Coronavirus Iglesia en España Última hora

«No es tiempo de enfrentamientos»: Cardenal Omella en el funeral por las víctimas celebrado en la Sagrada Familia

«Es el momento de tender la mano. No es tiempo de enfrentamientos sino de perdón. De mirar al futuro abriendo nuestros corazones a Cristo». Con esta invitación, comenzaba el cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, la celebración que la Iglesia Archidiocesana de Barcelona ha organizado por el eterno descanso de las víctimas del coronavirus y por el de los fallecidos por otras causas durante el tiempo de confinamiento y que no han podido ser despedidos como merecen.

Una celebración que ha acogido la Sagrada Familia y que ha sido retransmitida por COPE y Trece. Durante la misma, el cardenal ha pedido que «se luche por el bien común, por el bien común, especialmente por los que más sufren». De esta forma, se ha dirigido especialmente a los políticos para aconsejarles que no pierdan el tiempo en discusiones inútiles, en buscar culpables porque es tiempo de hacer frente juntos a la crisis económica y social que se nos avecina».

«Nos sentimos hermanos de todos»

Uniéndose a todas las diócesis de España que han celebrado este fin de semana la Jornada por las víctimas del COVID-19, el purpurado ha expresado cómo «las pérdidas han sido dolorosas, pero más aún las formas con las que nos ha obligado a despedirnos esta pandemia». Ahora hay que tender la mano «para acariciar, para perdonar, para acompañar, para caminar juntos». Por eso, el arzobispo de Barcelona ha querido recordar a todos, «creyentes o no. Nos sentimos hermanos de todos y compartimos el dolor de todos sus familiares y amigos».
«Dios nunca abandona a sus hijos», ha afirmado, al igual que no nos han abandonado las personas que «han dado lo mejor de sí mismos en esta enfermedad, «la solidaridad de tantos en este tiempo ha sido signo palpable de la cercanía de Dios».

Omella ha agradecido la labor de «sanitarios, religiosos, sacerdotes, sanitarios, hosteleros… Los que de una manera o de otra trabajando por los demás».

«Rezad por su tereno descanso»

El presidente de la CEE ha concluido expresando que «este es el mejor homenaje», unido a «nuestra oración y acción de gracias por todos y cada uno de ellos. Es precisamente en la celebración de la Eucaristía por su eterno descanso cuando oramos por ellos a Dios para que los acoja en su Reino, pedimos también perdón por sus fragilidades y pecados, y damos gracias a Dios por sus vidas y por su Misericordia y Bondad para con ellos».

Print Friendly, PDF & Email