Monseñor Báez agradece a OEA por apoyar solución pacífica a crisis en Nicaragua
Internacional

Monseñor Báez agradece a OEA por apoyar solución pacífica a crisis en Nicaragua

Monseñor Báez agradece a OEA por apoyar solución pacífica a crisis en Nicaragua

El obispo auxiliar de la arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, agradeció a la Organización de Estados Americanos (OEA) la creación de este “grupo de trabajo” para Nicaragua. Con 20 votos a favor, cuatro en contra, ocho abstenciones y dos ausencias, la OEA aprobó este jueves la creación de un “grupo de trabajo”, para la “búsqueda de soluciones pacíficas y sostenibles” a la crisis

En concreto, según la resolución del organismo, el “grupo de trabajo” dará su apoyo al diálogo en el país con “medidas de apoyo, acompañamiento y verificación”, en coordinación con los esfuerzos en curso de la OEA, así como del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), organismo que se baraja como nuevo garante del diálogo. La decisión, que se tomó horas después de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) elevara a 317 el número de muertos por la crisis, recibió el apoyo de la Alianza Cívica, que participa en un diálogo con el Gobierno.

“Gracias a los países del continente americano que han apoyado, sin menoscabo de la soberanía nacional (…) para dar seguimiento y apoyar una solución pacífica a la crisis de Nicaragua”, dijo Mons. Báez en sus redes sociales. El prelado, es miembro de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN). Y ha insistido en que el rol de mediadores no quita a los sacerdotes la potestad de proteger a las víctimas. El “grupo de trabajo” tiene entre sus objetivos apoyar el diálogo nacional, con la mediación de la Iglesia Católica, y que se encuentra estancado debido al rechazo del Gobierno a adelantar para marzo de 2019 las elecciones de 2021.

La Comisión apoyada por la Iglesia y organismos

Ese respaldo lo compartió el director de Human Rights Watch (HRW) para América Latina, José Miguel Vivanco, quien consideró “histórica” la creación del “grupo de trabajo” de la OEA, ya que “no tiene realmente antecedentes en esta organización”.

Por su parte, el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, alertó ante las “redadas” que se están llevando a cabo en Nicaragua y ante la persecución judicial a la que se enfrentan los estudiantes que participan en las protestas. Según el alto comisionado, a pesar de que la violencia se ha reducido recientemente en Nicaragua, esas operaciones y las consecuencias que pueden tener mantienen a la ONU “extremadamente preocupada”. La oficina del alto comisionado, con sede en Ginebra, ha denunciado repetidamente la violencia política en respuesta a las protestas en Nicaragua y fue uno de los impulsores de la creación de una comisión internacional que la investigue.

Nicaragua no permitirá que llegue la Comisión

Sin embargo, el canciller nicaragüense, Denis Moncada, advirtió que su Estado “no va a permitir que llegue al país, al territorio, ningún grupo de trabajo creado por el Consejo Permanente de la OEA”. Moncada hizo esas declaraciones en una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, con sede en Washington, y en la que se debatía una resolución para establecer ese “grupo de trabajo”.

Moncada expresó su oposición a la que sería la mayor competencia de ese “grupo de trabajo”: designar una misión para que visite el país, para lo que siempre es necesario el consentimiento del Gobierno correspondiente. “Esto obedece a una actitud de hostigamiento y revanchismo político y diplomático contra Nicaragua, se trata de aprobar una resolución que no ha sido solicitada por nuestro país”, consideró e insistió en que la propuesta es una muestra más de los intentos de “injerencia” en Nicaragua de algunos países. Managua ha acusado en varias ocasiones de “injerencia” a EE.UU., uno de los países que han impulsado la creación de un “grupo de trabajo” en la OEA.

Huelgas de hambre y protestas

Los estudiantes de la Universidad Centroamericana (UCA), de administración jesuita, realizaron un plantón para reclamar a Ortega la entrega de fondos públicos que por ley le pertenece y que le había sido negada luego de que las autoridades universitarias dieron refugio a manifestantes durante un ataque armado de policías y parapolicías oficialistas. Aunque el Gobierno rectificó su decisión sobre la UCA y prometió realizar los desembolsos, los estudiantes reclamaron ante lo que consideran una forma de represión por parte del presidente Ortega.

En el marco de la crisis, un grupo de mujeres notables de Nicaragua, encabezadas por la poeta y escritora Gioconda Belli, solicitó al jefe del Ejército, Julio César Avilés, que “proceda a desarmar a los grupos parapoliciales que usurpan sus funciones” para “realizar actos criminales en contra de la población civil”.

Seis jóvenes de Nicaragua detenidos por participar en una protesta decidieron hacer huelga de hambre por considerar que su arresto es “ilegal”, informó hoy el padre de una de las estudiantes. En entrevista a una agencia, Carlos Valle, el padre de Elsa Valle Mondragón, una de las jóvenes del grupo dijo que su hija está haciendo huelga de hambre junto con otros muchachos, porque considera que es injusto e ilegal su arresto.

Según Valle, los jóvenes, detenidos en una “cacería” contra estudiantes universitarios, llevan ocho días en huelga de hambre dentro de las celdas de máxima seguridad en la sede del Sistema Penitenciario Nacional, ubicado en el municipio de Tipitapa, al este de Managua. Los seis jóvenes enfrentan cargos por porte ilegal de armas.

Otros jóvenes que se mantienen en huelga de hambre son Irma Valerio, Yuri Clark, Erwin Ramos, Miguel Martínez y Endric Gaitán, según la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), que brinda asesoría legal en el caso. La CPDH sostiene que los jóvenes son víctimas de acciones “represivas” del Gobierno en contra de quienes se manifiestan en oposición a Ortega.

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano, 3-8-2018

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email