Nacional Última hora

Monseñor Vilaplana se despide de Huelva

José Vilaplana, obispo que ha sido durante los últimos catorce años de la diócesis de Huelva y actual administrador apostólico, ofició en la tarde del viernes 17 de julio una Eucaristía en el santuario de la Virgen de la Cinta para despedirse de sus feligreses. Lo hizo, precisamente, en el día en que se cumplían 14 años de su elección como titular de esta sede por el hoy Papa emérito Benedicto XVI. El santuario de la patrona de la ciudad fue el primer lugar que visitó a su llegada a la ciudad aquel ya lejano 22 de septiembre de 2006.

«Jesucristo permanece como el Buen Pastor que nos acompaña y los obispos no somos más que humildes servidores que pasamos», dijo en su homilía a los asistentes a la Eucaristía, celebrada con las habituales medidas de seguridad a causa de la pandemia de COVID. Tras la misma, el obispo saliente regaló a la Virgen una mitra con su lema episcopal. Previamente, había bendecido una rosaleda con su nombre en los jardines del santuario.

El pasado lunes día 13, el prelado se despidió también del clero diocesano, al que agradeció su «dedicación y servicio a la Iglesia». «Hemos hecho muchas cosas, pero aún quedan muchas por hacer», dijo a los sacerdotes, a los que invitó a seguir creciendo en generosidad y fidelidad junto al nuevo obispo electo, Santiago Gómez Sierra.

Monseñor Vilaplana nació en Benimarfull, provincia de Alicante, el 5 de diciembre de 1944. Dentro de unos meses cumplirá, por tanto, 76 años. El Papa Francisco aceptó su renuncia a la diócesis onubense el pasado 15 de junio. Antes de llegar a ella fue obispo auxiliar de Valencia (1984-1991) y residencial de Santander (1991-2006).

 

 

 

 

 

 

 

 

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME