Revista Ecclesia » Nigeria cierra el 2020 con un obispo secuestrado
Moses Chikwe, obispo auxiliar de Owerri (Nigeria).
Internacional Última hora

Nigeria cierra el 2020 con un obispo secuestrado

Se llama Moses Chikwe, es el obispo auxiliar de Owerri, en el Estado nigeriano de Imo, y desde el pasado 27 de diciembre está secuestrado. Hombres armados lo capturaron junto al chófer en las inmediaciones de su domicilio en Oweri, ciudad de mayoría cristiana situada al sureste del país. Se desconoce la identidad de los asaltantes, así como si se trata de un secuestro por un móvil económico (de los que a menudo tienen lugar en el país) o cometido por yihadistas. Algunas noticias que apuntaban a que el prelado había sido asesinado y había aparecido su cuerpo, han sido desmentidas por la archidiócesis, cuyo arzobispo, Anthony J. V. Obinna, ha pedido a los cristianos y a todas las personas de buena voluntad oraciones por su pronta liberación y la de su conductor, Nduduisi Robert.

«Estamos muy preocupados porque el secuestro es inusual en comparación con otros que han ocurrido recientemente», ha declarado a la agencia Fides el Padre Patrick Alumuku, director de Comunicaciones de la arquidiócesis de Abuja y director de la Televisión Católica de Nigeria. «El secuestro tuvo lugar muy cerca de la casa del obispo, mientras regresaba de una misa en una parroquia», ha explicado. «También hay signos de violencia, porque se hicieron disparos dentro del coche, pero no hay rastros de sangre. Lo que también es extraño es el hecho de que el coche del obispo fue traído de vuelta. Además, los secuestradores dejaron las vestiduras sagradas que se encontraron dentro del coche. Hasta ahora no se ha pedido ningún rescate».

En Nigeria son frecuentes los secuestros con fines de extorsión, incluso entre el personal religioso. El 99% de ellos, explica el Padre Alumuku, los cometen pastores Pël, pero este caso es inusual, pues los delincuentes han tenido el coraje de cometerlo en una ciudad de mayoría cristiana. «El único precedente se produjo en Abuja hace un mes, cuando el Padre Matthew Dajo fue atacado y secuestrado por hombres armados el domingo 22 de noviembre en su casa de la parroquia de San Antonio, en Yangoji, Abuja».

El mensaje de Navidad del obispo Kukah

El secuestro del obispo Chikwe se ha producido en un momento de gran inestabilidad en Nigeria, donde hace unas semanas Boko Haram raptó nuevamente a más de doscientos estudiantes de un internado (posteriormente liberados por las fuerzas de seguridad) y fue capturado también otro sacerdote católico, Valentine Oluchukwu Ezaugu, este cuando se dirigía al funeral de su padre. El clérigo fue liberado por sus secuestradores pocas horas después, el día 16.

El país ha vivido asimismo en los últimos días una controversia a raíz del mensaje de Navidad del obispo de Sokoto, Mathew Kukah, que acusó al gobierno del presidente Buhari (musulmán) de nepotismo y connivencia con los terroristas de Boko Haram. «Este gobierno le debe a la nación una explicación de hacia dónde se dirige, ya que parece que nos adentramos en la oscuridad», dijo el prelado. «Los problemas más importantes ahora —añadió— son si el gobierno federal comprende la malvada red de intrigas a las que Boko Haram lo han vinculado. ¿Seguirá recompensando y financiando a Boko Haram jugando su juego?».

El mensaje navideño indignó a varias organizaciones islámicas del norte del país, que lo acusaron de incitar al odio y de hacer un llamamiento (por uno de sus pasajes en los que alude al Ejército) a un golpe de Estado. Un portavoz episcopal ha dicho que las fuerzas del mal se han unido para desacreditar «la simple y obvia verdad» que transmitió el prelado en su alocución.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa