Nos llama, amigos

Ni nueva ni normal

Hay un mantra que repetimos con demasiada facilidad “se entiende lo que se quiere decir”. Así algo que sabemos no es del todo cierto lo acabamos justificando con buena intención. De alguna manera es lo que estamos haciendo al hablar de nueva normalidad.

Esta situación no es nueva porque esto ha ocurrido más veces. La pandemia ha llegado sin filtros ni edulcorantes y nos ha dado un golpe de realidad. Pero esta realidad no es nueva, ni en la historia ni en nuestro contexto. La diferencia es que ahora nos afecta a nosotros.

Además, si esto es lo nuevo lo anterior será viejo, inservible, inútil. La tentación de creernos ante una hoja en blanco en nuestra historia, además de ser falsa, es tremendamente peligrosa. No vivimos una etapa nueva, vivimos una etapa más en la que depende de nosotros hacer mejor las cosas.

Y tampoco es normal. La normalidad es un criterio estadístico que habla de estabilidad e invariabilidad. Si definimos como normal la limitación de libertades, la distancia social, la inseguridad y el miedo, nos iremos acostumbrando. El acostumbramiento hará que esa anormalidad sea ya nuestra normalidad, lo que permanece sin cambios de forma estable. Entonces habremos perdido muchas cosas que no hemos sabido valorar, en ese momento serán viejas y anormales.

Es duro decirlo, pero ya ha pasado en muchas residencias geriátricas. Allí hemos perdido a muchos que fueron arrinconados por ser viejos y no poder vivir lo que llamamos “una vida normal”.

Print Friendly, PDF & Email