Iglesia en España Nacional

Monseñor Ricardo Blázquez imparte en la UPSA la conferencia ‘El Concilio Vaticano II y el camino de la Iglesia en el siglo XXI’

El Gran Canciller, Ricardo Blázquez Pérez, reconoce que el Concilio Vaticano II es un don de Dios y una brújula para nuestro tiempo  
El presidente de la Conferencia Episcopal Española y Gran Canciller de la Universidad Pontificia de Salamanca ha pronunciado la conferencia ‘El Concilio Vaticano II y el camino de la Iglesia en el siglo XXI’, con motivo de la conmemoración académica del quincuagésimo aniversario de la Clausura del Concilio Vaticano II.

La Cátedra ‘Iglesia, Secularidad, Consagración’ de la Facultad de Teología ha conmemorado el quincuagésimo aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II. El acto académico ha estado presidido por el Gran Canciller y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez Pérez, acompañado por el Vice Gran Canciller, Carlos López Hernández, la rectora de la Universidad Pontificia de Salamanca, Myriam Cortés Diéguez, la directora de la Conferencia Española de Institutos Seculares, Vicenta Estellés, y el decano de la Facultad de Teología, Gonzalo Tejerina Arias.

La rectora de la Universidad Pontificia de Salamanca, Myriam Cortés Diéguez, ha realizado la apertura del acto conmemorativo del Concilio Vaticano II, reconocido como el acontecimiento eclesial más importante del siglo XX. La rectora ha destacado el contenido amplio y en pleno vigor de los documentos y el espíritu del Concilio “en el que la verdad no se decide por la mayoría sin el consenso ya que ha de suponer un diálogo que sepa integrar lo antiguo y lo nuevo”. El Concilio destacó el derecho de cada uno a actuar respecto a su conciencia, lo que le hizo merecedor del apelativo ‘Concilio de la libertad religiosa’. Teniendo como base la libertad religiosa fundada en la libertad del hombre, claramente fundada en los derechos humanos, “no cabe ninguna duda que esta aportación de la Iglesia, sobre la libertad religiosa, ha contribuido a declararlo como un derecho de toda persona en la gran mayoría de las constituciones modernas”. También ha afirmado que “el Concilio Vaticano II fue providencial para que los católicos españoles afrontasen una transformación social, cultural y política que se estaba gestando en nuestro país de forma pacífica y democrática”.

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez Pérez, ha pronunciado la conferencia titulada ‘El Concilio Vaticano II y el camino de la Iglesia en el siglo XXI’. Durante su intervención, el cardenal arzobispo de Valladolid ha declarado que el Concilio Vaticano II es un don de Dios y hay signos de ello actualmente. “Los Papas han reconocido el Concilio como una brújula para la Iglesia en nuestro tiempo, que señala el norte. En el mar de la historia, el Concilio, que buscó anunciar el evangelio, nos orienta hacia el puerto, por lo que no ha perdido su capacidad de orientación y no se han agotado las potencialidades del Vaticano II”. Para el cardenal, no son solo de importancia los datos, sino que es el mejor acontecimiento de la Iglesia en los tiempos modernos, ya que el propio acontecimiento ha marcado un cambio fundamental en la historia de la Iglesia. “Hemos recibido no solo unos textos excelentes, también unas actitudes, declaraciones frente al mundo y un estilo de vida cristiana y de la Iglesia inseparables a esos documentos” declaró.
Para el Gran Canciller, las Asambleas Sinodales del postconcilio nos han ayudado a entenderlo “poco a poco vamos comprendiendo lo que el espíritu del Concilio ha dicho a la Iglesia, porque cada vez que leemos los textos nos sorprenden con nuevas perspectivas. Aludiendo a las palabras del Papa Francisco “nos encontramos en un cambio de época, no en una época de cambios, por lo que su actitud comprensiva hacia la humanidad sintoniza con la actitud del Papa Juan XXIII” indicó el cardenal.

La directora de la Conferencia Española de Institutos Seculares, Vicenta Estellés, ha reconocido que la celebración del Conciclio Vaticano II acentuó vigorosamente la relación de la Iglesia con el mundo.”Hoy celebramos también el inicio de una etapa clarificadora para los institutos seculares, porque gracias al Concilio hemos entendido dónde y cómo estar en el mundo y qué debemos recordar a la comunidad cristiana”, afirmó. Para la directora de CEIS, “la Iglesia fue gestando un carisma nuevo gracias al Concilio y ha sido sacramento universal en el mundo”.

El decano de la Facultad de Teología y coordinador de la Cátedra, Gonzalo Tejerina ha indicado que la identidad de todos, hoy en la Iglesia católica, está fuertemente orientada por las indicaciones del Concilio Vaticano II. El decano reconoce el Concilio como una profunda y sincera renovación eclesial y afirmó que “el Concilio continúa como una referencia ineludible para nuestro tiempo y tenemos con esta Cátedra el propósito de conocer más y mejor su espíritu y sus textos”.

Posteriormente, el Gran Canciller ha presidido la Eucaristía de acción de gracias por el Concilio Vaticano II, don de Dios a la Iglesia y al mundo contemporáneo, en la Iglesia de la Clerecía.

EL CONTEXTO
El Concilio Vaticano II -concilio ecuménico de la Iglesia católica convocado por el papa Juan XXIII- fue uno de los eventos históricos que marcaron el siglo XX.

El Concilio constó de cuatro sesiones: la primera de ellas fue presidida por el mismo Papa en el otoño de 1962. Él no pudo concluir este Concilio ya que falleció un año después, (el 3 de junio de 1963). Las otras tres etapas fueron convocadas y presididas por su sucesor, el Papa Pablo VI, hasta su clausura en 1965. Fue el Concilio que contó con mayor y más diversa representación de lenguas y etnias, con una asistencia de unos tres mil padres conciliares procedentes de todas las partes del mundo. Asistieron además miembros de otras confesiones religiosas cristianas.

El Concilio se convocó con los fines principales de: promover el desarrollo de la fe católica; lograr una renovación moral de la vida cristiana de los fieles; adaptar la disciplina eclesiástica a las necesidades y métodos de nuestro tiempo; lograr la mejor interrelación con las demás religiones, principalmente las orientales. Se pretendió que fuera un aggiornamento o puesta al día de la Iglesia, renovando los elementos que más necesidad tuvieran de ello, revisando el fondo y la forma de todas sus actividades. Y proporcionó una apertura dialogante con el mundo moderno, actualizando la vida de la Iglesia sin definir ningún dogma, incluso con nuevo lenguaje conciliatorio frente a problemas actuales y antiguos.

Encuentro del Gran Canciller de la Universidad Pontificia de Salamanca, Ricardo Blázquez Pérez, con el equipo Rectoral y los decanos de las Facultades

Monseñor Ricardo Blázquez Pérez, Gran Canciller de la Universidad Pontificia de Salamanca, ha aprovechado su visita en la Universidad para reunirse con los miembros del equipo Rectoral y con los decanos de las facultades del campus de Salamanca.
El encuentro ha servido para intercambiar impresiones y conocer de primera mano los proyectos que desarrolla cada una de las disciplinas, así como para analizar los puntos más desatacados de la gestión de las autoridades académicas.

En este sentido, el cardenal Ricardo Blázquez Pérez ha destacado la nueva vinculación con la institución académica tras su nombramiento como Gran Canciller y ha mostrado su disponibilidad para colaborar en lo que sea posible la buena marcha de la Universidad. “La Universidad Pontificia de Salamanca es la Universidad de la Conferencia Episcopal Española. Contad siempre conmigo” afirmó.

Fotografías del encuentro

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email