Firmas

Navidad esencial según san Juan Evangelista

Navidad esencial según san Juan Evangelista

No es fácil hablar y escribir sobre la Navidad en estos tiempos tan gélidos y hedonistas. La mayoría de los españoles hemos vivido y gozado con otras celebraciones navideñas que nada o muy poco tienen que ver con las actuales.

En estos tiempos no faltan quienes se oponen a la Navidad Cristiana de la forma más grosera y sectaria. Mientras se exportan toda clase de modas traídas de los países más exóticos especialmente nórdicos y anglosajones, se pretenden ocultar nuestros más queridos símbolos como es el belén-nacimiento o los reyes magos. Se llega incluso a prohibir en los lugares públicos escuelas, colegios hospitales. Y no faltan quienes con el sectarismo más ridículos pretende retirar de la vida pública nuestros símbolos navideños alegando que pueden herir los sentimientos de otras personas, en cuyos países se persiguen con toda saña y crueldad los símbolos cristianos. Sobre la Navidad escriben los teólogos, historiadores, sociólogos planteando graves y profundas cuestiones sobre el Dogma y la Historia.

La verdad del gran misterio de la Navidad ha quedado plasmada para siempre en el Prólogo… Escribe San Juan: “Al principio era el Verbo, y el Verbo estaba en Dios, y el Verbo era Dios…Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos visto su gloria, gloria como Unigénito del Padre, llena de gracia y de verdad. De cuya plenitud todo recibimos todos, gracia sobre gracia”. Este Verbo es el mismo que el Ángel anunció a María y concibió en sus entrañas por obra y gracia del Espíritu, el Hijo de Dios, Emmanuel (Dios con nosotros) que nace en Belén, según había anunciado el profeta Miqueas y a quien el octavo día pone por nombre Jesús, como el ángel habían predicho a María, que quiere decir Salvador, para significar su misión divina en el mundo. Esta es la esencia de la Navidad que siempre ha defendido la Iglesia, contra todas las herejías antiguas y modernas. Y teniendo en cuenta que es la esencia del Cristianismo, se puede hablar de la Navidad. Si no tenemos en cuenta el Prólogo de San Juan no podemos entender este Gran Misterio de la Encarnación del Dios en la Historia, que es lo que tratan de narrar los evangelistas San Mateo y San Lucas: Una vez afirmado que El Misterio de la Encarnación del Verbo, segunda persona e Santísima Trinidad la esencia del Cristianismo, que se distingue de todas las demás religiones incluidas las monoteístas Judaísmo e Islam. La del Verbo es una misterio tan grande que no puede ser explicado por ninguna inteligencia creada. Constituye el centro del Credo de Nuestra Fe: Por nosotros los hombres (mujeres) y por nuestra salvación bajo del Cielo y por obra del Espíritu se encarnó de María la Virgen y se hizo hombre”. Como escribe San Pablo a los Gálatas: al llegar la plenitud de los tiempo envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que se hallaban bajo la ley para que recibiéramos la filiación adoptiva”. Esto es lo que se celebra en Navidad y sin la Encarnación del Verbo no hay nada que celebrar. Y precisamente del nacimiento y de la infancia San Mateo y San Lucas nos han dejado un testimonio teológico-histórico en sus evangelios que coincide en lo esencial y tienes diferencias enriquecedoras. Son los primeros historiadores teólogos de la Navidad.

Fidel García Martínez Doctor Filología Románica Catedrático Lengua Literatura

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.