Iglesia en España Noticias

Monseñor Iceta: «Queremos quitar el sufrimiento, no al enfermo que sufre»

De izquierda a derecha: Encarna Pérez, mons. Mario Iceta, y Jacinto Batiz

El presidente de la subcomisión episcpocal de Familia y Vida, monseñor Mario Iceta Fernández, ha presentado el documento ‘Sembradores de Esperanza’, en torno a la eutanasia y el final de la vida. «Queremos quitar el sufrimiento, no al enfermo que sufre», según expresó como resumen del espíritu del documento, que se divide en siete partes y ha sido difundido hoy entre los medios de comunicación. En la presentación del documento participaron también Encarna Pérez, enfermera con 15 años de experiencia en paliativos, y el doctor Jacinto Bátiz, también especializado en esta rama de la salud.

Iceta ha explicdo que la postura de la Iglesia ante el final de la vida parte de la dignidad de la persona. Ha destacado que es un documento propositivo, y que hay que «rechazar la tentación de usar la medicina para la posible voluntad de morir del paciente», ya que son «formas apresuradas» de elegir. Al respecto, ha comentado que «la medicina ofrece un arsenal terapéutico para eliminar el dolor, medios y destrezas para acompañar el sufrimiento». Por su parte, la enfermera Encarna Pérez apuntó que a día de hoy existen 125.000 personas con necesidad de atención paliativa especializada, de las cuáles 60.000 carecen de opción a tenerla. Más dramático es el caso de los niños: el 90% de los que necesitan atención paliativa no la reciben. En la misma línea, el doctor Bátiz reclamó la necesidad de una ley sobre cuidados paliativos a nivel nacional, porque ahora «todo depende de en qué comunidad autónoma uno vaya a morir».

Debate político
Cuestionado sobre si este documento se presenta para marcar la agenda política ante el previsible proyecto de ley de la eutanasia del próximo gobierno, Iceta ha destacado que este documento tiene detrás un trabajo de dos años, en el que se ha consultado a profesionales, pacientes, y familiares de pacientes en el final de la vida. Según Iceta, actualmente «no hay demanda social de morirse». Ha apuntado, además, que muchos de los casos mediáticos que han suscitado el debate sobre la eutanasia no eran, en realidad, eutanasia, y que existe una gran confusión terminológica.

Sin embargo, sí ha explicado que son pocos países los que hasta ahora han regulado la eutanasia, algo a lo que la Iglesia se opone por tratarse de la cultura del descarte. No así con la sedación paliativa, que ayuda a aliviar el dolor siempre y cuando sea médicamente indicada, tal y como ha subrayado el doctor Bátiz.

«Tengo dos cánceres y no hay operación»

En la presentación del documento ha intervenido también Ángel Pérez para dar un testimonio de cómo afrontar el final de la vida. «Tengo dos cánceres y no hay operación. Estoy esperando», ha afirmado. Ha asegurado encontrarse tranquilo: «Cuando uno se preocupa por los demás, uno se olvida de los demás. Algún día, cuando Dios me quiera llamar, estoy dispuesto a aceptar su voluntad». Mientras espera, Pérez vive.

 

Algunas frases del documento

Sobre la sedación: Aliviar el sufrimiento, el dolor, la angustia y la soledad en la situación terminal de enfermedad, con la cooperación del propio enfermo, su familia y su entorno, es un deber ético de primer orden.

Sobre las peticiones de eutanasia: La experiencia demuestra que, cuando un enfermo que sufre pide la muerte, en el fondo está pidiendo que le alivien los padecimientos, tanto los físicos como los morales, que a veces superan a aquellos, como la soledad, la incomprensión, la falta de afecto y consuelo en el trance supremo. 

La adecuación del esfuerzo terapéutico: La adaptación de los diagnósticos y tratamientos a la situación clínica del paciente para no caer en la obstinación terapéutica. También incluye la opción de retirar, ajustar o no iniciar tratamientos (o pruebas diagnósticas) que se consideren inútiles o fútiles, y que por tanto no proporcionen ningún beneficio al enfermo.

Las familias de los enfermos: Es necesario hacer ver a las familias que en los momentos difíciles no están solas y que serán sostenidas con la ayuda que necesiten.

 

 

Print Friendly, PDF & Email