Internacional

Misa del Papa Francisco con el patriarca de Alejandría de los Coptos, Ibrahim Isaac Sidrak

Misa del Papa Francisco con el patriarca de Alejandría de los Coptos, Ibrahim Isaac Sidrak

El Papa concelebra en Santa Marta con el patriarca de los coptos católicos: la paz se alce de nuevo en Tierra Santa y Oriente Medio

“Recemos para que en Tierra Santa y en todo Oriente Medio la paz se alce de nuevo tras las paradas recurrentes y dramáticas y que, en cambio, cesen por siempre la enemistad y las divisiones”. Este ha sido el llamamiento del Papa durante la misa matutina en la Casa de Santa Marta. Ha sido una celebración especial, concelebrada con el Patriarca de Alejandria de los Coptos Católicos, Ibrahim Isaac Sidrak, con motivo de la manifestación pública de la comunión eclesiástica solicitada por el Patriarca y concedida en su día por el Papa Benedicto XVI.

Francisco ha retomado las palabras del profeta Isaías que hablan de un despertar de los corazones en espera de la llegada gloriosa del Señor, diciendo: “Sentimos que el llamamiento a los “temerosos de corazón”, se dirige a cuantos en vuestra amada tierra de Egipto experimentan la inseguridad y la violencia, a veces debido a su fe cristiana: “Valor, no temáis”: éstas son las palabras de consuelo que se confirman en nuestra solidaridad fraternal. Doy gracias a Dios por este encuentro que me brinda la ocasión de reforzar vuestra esperanza y la nuestra, porque es la misma”.

“El Evangelio -ha continuado- nos presenta a Cristo que vence la parálisis de la humanidad…Las parálisis de la conciencia son contagiosas. Con la complicidad de las mezquindades de la historia y de nuestro pecado, pueden expandirse y entrar en las estructuras sociales y en las comunidades hasta bloquear pueblos enteros. Pero el mandato de Cristo: “Levántate y anda”, puede trastocar la situación”.

“Recemos con confianza -ha pedido Francisco- para que se reanuden prontamente los acuerdos de paz, a menudo paralizados por intereses contrapuestos y oscuros. ¡Que finalmente se den garantías reales de libertad religiosa a todos, junto con el derecho de los cristianos de vivir serenamente allí donde han nacido, en la patria que aman como ciudadanos desde hace dos mil años, para contribuir como siempre al bien de todos. El Señor Jesús que experimentó con la Sagrada Familia la fuga y fue acogido en vuestra generosa tierra, vele sobre los egipcios que por los caminos del mundo buscan dignidad y seguridad”.

“Y vayamos siempre adelante, buscando al Señor, buscando caminos nuevos…para acercanos a El. Y si hiciera falta abrir un agujero en el techo para acercarnos todos al Señor -ha exclamado Francisco- que nuestra imaginación creativa de la caridad nos lleve a hacerlo: a encontrar y a construir caminos de encuentro, de hermandad, caminos de paz”.

Por su parte el Patriarca Sidrak ha subrayado que “en este delicado momento histórico” la Iglesia en Egipto necesita “estar sostenida por el abrazo paterno” del Papa. “En el tiempo en que nos preparamos para celebrar la encarnación del Verbo -ha observado- no puedo dejar de recordara los lazos históricos de mi tierra con este misterio, desde el momento que fue Egipto el primer lugar de acogida para la Sagrada Familia en fuga de la persecución de Herodes. Ese rincón de la tierra entre el desierto y el Nilo ha conocido y conoce todavía, el doloroso drama de tantas personas deseosas de ser escuchadas y acogidas. Nuestra Iglesia está allí, lista para acoger a cualquiera que llame a su puerta, a dar hospitalidad a quien pide ayuda, a socorrer a los necesitados y abandonados y a dar testimonio del Evangelio”.

“Y que la luz de la santa Navidad -ha finalizado- sea la estrella que revela el camino del amor, de la unidad, de la reconciliación y de la paz, dones que mi tierra necesita tanto. Pido su bendición, Padre Santo y le esperamos en Egipto”.

Ciudad del Vaticano, 9 diciembre 2013 (VIS).-

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email