Revista Ecclesia » Monseñor Osoro, arzobispo electo de Madrid, y la Iglesia del Papa Francisco
osoro
Iglesia en España

Monseñor Osoro, arzobispo electo de Madrid, y la Iglesia del Papa Francisco

Monseñor Osoro, arzobispo electo de Madrid, y la Iglesia del Papa Francisco

Información sobre la conferencia de D. Carlos Osoro Sierra,  arzobispo electo de Madrid, Vicepresidente de la CEE   “La Iglesia del Papa Francisco”

16 de octubre de 2014, conferencia de clausura de D. CARLOS OSORO SIERRA, Arzobispo electo de Madrid, Vicepresidente de la CEE, en la Jornada:  Los lenguajes del Papa Francisco..

La Jornada académica, organizada por la Universidad Pontificia de Salamanca y patrocinada por la Cátedra Cardenal E. Ruffini,  con el objetivo de acercarse a las formas de expresión del papa Francisco.

La conferencia de Carlos Osoro tuvo como título “La Iglesia del Papa Francisco”.

Carlos Osoro agradeció el cariño recibido y la invitación de la Universidad de Salamanca, a la que confesó, debe mucho. Invitación formulada antes de su elección como arzobispo de Madrid.  En cinco puntos desarrolló la conferencia.

1º Es preciso la salida misionera; salida con un viaje interior y un viaje exterior yendo al encuentro del otro.

Para anunciar a Dios no se requiere hacer grandes cosas al estilo de Diógenes que caminaba por las calles con una lámpara encendida diciendo que “buscaba hombres” (honestos).  DIOS se encuentra en el fondo de uno mismo

Unido a este camino está el camino externo, del encuentro con el hermano. Y ese “otro” tiene muchos rostros. Es el camino encomendado por Jesús a los apóstoles: “id por todo el mundo y anunciad el evangelio…”

2º Elementos. Analizar los  elementos esenciales de la misión : Caridad y Misericordia. DIOS es amor.  Quien no ama a su hermano a quien ve y dice amar a Dios a quien no ve, miente. “Deus est Caritas” (Benedicto XVI).« Dios es amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él » (1 Jn 4, 16). Estas palabras de la Primera carta de Juan expresan con claridad el corazón de la fe cristiana: la imagen cristiana de Dios y también la consiguiente imagen del hombre y de su camino.

De los tres términos griegos relativos al amor —eros, philia (amor de amistad) y agapé—, los escritos neotestamentarios prefieren este último, que en el lenguaje griego estaba dejado de lado. El amor de amistad (philia), a su vez, es aceptado y profundizado en el Evangelio de Juan para expresar la relación entre Jesús y sus discípulos. S. Juan en la primera carta nos dice que hemos pasado de la muerte a la vida porque amamos a nuestros hermanos.

Lucas 11,42-46.

«¡Ay de ustedes, fariseos, que pagan el impuesto de la menta, de la ruda y de todas las legumbres, y descuidan la justicia y el amor de Dios! Hay que practicar esto, sin descuidar aquello.

¡Ay de ustedes, fariseos, porque les gusta ocupar el primer asiento en las sinagogas y ser saludados en las plazas!

¡Ay de ustedes, porque son como esos sepulcros que no se ven y sobre los cuales se camina sin saber!”.

Un doctor de la Ley tomó entonces la palabra y dijo: «Maestro, cuando hablas así, nos insultas también a nosotros».  El le respondió: «¡Ay de ustedes también, porque imponen a los demás cargas insoportables, pero ustedes no las tocan ni siquiera con un dedo!»

3º  Reflexión sobre la llamada en la dinámica del amor.  Presentar el mensaje de forma creíble. El futuro.  El futuro del ser humano está en no arrinconar la presencia de Dios. Y aunque no se le conozca -al igual que los discípulos de Emaús- se quiere estar con Él. Se está a gusto. Más tarde, al “partir el pan” le reconocen.

Es preciso vivir en la en la dinámica del amor y no del  juicio.  Lo recuerda el Papa, la dinámica del juicio es mala

Y con alegría. Alegría que genera encuentro e inclusión y no desencanto.  Alegría que busca a todos sin excepción

4º Acogida como elemento esencial en la misión. La Iglesia es casa de misericordia de acogida. Labor esencial de la misión es la acogida como componente esencial de ese primer anuncio del que nos habla el papa e la Evangelii Gaudium. La acogida es fundamental.  Es signo de catolicidad, de aceptación gozosa del otro. La acogida abre puertas tanto en el que recibe como en el recibido.  Estamos ante una virtud recibida de Jesucristo. No limitar la hospitalidad. “Era forastero y me acogisteis..” Esto es esencial y el papa Francisco lo vive.

Son necesarias dos tareas.  Una crecer en la fe. Y otra ir al primer anuncio.  No basta proponer el crecimiento; hay  que incorporar el primer anuncio que inició la vida de la Iglesia. En las entrañas del evangelio estála acogida como parte de la misión de la iglesia.

5º Quinto conversión pastoral. Tenemos que hacer una pastoral de misión. Iglesia con las puertas abiertas. No cerrar las puerta. Incluso las puertas  de los propios templos.  Que la gente pueda entrar a buscar silencio incluso calor físico, a orar. Una iglesia que anuncia el evangelio a todos. Y lo anuncia acompañando. Haciendo la fiesta que la gente necesita.  Cercanía, apertura, dialogo.   No condenando. Teniendo en cuenta, también, los desafíos de la cultura; es necesario llegar al corazón donde se gestan los nuevos relatos. Por el camino de la belleza también la Iglesia  evangeliza y se evangeliza.  Inclusión de los pobres. La parroquia, no “parrioquialitis”.  La parroquia es el lugar no es una  estructura caduca.  Es la  Y es la comunidad de comunidades.

Madrid 17 de Octubre 2014

José Manuel Coviella Corripio

 

 

 

 

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas