Revista Ecclesia » Monseñor Prieto Parolin habla de la próxima visita del Papa a Estrasburgo
monseno-pietro-parolin--644x362

Monseñor Prieto Parolin habla de la próxima visita del Papa a Estrasburgo

Monseñor Prieto Parolin habla de la próxima visita del Papa a Estrasburgo

“Que los cristianos den un corazón y un alma a Europa”, invitación del cardenal Parolin ante el viaje del Papa a Estrasburgo

El próximo 25 de noviembre el Papa Francisco irá a Estrasburgo, en esa ciudad visitará el Parlamento Europeo y el Consejo de Europa. Un viaje que se repite 26 años después de la visita de San Juan Pablo II, quien había indicado como campos de misión para Europa “el cuidado de la creación, la solidaridad con los migrantes e itinerantes y la reconstitución de una visión integral del hombre”.

Sobre la visita del Papa y la actualidad de estos temas opina el Cardenal Secretario de Estado, Mons. Pietro Parolin al micrófono de Alessandro Di Bussolo.

R– Puedo decir que son temas de gran actualidad, incluso podemos agregar que son de dramática actualidad, y aún más se puede hablar de emergencia, de auténtica emergencia, como lo ha subrayado el mismo Papa Francisco. Estos temas del cuidado de la creación, declinado laicamente en la defensa del medio ambiente, y el tema de la solidaridad en relación de la gente que busca nuevas oportunidades fuera de su propio país, es un tema que frecuentemente está presente en sus discursos… sobre todo el de la solidaridad, que no es solamente uno de los valores de la Europa unida, sino que es el mismo objetivo de la existencia de Europa, y ciertamente una de sus dimensiones fundamentales. Puedo decir que la perspectiva adecuada para afrontar estos temas es aquella de tener una visión integral del hombre, que es el tercer aspecto que menciona usted recordando la intervención propuesta por Juan Pablo II. Un hombre que sea considerado en todas sus dimensiones, incluso también su dimensión espiritual y su dimensión trascendente, con esta perspectiva de integralidad se puede dar una respuesta adecuada y constructiva a los desafíos que tenemos adelante.

P– “Europa está cansada. Debemos ayudarla a rejuvenecer” lo dijo el Papa Francisco el 15 de junio en Roma, recordado que son más de 75 millones de jóvenes europeos que no trabajan y no estudian. ¿Cómo se puede conjugar la seguridad y la solidaridad para encontrar el camino adecuado?

R– yo creo que si es posible, que este es el camino que se debe seguir. Lamentablemente hoy el gran problema de Europa es la desocupación, la falta de trabajo sobre todo para tantos jóvenes. Por esto aumenta la exclusión social. En cambio, con atención y solidaridad a esta categoría de personas, como a tantas otras categorías de personas, pensemos en los inmigrantes, pensemos en las madres que se quedan solas, pensemos en los ancianos, pensemos en los discapacitados… todas estas categorías de personas, con una atención especial a ellos se podrá tomar el camino seguro para dar vigor al proyecto de Europa. Te repito, Europa nació propio por esto, para asegurar una atención especial a las categorías más desfavorecidas.

P– Asimismo, el Secretario de Estado precisó que el cristianismo ha contribuido con diversos valores en la formación de Europa.

R– Yo creo que sí. Si miramos el tratado de Lisboa, en su primer artículo, están presentes una serie de valores que son fundamentalmente valores cristianos, que tienen sus raíces en la historia y en el aporte que nuestro cristianismo ha dado al continente, a partir de la dignidad de la persona humana, el tema de la libertad, el tema de la democracia, el tema de la igualdad, el tema del estado de derecho, el tema del respeto de los derechos humanos. Estos, son todos valores que nacen del humus del cristianismo y por lo tanto, si se trata de vivirlos y realizarlos yo creo que se está dando vigor a las mimas raíces cristianas de Europa. Sin olvidar que el aporte específico que los cristianos deben dar a la construcción europea. Nuestro aporte debe estar en estos dos sentidos, de una parte, dar un corazón a Europa, dar un alma a Europa. Lo que nos lamentamos frecuentemente es propio esto, de dar el alma a Europa. Y de otra parte, recordare un concepto querido por el Papa Benedicto que es aquel de alargar los espacios de la razón, entre la fe y la razón no hay contraposición, como espacios de encuentro y colaboración con todos para la construcción de esta Europa que todos deseamos y que todos soñamos.

(Renato Martínez – RV).

Vatican Radio



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas