medidas de higiene previstas con carácter general.
– Las personas que desempeñen algún servicio durante la celebración procurarán usar también la mascarilla y, en el caso de los ministros extraordinarios, se desinfectarán las manos con una solución hidroalcohólica antes de la distribución de la comunión.
– Se recomienda que los fieles sigan recibiendo la comunión en la mano, pero si alguien quiere comulgar en la boca, esperará hasta el final.
– El rito de la paz seguirá sin realizarse.

Bautizos

– La celebración de este sacramento puede ser comunitaria, siempre que se garanticen las medidas de higiene, cuidando especialmente evitar las aglomeraciones tanto en el templo como en el espacio exterior del mismo, si lo hubiere.

Confesiones

– El sacramento de la reconciliación se celebrará en un espacio donde pueda garantizarse la distancia interpersonal y la privacidad de la persona.

Funerales

– Con respecto a los funerales, se respetarán las normas establecidas con carácter general sobre higiene y se cuidará especialmente, si tiene lugar, el momento del pésame, estableciendo un recorrido de sentido único para evitar aglomeraciones.

Grupos de catequesis, de vida, oración, etc.

– Se recomienda que los grupos no sean superiores a 15 personas.
– En la catequesis de infancia y adolescencia se priorizará la agrupación de niños, adolescentes y jóvenes provenientes de los mismos centros educativos, siempre que sea posible.
– Para los grupos más numerosos de formación u otras actividades pastorales se recomienda cuidar la ventilación de los espacios y garantizar las medidas de higiene de carácter general.

Visita a enfermos

– Los visitadores de enfermos y los ministros extraordinarios de la comunión pueden visitar a los enfermos e impedidos en sus domicilios, siempre que ellos lo demanden y estimen oportuno.
– En las visitas extremarán las medidas de higiene y de distancia interpersonal, procurando que sea la misma persona la que realice siempre la visita a un enfermo determinado con la periodicidad que se establezca.

Religiosidad popular y procesiones

– Las Hermandades y Cofradías podrán desarrollar su actividad, siempre que se atengan a las normas y recomendaciones establecidas por la autoridad competente.
– Asimismo, podrán celebrarse procesiones siempre que se observen las medidas organizativas, de protección, limpieza y desinfección establecidas por la autoridad con carácter general.

Finalmente, la archidiócesis reitera el agradecimiento a la comunidad diocesana por la colaboración y ejemplar comportamiento en este largo periodo en que la vida pastoral se ha visto afectada y se ruega que cada uno siga siendo responsable y atienda a las disposiciones y recomendaciones que las autoridades competentes establezcan para salvaguardar la salud de los ciudadanos, insistiendo en que la etapa que ahora atravesamos nada tiene que ver con la “normalidad” anterior a la pandemia.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa