Carta del Obispo Iglesia en España Nacional

Misa funeral por el prelado del Opus Dei oficiada por el Cardenal Blázquez

Misa funeral por el prelado del Opus Dei oficiada por el Cardenal Blázquez

Monseñor Blázquez reconoce el ejemplo y servicio a la Iglesia universal de Javier Echevarría

El presidente de la Conferencia Episcopal Española da gracias por su vida y une su oración a la del Opus Dei.

Emotiva homilía la que pronunció el 19 de diciembre el cardenal arzobispo de Valladolid en el funeral oficiado en la Catedral de la ciudad en recuerdo de Javier Echevarría, prelado del Opus Dei, fallecido en Roma a los 84 años de edad. Don Ricardo Blázquez presidió esta ceremonia, acompañado por don Luis Argüello, obispo auxiliar de Valladolid; don Ignacio Aparisi, vicario del Opus Dei; el deán y varios miembros del Cabildo de la Catedral, y decenas de sacerdotes.

En su discurso, ante una abarrotada seo vallisoletana repleta de familias y muchos niños, el presidente de la Conferencia Episcopal Española reconoció el «ejemplo y servicio a la Iglesia» del que fuera secretario de San Josemaría. Destacó el beneficio que ha reportado su ministerio, a la Iglesia universal, por la presencia del Opus Dei en numerosos países. «Hay que dar gracias por la persona, por la vida y por el ministerio de Javier Echevarría», aseguró Monseñor Blázquez, quien recordó también la jovialidad, buen humor y serenidad del prelado del Opus Dei. «O como el propio Javier decía -apuntaba el cardenal-, su santa alegría y el desahogo de su corazón siempre en comunicación con el Señor».

Fueron unas palabras sentidas, donde se refirió también al «profundo sentido» de la comunión eclesial de Monseñor Javier Echevarría, así como su «extraordinario amor al Papa y su capacidad para reorientar el Opus Dei en tiempos tan cambiantes». En este sentido, el cardenal Blázquez subrayó la «fidelidad» y «perseverancia» a la hora de llevar a cabo la misión recibida, «que siempre ejerció en comunión con el Papa, fuera quien fuera y de la nacionalidad que fuese, y con los obispos de los distintos lugares».

Permanente normalización

El arzobispo de Valladolid recordó también en su homilía la «permanente normalización» de la presencia del Opus Dei en medio de la Iglesia universal, a lo que ha contribuido su constitución en Prelatura Personal. Monseñor Blázquez mostró su gratitud hacia el carisma del Opus Dei «que es un don de Dios, para el servicio del Evangelio, de la Iglesia y también de la Humanidad».

Igualmente, el cardenal valoró de Javier Echevarría su «corazón de buen pastor», que siempre haya vivido intensamente su sacerdocio, y el impulso que dio con su trabajo y dedicación a las vocaciones sacerdotales. «Los cristianos le debemos su gran servicio a la Iglesia, pero también sus oraciones de intercesión por nosotros y la integridad de toda su vida», decía Blázquez, quien dio las gracias a todos los presentes, a quienes animó a seguir el ejemplo de fidelidad del prelado.

Ricardo Blázquez finalizó su homilía pidiendo por el eterno descanso de Javier Echevarría y uniendo su oración a la de todos los que conforman el Opus Dei.

Al término del solemne funeral, Ignacio Aparisi, vicario del Opus Dei en Castilla y León, Asturias y Cantabria dio las gracias al cardenal arzobispo de Valladolid por su homilía, así como a su obispo auxiliar, Luis Argüello, por su presencia, y a todos los presentes.

Ignacio Aparisi concluía sus palabras de agradecimiento reiterando el compromiso y la plegaria constante del Opus Dei con todas las iniciativas pastorales y apostólicas de la Diócesis de Valladolid.

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email