Revista Ecclesia » Mozambique: Los líderes religiosos de Pemba condenan la distorsión de las doctrinas religiosas para justificar la violencia
Internacional Última hora

Mozambique: Los líderes religiosos de Pemba condenan la distorsión de las doctrinas religiosas para justificar la violencia

Los líderes religiosos cristianos y musulmanes de Pemba, en la provincia de Cabo Delgado (Mozambique), han condenado la manipulación que se hace de las doctrinas religiosas para justificar la violencia que sufre la región. La declaración interreligiosa de Pemba vio la luz el pasado 3 de enero y es fruto de un seminario interreligioso celebrado en esa ciudad los días 14, 15 y 22 de diciembre a la luz del Documento de la Fraternidad Humana suscrito en 2019 en Abu Dhabi por el Papa Francisco y el gran imán de la universidad Al Azhar de El Cairo, Ahmed Al Tayyeb. El texto denuncia la «profunda crisis humana» que ha causado la violencia terrorista en Cabo Delgado. Una violencia, se reconoce, muy difícil de combatir, dada «la polarización étnica y religiosa» existente, que amenaza la convivencia en esta provincia norteña, fronteriza ya con Tanzania.

Repudio unánime al terrorismo

En el documento, cristianos y musulmanes manifiestan su «repudio unánime a los actos terroristas y extremistas» y se comprometen a «continuar trabajando por el verdadero sentido de la religión». Rechazan que se atribuyan los actos terroristas a la religión musulmana «y cualquier afirmación que asocie tales actos a los principios del islam». La religión busca la felicidad, la reconciliación y la paz en la sociedad, y por ello, se dice, «repudiamos y nos distanciamos de los actos y de las personas que desfiguran las doctrinas religiosas para justificar cualquier tipo de violencia».

Los líderes religiosos se comprometen igualmente a «manifestar siempre una actitud positiva y proactiva para con los miembros de otras religiones, venciendo resistencias, desconfianzas y actitudes preconcebidas», y también a «trabajar para impulsar el conocimiento mutuo».

Trabajo con los jóvenes

El escrito dedica varios puntos al trabajo con los jóvenes, víctimas propicias del extremismo religioso. Así, por ejemplo, llama a sensibilizarlos mediante mensajes que desaconsejen su adhesión a cualquier grupo que propicie la violencia. También insta a la realización de «conferencias en los cultos, de modo que los creyentes no solo dominen las escrituras, sino también la ciencia para mejor interpretar la realidad». Cristianos y musulmanes se comprometen, por último, a orar juntos por una paz duradera, y a «acoger acompañar y “rehabilitar” a través de un trabajo psicosocial y espiritual intenso y demorado a los adolescentes y jóvenes que sufran el impacto de la violencia (…)».

Antonio Juliasse Ferreira Sandramo, obispo de Pemba / Vatican News

La declaración lleva la firma de los sheikhs Nzé Assuate (Consejo Islámico de Mozambique), Nassurulahe Dulá (Congreso Islámico de Mozambique), Abdul Latifo Incacha (Comunidad Islámica de Cabo Delgado), Vitorino Luis Promoja (Unión de Jóvenes Musulmanes), e Ismail Selemane (Consejo de los Álimos de Cabo Delgado). Por parte cristiana la suscriben monseñor Antonio Juliasse Sandramo (el obispo católico de la diócesis) y el pastor Alberto Sabão (Consejo Cristiano de Mozambique).

Cientos de miles de desplazados

La violencia en la región comenzó en 2017 y se agravó a medida que avanzaba el yihadismo. El avance de los terroristas causó decenas de miles de desplazados y una grave crisis humanitaria. Solo a la ciudad de Pemba (unos 200.000 habitantes) llegaron a partir de 2019 cerca de 250.000 personas. La diócesis tiene el tamaño de Aragón y Cataluña juntos. Está organizada en cuatro zonas (Urbana, Norte, Centro y Sur) con un total de 15 misiones, además de las de la ciudad. En ella trabajan cuatro misioneros españoles: un sacerdote, dos religiosas (una Comboniana y una Hija de Jesús) y una misionera seglar. El Papa Francisco visitó Mozambique del 4 al 6 de septiembre de 2019, en un periplo que le llevó también a Madagascar y Mauricio.

Niños desplazados por la violencia en la provincia de Cabo Delgado (Mozambique).


O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa

Últimas entradas