Revista Ecclesia » Muere el cardenal Cheong, arzobispo emérito de Seúl
Internacional Última hora

Muere el cardenal Cheong, arzobispo emérito de Seúl

El 27 de abril falleció el cardenal Nicholas Cheong Jinsuk, arzobispo emérito de Seúl (Corea del Sur) y administrador apostólico de Pyongyang (Corea del Norte). Tenía 89 años y llevaba varias semanas hospitalizado por su frágil estado de salud.

Nacido el 7 de diciembre de 1931 en el seno de una de las pocas familias católicas que había entonces en Corea, monseñor Cheong tuvo una vida de película. Nació y creció cuando Corea era colonia japonesa (lo fue durante 35 años, hasta la rendición del país del sol naciente en la Segunda Guerra Mundial en 1945) y sus ciudadanos sufrían toda clase de abusos. Luego, con la nación ocupada por las dos potencias vencedoras (Estados Unidos y la Unión Soviética) sobrevivió como pudo en la guerra civil (1950-1953) que acabó consolidando la partición que todavía perdura.

Monseñor Nicholas Cheong soñó con ser inventor, pero acabó estudiando Ingeniería antes de dar un giro radical a su vida e ingresar en el seminario. Fue ordenado sacerdote el 18 de marzo de 1961. Entonces, los católicos coreanos no llegaban al 1%. Tras completar estudios en la Universidad Urbaniana de Roma regresó a Corea, donde el 25 de junio de 1970 Pablo VI lo nombró obispo de Cheongju. En ese momento en la diócesis había solamente seis sacerdotes nativos; cuando la dejó 28 años después para ir como arzobispo a Seúl eran ya 106. Para la capital lo nombró Juan Pablo II, quien lo hizo también ese mismo año de 1998 administrador apostólico de Pyongyang. Nunca, sin embargo, pudo visitar Corea del Norte. Lo intentó, pero el régimen solo le daba permiso a cambio de una gran donación que la diócesis no se podía permitir.

En la Conferencia Episcopal del país asiático formó parte del Comité Ejecutivo entre 1975 y 1999, ejerciendo la presidencia de la institución de 1996 a 1999. Fue elevado al cardenalato por Benedicto XVI en el consistorio del 24 de marzo de 2006.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa