Diócesis Iglesia en España

Mons. César Franco, obispo auxiliar de Madrid, en el inicio de la Peregrinación de Madrid a Fátima y comienzo de Misión Madrid

Centenares de peregrinos madrileños se reunieron en la Capilla de la Muerte de Jesús del complejo del Santuario de Fátima en Portugal, para la celebración de la Eucaristía, que daría inicio a los actos de la peregrinación de la Archidiócesis de Madrid con motivo del inicio de la Misión Madrid.

D. César A. Franco Martínez, obispo auxiliar de Madrid presidió la Misa con Vísperas, que fue concelebrada por el tambien obispo auxiliar, Mons. Fidel Herráez Vegas, el Vicario General D. Joaquín Iniesta Calvo-Zarataín, los Vicarios Episcopales territoriales, el Vicario episcopal para el Clero y 38 sacerdotes madrileños. El Cardenal D. Antonio M. Rouco Varela se incorporará después debido a su participación en la reunión de la Asamblea Plenaria del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa (CCEE).

En su Homilía Mons. Franco señaló que: “Estamos aquí una representación de la Archidiócesis para iniciar la Misión Madrid junto a nuestro Pastor. El Señor Cardenal nos ha recordado varias veces y últimamente en la reunión del Consejo Diocesano de Pastoral, que venimos a los pies de la Virgen para pedir la gracia de la conversión personal, de la fidelidad a Cristo y a su Iglesia. Por eso, todos los que aquí estamos hemos venido con esa intención. Estamos en un lugar en donde María llamó a la Iglesia y al Mundo a la conversión. A la conversión del corazón. Y esta capilla ahora se transforma en una especie de cenáculo con los Obispos que representa a los apóstoles, los clérigos, las mujeres  y en el centro María. La iglesia de Madrid vive en oración con el deseo enorme de llegar a todos, hasta la última persona, para proponerles a todos la salvación de Jesús“.

 

Comentando el Evangelio que se había proclamado -el de las Bodas de Caná- D. César dijo que: “El Evangelio que hemos escuchado es una imagen perfecta de lo que acontece cuando se deja guiar por Jesucristo, que actúa en el medio de una Boda. Y podemos decir que la vida de la Iglesia es una permanente boda. Y lo que Cristo ofrece es el vino nuevo que es el vino de la Salvación. El texto del Evangelio va mucho mas allá de la anécdota de la boda. En esa boda se ofrece el vino nuevo que es Jesucristo, a quien veremos plenamente en la Cruz y en la Resurrección. Y por eso debemos pedir que la fe crezca, que nuestra fe crezca y que crezca la Fe de los diocesanos de Madrid”.

 

Para Mons. Franco: “en estas Boda, Maria nos invita con unas palabras que recuerdan las del inicio del libro del Éxodo: haremos lo que el Señor nos diga, y María les dice: haced lo que El os diga. Y hacer una Misión es justamente someter nuestros criterios al de la Autoridad, es someter nuestros criterios a los criterios de Cristo. Cristo que es el primer misionero del Padre. Y si realmente nos abrimos a su alianza el vino se transforma en vino nuevo, el vino de la salvación, el vino de Jesucristo”.

 

“Es en el ámbito de esta Boda en donde comienzan sus signos y sus gestos que revelan su poder. Y María tiene la sensibilidad para detectar donde están las necesidades de los hombres. Ahora también Ella sabe cuales son las necesidades del hombre moderno y de las parroquias. Y con esa finura con que se dirigió a Cristo se preocupa por ver cuales son las necesidades de los hombres”.

 

“Y nosotros –indicó el Obispo auxiliar de Madrid– debemos hacer los mismo, hacer lo que El nos diga. Y por eso es una alegría enorme estar en la Casa de María, estando aquí una amplia representación de la Diócesis, para ser enviados. Recordemos que todo lo que hagamos es poco cuando se trata de servir a Cristo que  -como decía San Juan de Avila- no se deja ganar en generosidad y entrega”.

 

“Pongamos –concluyó Don César– a los pies de María nuestras necesidades y todo lo que los hombres necesitan para que también el Señor transforme el agua en el vino de la salvación”.

 

La Eucaristía terminó con el rezo por parte de los fieles y celebrantes de la Oración por la Misión Madrid.

 

Luego en la Capelinha de las Apariciones fue rezado el Santo Rosario y los peregrinos madrileños se unieron a otros peregrinos españoles, portugueses, italianos, ingleses, polacos, franceses y checos en la procesión de la imagen de Nuestra Señora de Fátima por la explanada del Santuario.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email

José Alberto Rugeles Martínez

José Alberto Rugeles Martínez pertenece a los Heraldos del Evangelio.
Es abogado egresado de la Universidad Católica Andres Bello de Caracas.
Miembro del Consejo Diocesano de Pastoral de la Archidiócesis de Madrid.
Hace parte de la Comisión Permanente del Foro de Laicos de España, es consejero de la Federación Mundial de Obras Eucaristicas de la Iglesia y es encargado de Medios de Comunicación Social de la Delegación Diocesana de Apostolado Seglar de Madrid.

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario