Blog del director Santa María Virgen

Mirar la sonrisa de María es contemplar y recibir la ternura de Dios

Santa María de todos los días, siempre presente en todos los días y circunstancias de nuestra vida.

“Dios, el Señor, tiene una Madre, y en la Madre reconocemos realmente la bondad maternal de Dios. La Virgen, la Madre de Dios, es el auxilio de los cristianos, es nuestro consuelo permanente, nuestra gran ayuda. Esto lo veo también en el diálogo con los obispos del mundo: que el amor a la Virgen es la gran fuerza de la catolicidad. En la Virgen reconocemos toda la ternura de Dios, por lo que cultivar y vivir el gozoso amor de la Virgen, de María, es un don de la catolicidad muy grande”.

Acabo de reproducir unas bellísimas palabras del Papa Benedicto XVI sobre el culto de la Iglesia católica a la Virgen María. La Madre de Dios y Madre nuestra nos acompaña de manera permanente durante toda la vida, en todos los acontecimientos y en toda circunstancia, máxime si ésta es de dolor, como pudimos comprobar, entre otros lugares, en Lourdes con ocasión de la visita y esplendora visita apostólica al santuario francés del Papa Benedicto XVI, que nos invitó a todos a mirar siempre a la sonrisa, llena de ternura, de amor y de esperanza, de María.

Oración a Santa María de la Vida

Por ello, con palabras, de nuevo, del Papa Benedicto XVI, ahora su visita pastoral a Cagliari, para conmemorar los cien años del patronzazo de la Virgen del Buen Aire sobre la capital de la isla de Cerdeña, oramos. Oremos en especial en favor de la vida, esa vida a la que proyectos de ley como los anunciados sobre el aborto y el suicidio asistido cercena y destruye. La Virgen es siempre Santa María de la Vida, el primer y gran don del Dios del amor, cuya gloria es la vida del hombre.

Que la Virgen santa siga velando sobre todos y sobre cada uno nosotros: para que el patrimonio de valores evangélicos se transmita íntegramente a las nuevas generaciones y para que Cristo reine en las familias, en las comunidades y en la sociedad. Que en particular la Virgen proteja a cuantos, en este momento, tienen más necesidad de su intervención maternal: los niños y los jóvenes, las gestantes con problemas, los ancianos y las familias, los enfermos y todos los que sufren. Pidamos a María, Madre del Verbo encarnado y Madre nuestra, que proteja a cada mamá terrena: a aquéllas que, junto al marido educan a los hijos en un contexto familiar armonioso, y a aquéllas que, por muchos motivos, tienen que afrontar solas una tarea tan ardua. Que todas puedan desempeñar con entrega y fidelidad su servicio cotidiano en la familia, en la Iglesia y en la sociedad. ¡Qué para todos la Virgen sea apoyo, consuelo y esperanza! Amén.

Jesús de las Heras Muela

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Mirar la sonrisa de María es contemplar y recibir la ternura de Dios, 9.4 out of 10 based on 16 ratings
Print Friendly, PDF & Email