Internacional

Monseñor Frumen Escudero, Obispo Emérito de Puyo (Ecuador), visita la Delegación de Misiones de Toledo

escudero

La Delegación de Misiones de Toledo y la Fundación EUNTES – Toledo para el mundo colaborarán en el proyecto “Centro de Rehabilitación y Capilla” en el Pueblo Joven de Huáscar (Santa Anita), en Lima (Perú)

Monseñor Frumen Escudero, Obispo Emérito de Puyo (Ecuador), visita la Delegación de Misiones de Toledo

 “Todos tenemos que ser misioneros y misioneras, todos hemos sido enviados a vivir la fe en la que hemos sido bautizados y a compartirla en gratuidad”, ha afirmado Monseñor Frumen Escudero

         La Delegación de Misiones de Toledo y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias han recibido la visita del Obispo Emérito de Puyo (Ecuador), Monseñor Frumen Escudero, que ha estado acompañado por el Delegado de Misiones de Toledo, Jesús López Muñoz, así como por el Padre Gregorio Chisholm, Vicario General del Vicariato Apostólico de Pucallpa (Perú), la Hermana María del Pilar Zarzuelo, y José Luis Mena, Párroco de Vianos (Albacete). Una visita que ha servido para renovar y poner en común el sentido misionero de la Archidiócesis de Toledo y del equipo de trabajo y colaboradores de la Delegación de Misiones de Toledo y la Fundación EUNTES – Toledo para el mundo.

Monseñor Frumen Escudero destacaba que “la misión es mucho más que un lugar geográfico, que no depende tanto ni del lugar ni del misionero o misionera, depende mucho más de aquellos hombres y mujeres con quienes el misionero y la misionera buscan compartir su fe en gratuidad total: somos enviados para anunciar la Buena Nueva a los pobres, anunciar a los cautivos su libertad y a los ciegos que pronto van a ver”. Monseñor Escudero ha aseverado que “la mejor manera que tenemos para ofrecer esta Buena Noticia no es otra que la de darnos como amigos y amigas, en amistad real, hecha de confianza y de estima profunda, que nos puede llevar a compartir todo lo que somos y tenemos con aquellos que, posiblemente, no piensen o crean como nosotros pensamos y creemos, convencidos de que el Evangelio se ofrece y no se impone, y seguros de que la misión que Jesús de Nazaret recibió es la misma que nosotros hemos recibido, y aquí ésta la garantía de que El estará siempre con nosotros: ¡Él permanece siempre fiel!”. En ese sentido recordaba las palabras de un misionero, que afirmaba que “no podemos olvidar nunca que la evangelización posee una carga antropológica grande. Aspira a llegar al centro de la existencia humana desde la experiencia de alguien que ha experimentado, personalmente, el amor de Dios”.

El Obispo Emérito de Puyo (Ecuador) ha enfatizado que “todos tenemos que ser misioneros y misioneras, todos hemos sido enviados a vivir la fe en la que hemos sido bautizados y a compartirla en gratuidad. Cada uno tenemos nuestra propia vocación y no a todos se nos puede pedir lo mismo, de ahí la necesidad de “saber discernir y encontrar” nuestra propia vocación en la Iglesia, pero al margen de toda espiritualidad y carismas, de pertenecer o no a una comunidad religiosa, de ser célibes o de estar casados, de ser hombres o de ser mujeres tenemos “algo” muy en común: “ Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser. Este mandamiento es el principal y rimero. El segundo es semejante a él: Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mt. 22, 34-40). Nos puede ocurrir como en los tiempos de Jesús, que tantos eran los mandamientos que había que cumplir, que “nos hayamos olvidado de lo principal” porque nosotros mismos hemos desplazado lo fundamental”.

“En la dimensión misionera – proseguía Monseñor Frumen Escudero – tenemos que tener muy presente “la vida de los más pobres”, y nuestra opción por ellos tiene que obligarnos a revisar muchas de nuestras obras de Iglesia, posiblemente al servicio de los más pobres en otros tiempos. Muchas congregaciones religiosas lo han sabido hacer y han tomado decisiones valientes. Pero no deja de ser un escándalo el poder ver grandes colegios y centros de salud, por ejemplo, que se mantienen más como “negocio económico o instrumento de poder” que como servicio a los más pobres. Y esa opción, que nos obliga a poner todas nuestras instituciones al servicio de los más pobres, nos obliga, también, a saber estar muy presentes en esas otras instituciones, que no nos pertenecen, que pertenecen al estado o a otras instituciones no eclesiales, donde van la gran mayoría de los pobres. Estoy seguro, y lo digo por experiencia, que nuestro papel evangelizador estaría mucho más integrado en lo ordinario de la vida de los pobres, desde una actitud mucho más “natural”, siendo trabajadores en esas instituciones y gozando de la libertad de aquellos que no tienen que defender tanto lo institucional sino “los derechos de los más pobres”. Esto como que suena muy fuerte, pero, cuando lo administrativo nos ocupa la mayor parte del tiempo, seguro que estaremos “cansados” para darnos en gratuidad”.

 

La Archidiócesis de Toledo colaborará con un proyecto del Obispo Emérito de Puyo (Ecuador)

          La Delegación de Misiones de Toledo y la Fundación EUNTES – Toledo para el mundo colaborarán en el proyecto “Centro de Rehabilitación y Capilla” en el Pueblo Joven de Huáscar (Santa Anita), en Lima (Perú).

El Delegado de Misiones, Jesús López Muñoz, ha destacado que de esta  manera se contribuye a alimentar más y más la alegría del Evangelio, “compartiendo la fe, la esperanza y la caridad evangélica”, destacando que “sin misioneros no hay misión, y son ellos los que nos hacen encontrarnos con la fortaleza de una utopía Evangélica, porque son los misioneros los que todavía creen en esta utopía, de un mundo que va hacia la justicia, la paz y la reconciliación”.

Fotografía (de izquierda a derecha): Obispo Emérito de Puyo (Ecuador), Monseñor Frumen Escudero, Hermana María del Pilar Zarzuelo, Padre Gregorio Chisholm, Vicario General del Vicariato Apostólico de Pucallpa (Perú), Jesús López Muñoz, Delegado de Misiones de Toledo, y José Luis Mena, Párroco de Vianos (Albacete).

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email