Internacional

MSF Siria: A la espera de un “sí” para seguir salvando vidas

MSF Siria: A la espera de un “sí” para seguir salvando vidas

La Responsable de Proyectos de Médicos Sin Fronteras en Ghuta Oriental, Lorena Bilbao, explica los retos a los que se enfrentan los voluntarios en esta zona devastada y los grandes miedos de la población siria.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano, 3 de abril de 2018

Desde el año 2013, Médicos Sin Fronteras ha estado ofreciendo su apoyo a los médicos sirios y las estructuras médicas dentro de Ghuta Oriental con soporte tanto a nivel técnico como a nivel de medicamentos y material médico, sin embargo, desde que comenzó la intensificación de ataques el pasado 18 de febrero la situación ha cambiado drásticamente: “Con la situación y el nivel enorme de heridos y de muertos contabilizados hasta el día 25 de marzo, en el que hemos visto más de 5.600 heridos y más de 1.100 muertos en las estructuras que nosotros apoyamos” – asegura Lorena Bilbao, Responsable de Proyectos de Médicos Sin Fronteras en Ghuta Oriental – “la situación ha cambiado y muchas áreas que nosotros hemos estado apoyando, han pasado a estar bajo control del Gobierno”.

Médicos Sin Fronteras lleva 7 años pidiendo autorización para trabajar dentro de Siria con equipo propio y “hacerlo de una manera oficial” pero aún no han recibido esa autorización, afirma la responsable de MSF “por lo que ha sido bastante frustrante todo el proceso de Ghuta Oriental porque hemos hecho todo lo que hemos podido, hemos estado apoyando a médicos que han estado trabajando día y noche prácticamente sin tiempo para comer y durmiendo poco, han estado todos completamente agotados”.

Además, Lorena Bilbao señala que ellos pueden hacer más y que han visto limites a su acción humanitaria dentro de Ghuta Oriental: “podríamos estar presentes, podríamos haber mandado más material médico, más medicamentos, pero necesitamos la autorización para ello y es la que todavía no tenemos a pesar de llevar años pidiéndola”.

Lorena asegura que debido a que la situación cambia tan rápidamente, no tienen una visión muy clara de cómo está la situación a día de hoy, pero lo que sí que saben es “que hay una pequeña zona que continúa bajo el control de grupos armados (grupos de la oposición) que es la zona de Duma” y tienen certeza de que “hay gente todavía viviendo en sótanos que llevan días, incluso semanas” y sobe todo que “sigue habiendo una necesidad bastante grande de todo lo que es ayuda médica y de todo lo que es acceso a la salud”.

Pero la Responsable de MSF en Ghuta Oriental también expresa que esas necesidades médicas continúan en la zona que está bajo el control del Gobierno. Zonas que, pese a que ya no las estén apoyando, pueden intuir,  después de la experiencia de haber estado trabajando allí “que las necesidades médicas continúan porque hay muchas estructuras médicas que se han cerrado y otras que se han bombardeado” afirmando que para ellos es muy importante, independientemente de quien esté en el control de la zona “seguir apoyando, seguir ayudando y seguir dando ayuda humanitaria y acceso a la salud”.

Los grandes problemas a los que MSF se enfrenta en Siria

Lorena Bilbao también explica otro de los grandes problemas a los que Médicos Sin Frontera se enfrenta: el suministro de medicamentos. “Ahora mismo no podemos suministrar nada prácticamente” – dice la responsable en Siria – ya que en las últimas dos semanas había muchos medicamentos o material médico que no tenían “porque la intensificación de ataques fue inmensa” desde el 18 de febrero.

Semanas en las que “se recibieron a más pacientes” y las estructuras médicas “sufrieron una disminución debido a los bombardeos” lo que provocó que pasaran a estar fuera de servicio – explica la Responsable en Siria – aseverando que han estado entregando material médico “hasta el último momento que ha sido posible” sintiendo mucho no poderlo hacer “a día de hoy”.

Además, Lorena recuerda que es una población en la que, como en todas partes del mundo, “cuenta con un gran porcentaje de población que tienen enfermedades normales como diabetes o hipertensión” y para ellos “ha sido muy difícil tener acceso a las estructuras médicas”.

En Siria en general, pero sobre todo en el Este de Ghuta, hay mucho personal médico que se ha ido – dice Lorena,  y médicos que “han estado trabajando de médicos pero en realidad eran estudiantes casi graduados, pero no completamente graduados”. Esto se ha debido a que la situación de guerra que se vive “ha hecho que todo el mundo se tenga que poner en una exposición en las que no estaban antes y trabajando de una manera que no es la más adecuada”.

Los miedos de la población siria

Un problema al que se enfrenta la población siria y que se ha observado especialmente desde el último mes es “el miedo a salir” dice Lorena: “La población ha ido a los hospitales cuando realmente era la situación extrema, cuando había una situación médica que requería de manera urgente ir a hospital” sino – continúa Lorena – “ha habido siempre un miedo a estar en los hospitales por la posibilidad de ser bombardeados”.

Conflicto en Siria: cada día muere una media de 37 civiles

Por último señala que a pesar de que hay mucha población que ha salido de Ghuta Oriental, “todavía hay gente que está allí dentro”, Ghuta Oriental no está vacía – puntualiza – habiendo aún, en la zona de Duma, gente que está en situación precaria bajo el miedo a que es lo que va a pasar, a los bombardeos y “con un nivel de desesperación y de frustración bastante grande”.

“La gente quiere que se terminen los bombardeos, que se termine la lucha” finaliza la Responsable de MSF en Ghuta Oriental, “la gente quiere vivir en paz”.

Escucha la entrevista completa a la Responsable de MSF en Ghuta Oriental (Siria)

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email