Internacional Noticias

Muere el obispo uruguayo Gil Eisner

El obispo uruguayo Fernando Miguel Gil Eisner, residencial de la diócesis de Salto, murió el viernes 17 de enero después de batallar durante largo tiempo contra una grave enfermedad. Tenía solamente 66 años. “Rezamos por su eterno descanso, unidos en la oración a la Iglesia hermana”, indica en un comunicado la diócesis argentina de Merlo-Moreno, de cuyo presbiterio formó parte durante muchos años.

Gil Eisner había nacido en Montevideo el 8 de mayo de 1953, pero casi toda su vida la pasó al otro lado del Río de la Plata. Se licenció en Teología en 1986 por la Universidad Católica Argentina (UCA), y se doctoró tres años después, con especialidad en Historia de la Teología, por la Universidad Gregoriana de Roma. Fue ordenado sacerdote en la diócesis de Morón, en el Gran Buenos Aires, si bien la mayor parte de su ministerio la ejerció en la de Merlo-Moreno. Allí se desempeñó como asesor diocesano de catequesis; director del Seminario Catequístico San Juan Diego; miembro del Consejo Presbiteral, del Colegio de Consultores y del Equipo Diocesano de formación permanente; asesor del movimiento de espiritualidad “Soledad Mariana”; director espiritual del Seminario…

También ejerció la docencia en el  Departamento de Historia de la Iglesia de la Facultad de Teología de la UCA. En 2008 fue nombrado vicedecano de la Facultad de Teología y luego, entre 2009 y 2011, quedó a cargo del decanato. Además de dirigir el Instituto San José del Seminario de Morón (afiliado a la UCA) entre 1986 y 2007, también impartió clases en el Instituto Teológico Franciscano Fray Luis Bolaños de Buenos Aires (1993-2009); en el Instituto San Juan María Vianney del Seminario de Mercedes (1992-1997); en el Instituto Superior de Estudios Teológicos Cristo Buen Pastor de los Salesianos (2000-2002) y en el Cebitepal, organismo del CELAM, en Bogotá (2016-2018).

En total, monseñor Gil Eisner pasó más de cincuenta años —desde 1966 hasta 2018— en Argentina. Regresó a Uruguay en julio de 2018, fecha en la que el Papa Francisco lo nombró obispo de Salto.

El pasado mes de noviembre, cuando avanzaba la enfermedad y se agravaba su estado de salud, recibió la visita de los obispos de su antigua diócesis: Fernando Carlos Maletti (residencial de Merlo-Moreno), Óscar Eduardo Miñarro (auxiliar) y Fernando María Bargalló (emérito), quienes le transmitieron el apoyo y el cariño de su comunidad diocesana.

Print Friendly, PDF & Email