Internacional

Multitudinaria segunda salida del Señor de los Milagros en Lima

Multitudinaria segunda salida del Señor de los Milagros en Lima.  Cardenal Juan Luis Cipriani: “No perdamos la huella de nuestra identidad”

“El Señor está en las calles; el Señor vuelve a mirarnos, a buscarnos; el Señor nuevamente con mucho gozo nos acoge, nos mira y nuevamente nos ha hecho salir de nuestras casas, de nuestros trabajos, de nuestros problemas”, expresó este martes 18, el Cardenal Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima, en la Santa Misa que presidió al inicio del segundo recorrido procesional de la venerada imagen del Señor de los Milagros en los exteriores del Santuario de Las Nazarenas, ubicado en la capital peruana.

El Arzobispo de Lima mencionó que debemos constantemente agradecer al Señor por las gracias concedidas a nuestro país y a cada uno de nosotros.

“Gracias, porque nos quieres tanto, no es que seamos buenos o malos, es que nos quieres. Y por eso estás en la cruz, para darnos esa lección. El dolor de tu cruz es causado por mis pecados, mis egoísmos, mis injusticias, mis mentiras, ese atropello tantas veces contra el matrimonio, contra la vida y la familia. Hermanos, no podemos tener miedo nunca. Si Dios, el Señor de los Milagros, está con nosotros, ¿quién contra nosotros? Nuestra fuerza no es nuestra, es suya. Es Él quien ha querido bendecir a este pueblo, es Él que por siglos día a día te mira, te bendice y te contempla”, afirmó.

“No perdamos la huella de esa identidad del pueblo peruano. Tenemos el orgullo santo que Jesús quiso quedarse con nosotros y cada año nos despierta, cada año sale por las calles y me dice: “Cuento contigo, necesito que tú con tu palabra y con tu ejemplo me lleves a todos los rincones”.

Recordó que Jesús está siempre a nuestro lado, insistiéndonos en ser humildes para llegar a la verdad.

“Siempre la Iglesia estará al lado de la verdad, nunca estará escondiendo nada. Comprenderá a quienes piensan diferente, escuchará tantas veces esos insultos que no tienen deseo de ayudarnos sino de maltratarnos. Así te pasó a Ti Jesús, te insultaban, te escupían, se burlaban. Así es la historia de nuestro Jesús”, reflexionó.

“El Señor que está en la cruz me dice: “Sácame en procesión”. Y para salir en procesión Necesito que me cargues. Cárgame, lleva ese peso normal, ese sufrimiento de morir al pecado, ese sufrimiento de comprender al que no te comprende, ese sufrimiento de reconocer nuestras faltas, ese sufrimiento de ser fieles a esa palabra dada en el matrimonio de uno con una y para toda la vida. Ese es el peso que Jesús me dice Llévame, cárgame a todos los rincones donde tú vayas. Esa es la gran tarea de esta procesión: la peregrinación de Jesús que pasa cerca de cada uno y pasa mirando, perdonando y bendiciendo”, prosiguió.

Exhortó a ser siempre agradecidos con el Señor y a mirarlo con humildad, así también animó a nunca permitir que el cinismo que paraliza a la gente invada nuestras plazas y calles.

“No hay motivo, Señor, más que para darte las gracias, no hay motivo más que para mirarte con humildad, para pedir perdón; no hay motivo más que para ayudar a los hombres más sencillos, a los pobres, a todos los que hoy pueden estar atribulados, Señor, bendícenos, cúranos, ayúdanos. El mundo, queridos hermanos, está un poco rebelde, huye de Dios y el Señor de los Milagros nos sostiene, nos defiende y nos pide ayuda”, señaló.

“El que quiera ser mejor que lo sea, el que quiera corregir que lo haga, el que quiera juzgar que juzgue; pero el cinismo, el que critica y no hace nada, el que tira la piedra y esconde la mano, ese no, Señor”, continuó.

En otro momento, agradeció de manera especial a los medios de comunicación por hacer posible que este amor de Dios al pueblo peruano se refleje en las cámaras de televisión y en la radio.

“Es el Señor que a través de los medios llega a todos los rincones del país. Y a todos los que de alguna manera colaboran para hacer posible que estos días de la procesión, con orden, se vea y se sienta en nuestras calles, plazas y en nuestros corazones que el Señor pasa bendiciendo, compadeciendo, perdonando. Realmente es un momento irrepetible cada año la presencia del Señor de los Milagros”, aseveró.

Agradeció también a la madre Soledad y a todas las hermanas carmelitas descalzas del Monasterio de Las Nazarenas, quienes «todo el año con tanto cariño guardan, cuidan y le rezan al Señor de los Milagros».

Finalmente, pidió a la Santísima Virgen María que nos ayude y bendiga al Perú y a los peruanos para que no nos dejemos llevar por el pesimismo y vivamos en unidad.

“Que no haya en este país tantos motivos de pelea, tantos motivos de corrupción, tantos motivos de abandono a la gente más sencilla. Sí tenemos el deber de decirlo: Que la misericordia de Dios venza al odio, a la venganza. Que la misericordia de Dios ilumine tu amor, tu compasión y tu debilidad. Solo el Señor de los Milagros nos da lecciones verdaderas”, señaló.

“Agradezco a la Hermandad que año tras año abra los caminos de nuestra ciudad, convoque a todas las fuerzas del país, para que el Señor nos bendiga, para que el Señor se apiade de nosotros, para que el Señor me diga Seamos humildes, este Perú es grande. Tengo el orgullo de ser peruano y soy feliz”, finalizó.

Fuente: Arzobispado de Lima

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.