Internacional Santa Sede

Muere el médico de tres papas: Renato Buzzonetti

Muere el médico de tres papas: Rentao Buzzonetti. Tenía 92 años y desde 1978 fue médico de San Juan Pablo II

En Roma, en la noche del 20 de enero, falleció el doctor Renato Buzzonetti, «arquiatra pontificio emérito», médico de varios Pontífices. La noticia la dio la Radio Vatiacana. Buzzonetti tenía 92 años y desde 1978 se ocupó de la salud de Juan Pablo II, acompañándolo hasta el final de su Pontificado, en 2005. Continuó con su servicio durante los primeros años de Pontificado de Benedicto XVI, quien, en junio de 2009, le otorgó el título de «arquiatra pontificio emérito». 

Buzzoletti comenzó a ofrecer sus servicios en el Vaticano durante el Pontificado de Pablo VI, como asistente del profesor Mario Fontana. Vivía en la Plaza Adriana, al lado de Castel Sant’Angelo, y el 29 de septiembre de 1978 por la mañana, debido a la cercanía de su vivienda y a las condiciones de salud de Fontana, lo despertaron en la madrugada después de que se descubriera que había fallecido Papa Luciani. Él fue quien constató oficialmente el deceso y quien redactó ese certificado médico que se habría vuelto famoso, en el que se hablaba de «muerte improvisa» por «infarto miocárdico agudo».

Buzzonetti llegó al aposento papal justamente cuando estaba entrando el entonces Secretario de Estado, Jean Villot. El médico contó, años más tarde, que al entrar al Vaticano a esas horas todo parecía tranquilo, no había ningún signo de ningún problema. Y en determinado momento, el médico pensó: «Tal vez he soñado todo esto, tal vez no es cierto, tal vez el secretario del Papa, monseñor Magee, no me llamó por teléfono…».

Siendo el médico personal del sucesor de Luciani, Papa Wojtyla, Buzzonetti participó en los viajes internacionales. Durante los últimos y dolorosos años del Pontificado tuvo que afrontar en más de una ocasión diferentes emergencias, como al de 2003, en Bratislava, cuando Juan Pablo II sufrió una crisis respiratoria. El martes primero de febrero de 2005 por la tarde, fue Buzzonetti quien decidió la primera hospitalización de urgencia para Papa Wojtyla, en el Hospital Gemelli.

Después de la beatificación y canonización de Juan Pablo II, Buzzonetti contó cómo vivió el sufrimiento el Pontífice polaco. En una reciente entrevista con la Radio Vaticana, dijo: «Si es cierto que el médico conoce la muerte y debe, en la medida de lo posible, ayudar al hombre a atravesar este umbral misterioso, yo siempre he dicho que asistir a la muerte de un hombre permite rozar el misterio de Dios, porque, efectivamente, la muerte de una criatura humana, de alguna manera, es un ícono de la pasión y de la muerte del Señor. Pero, estar al lado de un Papa que muere es algo más, porque (y tengo la sensación casi física) es la muerte de un hombre que deja las llaves del Reino de los Cielos, esas llaves que todos hemos atesorado, y se presenta verdaderamente pobre al juicio de Dios y al de toda la Iglesia. Quien tocó el cuerpo del Papa tocó sus llagas, que tenía, y nadie ha hablado de estas llagas, pero tenía llagas verdaderas, las que sangran, y no porque se tratara de un fenómeno misterioso… eran fenómenos puramente médicos, pero tenía llagas y, por lo tanto, el dolor de las llagas. Quien escuchó sus últimas palabras balbuceadas en polaco, lleva dentro de sí una experiencia que no se puede borrar, pero también difícilmente comunicable a los demás».

Fuente: http://www.lastampa.it/2017/01/21/vaticaninsider/es/noticias/falleci-buzzonetti-mdico-de-los-papas-6NvPTFwlGVZ8cNWYgGeX5O/pagina.html

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email