Santa Sede

Monseñor Dominique Mamberti en la Asamblea de INTERPOL en Roma

El arzobispo Dominique Mamberti, Secretario para las Relaciones con los Estados, intervino ayer en la 81 sesión de la Asamblea general de Interpol que se celebra en Roma estos días.

Refiriéndose al tema de la Asamblea, “La policía ante los desafíos de la violencia criminal contemporánea”, mons. Mamberti afirmó que el fenómeno criminal “ha crecido tanto desde el punto de vista cuantitativo como de la violencia de sus manifestaciones. Las características de la acción criminal ha evolucionado de modo preocupante, la agresividad y la atrocidad de los episodios se ha agravado peligrosamente. Además, las actividades delictivas se articulan a nivel global, con sistemas de coordinación y siguiendo pactos criminales que superan las fronteras de los Estados”.

“La lucha contra todas las formas de violencia, especialmente las que se manifiestan con más brutalidad, presupone el deber moral de ayudar a crear las condiciones para ésta no nazca ni se desarrolle. Los que operan dentro de las instituciones de seguridad pública, como las fuerzas policiales que ustedes representan, son conscientes de que los primeros anticuerpos contra toda forma de criminalidad son los ciudadanos de cada país. En la alianza y solidaridad entre los ciudadanos y la policía se construye el mejor bastión de resistencia a la criminalidad”.

“Entre las acciones más eficaces para crear un contexto social ordenado al bien común figura la eliminación de las causas que originan y alimentan situaciones de injusticia. En este campo, una función primaria debe ser reconocida a la educación inspirada en el respeto de la vida humana en todas las circunstancias. Sin ella, es imposible crear un tejido social fuerte y unido en los valores fundamentales, capaz de resistir a las provocaciones de la violencia extrema. En este sentido, el lugar primordial donde el hombre se construye es la familia. Dentro de ella, los niños experimentan el valor de su propia dignidad trascendente, ya que son acogidos en la gratuidad que procede del amor recíproco y estable de los esposos. Dentro de ella, se experimentan las formas tempranas de la justicia y el perdón, cimiento de las relaciones intra familiares y base de una correcta integración en la vida social”.

 

Ciudad del Vaticano, 6 noviembre 2012 (VIS).-

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email