John-Barwa
Iglesia en España

Monseñor John Barwa, arzobispo de Orissa de visita en Toledo

Monseñor John Barwa, arzobispo de Orissa de visita en Toledo

El estado indio de Orissa es, en la actualidad, uno de los mayores focos en el mundo de violencia contra los cristianos, donde desde 2008 se ha desatado una persecución que ha originado centenares de muertos y desplazados.

Monseñor JOHN BARWA, arzobispo de Cuttack-Bhubaneswar, en Orissa (India), nació el 1 de junio de 1955 en Rengari, estado de Orissa (india). Ingresó en el noviciado de los Misioneros del Verbo Divino, haciendo sus votos perpetuos en 1984. Fue ordenado sacerdote el 14 de abril de 1985. Tras recibir el Orden Sacerdotal, desempeñó diferentes labores pastorales en la diócesis de Rourkela, como párroco primero y como vicerrector del Centro Pastoral de Jharsuguda después.

En la década de los 90 fue nombrado Superior Provincial de los Misioneros del Verbo Divino en el Este de India, y presidente de la Zona de Orissa de la Conferencia Episcopal de India. En 2006 fue nombrado por Benedicto XVI obispo auxiliar de Rourkela, y dos años más tarde, obispo titular de la diócesis. Ya en 2011, el Papa eligió a monseñor Barwa como Arzobispo de Cuttack-Bhubaneswar.

«En Orissa ha renacido la esperanza», manifestó Mons. John Barwa, Arzobispo de Cuttack-Bhubaneswar. «. Lo vemos en las nuevas vocaciones que son una inyección de esperanza para la iglesia local». Los fieles de Kandhamal han mantenido la fe a pesar de la persecución y han perdonado a sus enemigos. Precisamente en el distrito de Kandhamal se celebró la primera ordenación de un sacerdote local, el P. SangramSenapati, durante la visita pastoral de Mons. Barwa el pasado 21 de noviembre. El prelado relató esta experiencia a Agencia Fides: «Fue una celebración que contó con una gran participación, con el clero, los religiosos y miles de fieles laicos que dieron testimonio de la alegría y de la esperanza».

La recuperación de la comunidad católica local después de la campaña de violencia anticristiana ha sido un camino difícil, pero de gran valor espiritual. «Los fieles han perdonado a aquellos que los han lastimado. Y el perdón ha hecho que sus corazones queden libres de odio, devolviendo la esperanza por el futuro», describió el Arzobispo. «Por supuesto, el camino de la justicia debe seguir adelante».

Mons. Barwa también celebró la reciente condena de 12 personas culpables de actos de violencia contra los cristianos en 2008. «Es el primer paso hacia la justicia. La gente sigue sufriendo, es innegable, pero esta sentencia es una señal hacia la legalidad, en contra de la impunidad». Esta es una señal de cambio y de esperanza, pese a que «queda mucho por hacer para garantizar la plena justicia», según expresó el prelado.

«La gente sigue sufriendo privaciones, la marginación, la discriminación, la pobreza, pero esta situación no afecta negativamente a la fe», relató el Arzobispo.

Los católicos de Kandhamal viven «el Año de la fe con entusiasmo, alegría, confianza en el futuro». Y precisamente durante este año esperan ordenar siete nuevos sacerdotes adicionales: un presbítero religioso en enero y seis diocesanos después de Pascua. «Esperamos y oramos por el futuro de nuestra comunidad, marcada por el sufrimiento, que se enorgullece de ser cristiana», concluyó Mons. Barwa.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.