Revista Ecclesia » Joseba Segura ya es obispo de Bilbao
Monseñor Segura ya es obispo de Bilbao
Destacada Iglesia en España Última hora

Joseba Segura ya es obispo de Bilbao

La catedral de Santiago de Bilbao ha acogido en la mañana de este sábado 3 de julio la ceremonia de toma de posesión de Joseba Segura como obispo de la diócesis. El prelado ha estado acompañado por el nuncio del Papa en España, Bernardito Auza, más 25 obispos, arzobispos y cardenales, y 60 sacerdotes, además de diáconos y representantes de los diferentes estamentos diocesanos: laicos, religiosos, organizaciones, etc. Entre las autoridades políticas, el alcalde de Bilbao, Juan María Aburto. En total, han asistido a la celebración 300 personas, el 60% del aforo del templo. La Eucaristía, no obstante, ha podido ser seguida en directo por más de una docena de medios acreditados, entre ellos 13 TV, las emisoras Radio Popular y Bizkaia Irratia y la web diocesana.

Monseñor Segura ha hecho en su homilía un llamamiento a los creyentes al servicio desde la humildad. «Pongámonos en el último banco, dispuestos a servir desde allí a los que necesitan afecto o cualquier tipo de apoyo», ha pedido antes de afirmar que «quien sigue a Cristo nunca podrá juzgar a nadie y menos, sentirse superior».

El nuevo obispo bilbaíno, que ha recordado el histórico espíritu indómito de los vizcaínos, ha reivindicado también una visión positiva de la realidad. Quien comparte la autoridad de Cristo «no se enreda en análisis negativos sobre la situación social o sobre las debilidades de otras personas o grupos. Hace propuestas y las hace con convicción. Y pone su vida por delante», ha dicho. «No pongamos demasiada energía en señalar las contradicciones y debilidades que observamos en otros, los signos de ignorancia, la desintegración de convicciones humanistas y los peligros varios que algunos análisis destacan».

Segura ha instado asimismo a buscar modos y maneras para «que nuestro mensaje llegue a nuevas personas». Ello requiere coherencia, pues «cuando del dicho al hecho va un trecho» se pierde credibilidad. «Gastémonos entre la gente sin dar lecciones a nadie», ha pedido antes de bromear sobre la extensión de su alocución. «Voy terminando, no sea que ya en la primera homilía defraude la confianza del Santo Padre, que las pide cortas».

La ceremonia ha comenzado a las 11 de la mañana. Los obispos presentes han sido conducidos en dos microbuses desde la casa de espiritualidad de Begoña, el punto de encuentro. A su llegada al templo con el nuncio, el obispo ha sido recibido por el Cabildo Catedral y el Deán, que le han ofrecido el «Lignum Crucis» para su veneración y el agua bendita con la que se ha asperjado a sí mismo y a los presentes. Posteriormente ambos se han dirigido a orar a la capilla del Santísimo Sacramento.

La celebración ha comenzado con las palabras del nuncio dirigidas a monseñor Segura y a la asamblea. Tras la lectura de las letras apostólicas, el obispo de Bilbao se ha sentado en su cátedra y ha recogido el báculo de madera que perteneció al obispo auxiliar de monseñor Ricardo Blázquez, don Carmelo Etxenagusia.

Agradecimientos a sus predecesores

A la conclusión de la celebración, y tras una homilía centrada en la autoridad de Cristo, Segura ha recordado emocionado que sus padres se conocieron «a 300 metros de esta catedral», y ha dado gracias a Dios «por tantas mujeres y hombres de generaciones previas, que nos han dado vida y fe, y así nos enseñaron lo que significaba luchar como creyentes, con sencillez y con valores profundos». Ha agradecido también al Papa Francisco la confianza depositada en él a través de su  nombramiento. «En todo caso —ha dicho— el reto de acompañar a esta Iglesia de Bizkaia suena bastante más fácil que gestionar el Vaticano con espíritu evangélico».

El obispo, por último, ha tenido también un recuerdo y palabras de afecto para tres obispos que le precedieron en el ministerio episcopal en esa sede: Juan Mari Uriarte (que estuvo 15 años como auxiliar), Ricardo Blázquez y Mario Iceta. A monseñor Blázquez le ha dicho: «Tú eres para mí el ejemplo más cercano de cardenal al que no se le nota que lo es». Y al ahora arzobispo de Burgos: «Gracias, Mario, por haber confiado en mí sin conocerme, gran temeridad, y por la cercanía y afecto que me has demostrado cuando finalmente hemos podido compartir tareas. Tal vez hasta tienes algo que ver con lo que celebramos hoy aquí. Ya se sabe: está la voluntad de Dios y están las mediaciones».

En el capítulo de agradecimientos, ha mencionado igualmente a los «hermanos sacerdotes, vivos y muertos», diáconos, religiosas y religiosos, laicos con encomiendas, ministerios y carismas diversos, y padres y madres de familia, «los primeros transmisores de la fe». «Todos vosotros sois el corazón y el cuerpo de Cristo en medio de esta provincia, la sal que da sabor en los distintos ambientes y el medio por el que el Evangelio sigue llegando a mucha gente. Sin vosotros, ningún obispo es nada y nada puede hacer», les ha dicho.

Segura se ha puesto en este inicio de su ministerio en Bilbao bajo la protección de María. «Pido ayuda a la amatxu de Begoña para recuperar la limpieza de corazón, esa que, como se nos dice en las Bienaventuranzas, nos permite ver a Dios y así poder ver, desde Dios, las cosas con mirada fresca, sencilla y confiada». Su primera Eucaristía como obispo de Bilbao será mañana domingo en Elorrio.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa