Nicaragua: Con altos y bajos la lglesia sigue mediando