Internacional

Monseñor Marcuzzo: paz lejana en Jerusalén

Embajada norteamericana en Jerusalén

Monseñor Marcuzzo: paz lejana

Apertura de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén: ante el micrófono de la periodista de Radio Vaticana Manuela Affejee, el comentario de monseñor Giacinto Boulos Marcuzzo, vicario patriarcal para Jerusalén y Palestina.

No obstante la oposición del mundo árabe, de los palestinos, de la Onu y de gran parte de la comunidad internacional, hoy la decisión del presidente Donald Trump se ha hecho realidad. La embajada de los Estados Unidos ha sido trasladada de Tel Aviv a Jerusalén, justamente el 14 de mayo, día del 70° aniversario del nacimiento de Israel. La decisión ha desencadenado una oleada de protestas en la franja de Gaza, donde 55 personas murieron hoy y otras 2.400 resultaron heridas en violentos incidentes con el Ejército israelí, a lo largo de la valla de separación con Israel.

La Ciudad Santa una vez más representa un signo de contradicción y la paz parece aún más lejana. Los altoparlantes de las mezquitas de Gaza invitan a los palestinos a unirse a la llamada “Gran Marcha del Retorno” que en los últimos seis viernes de protesta ha causado por los menos 40 muertos. En Jerusalén, los carteles recuerdan que Trump es un amigo y flamean las banderas norteamericanas.

Vatican News habló con mons. Marcuzzo, vicario patriarcal para Jerusalén y Palestina:

La paz cada vez más lejana

“Hoy, los cristianos de Jerusalén, todas las iglesias y todos los palestinos están unidos por un único sentimiento: la tristeza. Estamos afligidos, porque la jornada de hoy no nos lleva hacia la paz, sino exactamente en la dirección opuesta. No hay más esperanza de llegar a una tregua”. Mons. Marcuzzo se refiere a la decisión de Trump:

“ Es una decisión que va contra la historia, contra la justicia y el bien de la población de Jerusalén. Hoy, el proceso de paz que se había iniciado ha sido congelado ”

Las consecuencias sociales

La disposición del Presidente norteamericano ha tenido efectos negativos inmediatos. De hecho, ya en diciembre, se registraron los primeros enfrentamientos, subraya el vicario patriarcal. “Cada semana, hay manifestaciones contra la decisión, que han causado víctimas y heridos. No existiendo más esperanza entre la población, todo esto lleva también a consecuencias sociales que dañan la escuela, la familia, el trabajo, a todos”.

Un aniversario contradictorio

Este año, el 14 de mayo es una fecha contradictoria porque, por un lado, Israel exulta porque ha alcanzado sus objetivos y obtenido el apoyo de los norteamericanos. Por la otra, están los palestinos que sufren las consecuencias de la guerra y de esta decisión”

El compromiso y el llamamiento de la Iglesia

En esta situación las Iglesias cristianas de Jerusalén reiteran la importancia de la visita del Papa Francisco a Bari el próximo 7 de julio, donde tendrá lugar una jornada de reflexión y oración por la situación en Oriente Medio. “Nuestro compromiso como Iglesia y como cristianos – afirma mons. Marcuzzo – es difundir la esperanza que la paz es siempre posible. La decisión del Pontífice nos ha dado fuerza, ayudándonos en nuestro esfuerzo de infundir en el corazón de las personas, la esperanza. Queremos creer que la tregua se puede alcanzar con la buena voluntad de todos. Por esto – concluye – pedimos a toda la comunidad internacional que sostenga el deseo de los judíos y de los palestinos de ir hacia la paz. Alejémonos de las ideologías y miremos la realidad”.

Ciudad del Vaticano, 14 de mayo de 2018

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email