Iglesia en España Nacional

Nace la Cátedra Telefónica-Fundación Repsol de Familia y Discapacidad, de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE

La nueva unidad académica tiene el objetivo de investigar y promover la calidad de vida y bienestar de las personas con discapacidad intelectual, y de sus familias. Veinticinco alumnos, apoyados por becas de casi una docena de empresas estudian el programa de Técnico Auxiliar en Entornos Profesionales, primera actividad formativa organizada por la nueva cátedra.

El campus de Cantoblanco, de Comillas, ofrece a los estudiantes del programa formativo un espacio de inclusión, en el que, durante dos años, conviven con alumnos universitarios de edades similares.

Asistió al acto de la firma del convenio de creación de la cátedra la Consejera de Educación, Juventud y Deporte, de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar.

Con la firma de un convenio por las entidades que la impulsan y patrocinan, se ha creado la Cátedra Telefónica-Fundación Repsol de Familia y Discapacidad, de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE. Suscribieron el acuerdo, durante un acto celebrado en la sede central de la institución académica, María Barón Rivero, Presidenta de la Fundación Síndrome de Down de Madrid; Alberto Andreu, Director Global de Asuntos Públicos de Telefónica; César Gallo, Vicepresidente de la Fundación Repsol, y Julio L. Martínez, SJ, Rector de Comillas.

Asistió al acto la Consejera de Educación, Juventud y Deporte, de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, e intervino como presentador Fernando Vidal, Director del Instituto Universitario de la Familia, de Comillas, que es el centro desde el que se ha gestionado el nacimiento de la nueva cátedra por parte de la universidad.

La Cátedra Telefónica-Fundación Repsol de Familia y Discapacidad nace con el  objetivo de investigar y promover la calidad de vida y bienestar de las personas con discapacidad intelectual, así como de sus familias, desde una perspectiva profesional, innovadora, crítica y comprometida con la sociedad.

Sus fines se centran en el desarrollo de actividades de formación, investigación, gestión del conocimiento y la innovación científica en el  ámbito de la discapacidad y la familia. En el conjunto de estas actividades, la investigación conjugará la reflexión teórica con el diseño y difusión de buenas prácticas en la intervención con personas con discapacidad intelectual a lo largo de su vida. Asimismo,  se pretende contribuir a  la formación de estas personas, de sus familias y de los profesionales que se relacionan con ellas, y se quiere extender el conocimiento y cumplimiento de la Convención Internacional sobre Derechos de las Personas con Discapacidad, además de coadyuvar a la divulgación de una cultura realista, actualizada y responsable sobre la discapacidad intelectual.

La primera actividad formativa de la nueva Cátedra Telefónica-Fundación Repsol de Familia y Discapacidad se puso en marcha con el comienzo del actual curso 2012-13, en el campus de Cantoblanco de Comillas, en el que se iniciaron las clases del programa de Técnico Auxiliar en Entornos Profesionales, cuyas funciones se diferencian de los trabajos manipulativos que hasta ahora han venido ocupando las personas con discapacidad intelectual. Veinticinco jóvenes mayores de 18 años, apoyados por becas aportadas por alrededor de una docena de empresas, se han matriculado en los dos cursos iniciales de este programa. El título de Técnico Auxiliar en Entornos Profesionales tiene tres especialidades que permitirán a los participantes formarse en perfiles laborales demandados en nuestro medio empresarial. En su primera edición, el programa ofrece las especialidades de técnico auxiliar en entornos educativos y en entornos tecnológicos, y está previsto que la de gestión administrativa se imparta a partir del próximo curso. El programa se desarrolla a lo largo de dos años, con 1.520 horas lectivas, de las que 200 son de prácticas laborales supervisadas por un tutor.

Los estudiantes del programa formativo conviven, durante dos años, con alumnos universitarios de edades similares en un entorno académico convertido en espacio de inclusión. Esta especial característica del programa permite a los jóvenes con discapacidad intelectual desarrollar sus potencialidades y optimizar su perfil de empleabilidad. La convivencia en el campus es, al mismo tiempo, una oportunidad enriquecedora para todos y se consigue a través de actividades culturales, pastorales, sociales y deportivas, propias de la universidad, en las que coinciden todos los miembros de la comunidad universitaria.

 

Hecho histórico

“La firma de este convenio constituye un hecho histórico para la Fundación Síndrome de Down de Madrid y para la universidad, pues supone la incorporación de inteligencias diferentes al mundo universitario, algo impensable hace unos años. Con este gran paso, podemos decir que las personas con síndrome de Down y discapacidad intelectual, son considerados miembros de pleno derecho de la sociedad”, dijo, en su intervención, María Barón Rivero, Presidenta de la Fundación Síndrome de Down de Madrid.

Alberto Andreu, Director Global de Asuntos Públicos de Telefónica, señaló que “en Telefónica estamos convencidos del valor de la diferencia a través de las personas y sus capacidades diversas. Por ello, es importante para nosotros participar en esta cátedra que tiene como bandera la innovación en el ámbito de la discapacidad. Cuando incorporas la discapacidad a cualquier empresa o institución y mejoras la calidad de vida de estas personas, todos ganamos. De ahí que en la compañía trabajemos para ello hace más de 30 años, cuando creamos ATAM; que tengamos losTelefónica Ability Awards y que tratemos de favorecer la inclusión con las nuevas tecnologías. En este camino, la universidad, a través de las Cátedras Telefónica, ha sido siempre una brújula para seguir avanzando”.

“En Fundación Repsol creemos en una sociedad diversa que no entienda de discapacidades y, por ello, trabajamos activamente para contribuir a la plena integración y normalización de este colectivo desarrollando iniciativas que abarcan la educación, la cultura, el deporte y la sensibilización –afirmó el Vicepresidente de la fundación, César Gallo–. Estamos convencidos de que solo desde una concepción integral lograremos promover un modelo de convivencia social  que mejore la calidad de vida y facilite la plena integración social de las personas con discapacidad. En este marco, la educación es, sin duda, pieza clave para ello. De ahí la importancia de esta Cátedra de Familia y Discapacidad que hoy presentamos. Una cátedra innovadora que abarca las grandes áreas de actuación en el ámbito de la discapacidad  y que, sin duda, es una paso más para lograr ese objetivo con el que estamos comprometidos”.

La Consejera de Educación, Juventud y Deporte, Lucía Figar, destacó el valor de que la iniciativa nazca de la sociedad civil, de personas e instituciones que ponen sus propios medios y sus propios recursos. “Hace falta –dijo– seguir investigando y profundizando en el conocimiento, y estamos seguros de que esta cátedra ofrecerá resultados para mejorar en la formación, en la empleabilidad y en la calidad de vida de personas con discapacidad”, afirmó.

Por su parte, Julio L. Martínez, Rector de la Universidad Pontifica Comillas ICAI-ICADE, manifestó que “la vocación de nuestra universidad siempre ha sido ponerse al servicio de la sociedad y hoy lo hace aunando un proyecto de innovación pedagógica y social de primer orden con la consolidación de una línea de investigación que pretende ser puntera en el estudio y la reflexión sobre la calidad de vida de las personas con discapacidad y sus familias, desde una perspectiva integral y un enfoque interdisciplinar. Prestaremos especial atención a fenómenos emergentes, como el acceso a las nuevas tecnologías y a los aspectos éticos que plantea la discapacidad. Con la inauguración de la Cátedra Telefónica-Fundación Repsol de Familia y Discapacidad y el desarrollo de los programas formativos para jóvenes con discapacidad, en nuestro campus de Cantoblanco, se produce un apasionante movimiento bidireccional: la universidad se adentra, de la mano de la Fundación Síndrome de Down de Madrid, en el mundo de la discapacidad, y las personas con discapacidad intelectual entran a formar parte de nuestra comunidad universitaria para bien de todos los que en ella estudiamos y trabajamos”.

 

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email