Revista Ecclesia » Misa de acción de gracias por el Papa Francisco en la catedral de Zamora
martinez-sacristan
Iglesia en España

Misa de acción de gracias por el Papa Francisco en la catedral de Zamora

Obispo de Zamora: “Que los gestos del Papa nos lleven a la conversión, no sólo a la admiración”

La Catedral de Zamora acogió en la tarde del jueves 21 de marzo la Misa de acción de gracias por la elección de Francisco como nuevo obispo de Roma. El obispo de Zamora destacó en su homilía la importancia de la sucesión apostólica, la llamada a la conversión que suponen los primeros gestos del Papa y la oración por él.

 Unos minutos después de las 20 horas de ayer comenzaba en la Catedral de Zamora la Misa de acción de gracias por el nuevo Papa Francisco, que llenó el primer templo diocesano para celebrar, presididos por el obispo Gregorio Martínez Sacristán, el gozo por el nuevo pastor de la Iglesia universal. Medio centenar de sacerdotes concelebraron en la eucaristía.

La Misa se celebró con ornamentos blancos y con el formulario “por el Papa”, empleando en la Liturgia de la Palabra lecturas relativas al pastoreo de la Iglesia y al papel especial del apóstol Pedro en el pueblo de Dios. El obispo comenzó su homilía dando las gracias a los presentes “por responder a la invitación del obispo para celebrar esta eucaristía de acción de gracias por la elección de Francisco como sucesor de San Pedro”.

“Hemos vivido todos estos días con bastante intensidad, porque nuestra Iglesia es apostólica”, explicó el prelado, “porque Jesús ha puesto y ha cimentado su Iglesia sobre la roca de los apóstoles, para que permanezca en el mundo como signo de su santidad”. El fundamento y la roca es Cristo, subrayó, y la misión es la evangelización.

 

La experiencia de la sucesión apostólica

“El Espíritu Santo ha dado a la iglesia, por medio de los cardenales, un nuevo Papa. Por eso los católicos nos alegramos y celebramos la gloria de Dios”, afirmó monseñor Martínez Sacristán, que también dijo que “hemos vivido una experiencia verdaderamente eclesial, la experiencia de la sucesión apostólica. Esto ha de ensanchar nuestro corazón y nos tiene que llenar de gozo”.

Tal como había dicho en sus primeras declaraciones al conocer la elección del nuevo pontífice, el obispo de Zamora señaló que “a partir de ahora, el cardenal Bergoglio no existe más; quien existe es el Papa Francisco, y así nosotros tenemos que vivirlo y acogerlo”. Y se refirió a lo que está siendo tan comentado: “si el Papa en estos días primeros del pontificado tiene gestos que nos llegan al corazón, será por algo. Los gestos de la simplicidad, la humildad, la verdad, la oración, la cercanía con los pobres y los débiles… ¿Acaso no es la Iglesia la que en su afán por evangelizar tiene que volver a privilegiar sobre todo estas actitudes por encima de otras?”.

Porque, en esta línea, subrayó, los creyentes deben ser conscientes de que “la evangelización no es algo que entienden unos cuantos, sino el testimonio de la presencia de la Iglesia en la calle, en el mundo, en la vida misma. Para señalar a todos el camino que nos lleva hacia Dios”.

De la admiración al cambio de vida

“Nuestra eucaristía quiere ser una súplica a Dios nuestro Padre, para que asista al Papa Francisco, para que lo mantenga en estos firmes y nobles y evangélicos propósitos y actitudes. Que no sea una pose de los primeros tiempos –que no será–, sino una actitud permanente que arrastre a todos en la Iglesia a una conversión, no a una simple admiración”, afirmó el obispo de Zamora.

Recordó también que los gestos del Papa, como ha dicho su hermana desde Argentina, son “una llamada para que nos convirtamos, porque Iglesia somos todos”. Y concluyó su homilía llamando a los fieles a orar “para que este pontificado no sea simplemente un pontificado que se admira, sino que se sigue, por el ejemplo verdadero de santidad y de evangelización. Que el Espíritu lo ilumine y lo haga fuerte y verdadero testigo creíble para toda la Iglesia y para el mundo entero según lo que necesita en el plan de Dios”.

 

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa