Revista Ecclesia » Misioneros salesianos trabajan con refugiados en Malí, Líbano, Pakistán y Congo
Misiones Salesianas
Misiones Salesianas
Internacional

Misioneros salesianos trabajan con refugiados en Malí, Líbano, Pakistán y Congo

Misioneros salesianos trabajan con refugiados en Malí, Líbano, Pakistán y Congo

Los misioneros salesianos trabajan con personas desplazadas y refugiadas en Malí, Kenya, Líbano, Pakistán y en la República Democrática del Congo

Los conflictos aumentan el número de personas refugiadas

Hay más de 70 millones de personas refugiadas en el mundo. “Las guerras, los desastres naturales, las persecuciones políticas… son causas de que la cifra de personas refugiadas no haya dejado de crecer en los últimos años”, explica Pablo Souto, responsable del Área de Comunicación de Misiones Salesianas. Los misioneros salesianos trabajan con personas refugiadas y desplazadas en lugares como Malí, Kenya, RDC, Siria y Pakistán.

 

El conflicto en Malí ha causado más de 280.000 desplazamientos internos y más de 120.000 personas han buscado refugio en los países vecinos. En Malí, los misioneros salesianos de Bamako tratan de ayudar a las familias más necesitadas. “Aquí son las propias familias las que se están haciendo cargo de atender a otras familias que vienen del Norte”, explican los misioneros de Bamako.

 

El centro Don Bosco Ngangi en Goma (RDC) es uno de los lugares donde se refugian cientos de personas cuando los enfrentamientos se recrudecen en la zona. Hoy, los misioneros salesianos siguen en alerta porque “a pesar de que la tregua se está respetando, nunca se sabe qué puede pasar”, dicen los misioneros salesianos en la zona.

“En estos momento, hay unas cuantas decenas de personas refugiadas en nuestros

patios… Se les da agua, alimentos y atención médica”, añaden.

En Pakistán, los misioneros salesianos tratan de reforzar la atención a niños refugiados de Afganistán. En Quetta, los centros escolares salesianos están realizando un gran esfuerzo para que los niños afganos puedan seguir con su educación.

En el campo de refugiados de Kakuma (Kenya), el número de refugaidos no deja de aumentar. El pasado mes de junio, más de 119.500 personas vivían en este campo en el que los misioneros salesianos trabajan desde hace años y donde tratan de llevar educación a los más de 66.000 niños y jóvenes que viven en el campo.

La situación en Siria es cada día más difícil y “las actividades habituales ya se cerraron hace meses para dar respuesta a las necesidades de la población”, explica Munir El Rai, Inspector de los Salesianos en Oriente Medio. Además, desde el inicio del conflicto, los misioneros salesianos en el Líbano trabajan con la población refugiada que llega de Siria. Hoy son más de 500.000 los sirios que han huido al Líbano y más de la mitad son niños, según Unicef.

En el Día Mundial de los Refugiados, que se conmemora el 20 de junio, en MISIONES SALESIANAS no nos olvidamos de los millones de personas refugiadas y pedimos más protección y ayuda para atender sus necesidades básicas.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa