Revista Ecclesia » No tengo palabras… madre
feliz-dia-de-las-madres-mama
Rincón Litúrgico

No tengo palabras… madre

Para expresar la fuerza y la heroicidad
los secretos y el saber que tu nombre esconde.
Mas, entre todas, quiero elegir una:
¡GRACIAS!
… Por haberme dado cobijo, forma y calor
durante nueve meses en tus entrañas maternales
Por haberme empujado y enseñado
a acompasar los primeros pasos de mi existir
Por haberme enseñado a distinguir
entre el bien y el mal o, simplemente,
por indicarme el camino que existe
entre el cielo y la tierra, entre lo humano y lo divino.
¡GRACIAS, MADRE!
Por tus silencios cuando mi vida era tormenta
y por tus consejos cuando mi camino era un caos
Por tu mano cuando los demás me abandonaban
o por tu sonrisa cuando, mi horizonte, era tristeza
¡GRACIAS, MADRE!
Por tu transfusión de vida en mis venas
y por luz en mis túneles oscuros
Por tu fe en las incertidumbres que me asolan
y por tu fidelidad en mis subidas y bajadas
¡GRACIAS, MADRE!
Por recordarme, que tu amor, viene de arriba
de un SER que, sin ser visto, es por ti creído
y al cual me has invitado a amar con todas mis fuerzas
Por ser maestra de las mejores lecciones de mi vida
y hontanar de la mejor sabiduría para mi existencia.
Por tu fe y tu esperanza, por tu amor sin medida
por tanto como haces sin recompensa alguna:
¡GRACIAS, MADRE!
A tí madre, si es que vives, gracias.
A tí madre, si ya cerraste los ojos a este mundo, gracias.
A tí madre, si nadie reconoce tu esfuerzo, gracias
A tí madre, por tus caricias y tus abrazos,

por tus sueños y por tus realidades,

por tus lágrimas y tus fuerzas,

por tus sufrimientos y entregas sin farsa
¡FELICIDADES…MADRES!!!

Javier Leoz (Día de la madre 2013)



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa