Iglesia en España Última hora

Miguel ÁngelArnedo: «Queremos que la ley asegure y dignifique la asignatura de Religión»

Recién comenzado el curso escolar 2020-2021, conversamos con el delegado diocesano de Enseñanza y profesor de Religión de la diócesis de Tarazona, Miguel Ángel Arnedo, sobre los retos de la asignatura en este curso.

—Todavía no se tienen datos del número de alumnos en Religión este curso, pero otros años en nuestra diócesis ha habido un alto número de matriculados.
Nuestra diócesis se puede considerar privilegiada en este sentido. Casi un 70% de los 8.000 chicos y chicas entre 3 y 17 años que en ella viven han optado por la asignatura de Religión Católica. Hay que comentar que este año se produjo una reducción horaria a sólo 45 minutos de clase a la semana, la mitad, en Infantil y Primaria. Un recorte que afecta a todos nuestros profesores. Aun con esa dificultad añadida, nuestros maestros siguen trabajando en educar, en dignificar la asignatura, en crear un contenido que en ese espacio de tiempo pueda tener lo fundamental del programa educativo. Las cifras para este año no se tienen aún, es muy pronto, pero suponemos que serán muy parecidas. Debo hacer notar que muchas de nuestras escuelas son rurales, y el bajo nivel de natalidad hace del futuro un campo incierto. Pero puedo asegurar que cada día la ilusión también viaja en el coche de nuestras maestras de Religión (son 19 de Infantil y Primaria y 6 en Secundaria, en la escuela pública, además de los cuatro colegios concertados que existen en nuestra diócesis).

—Durante el confinamiento, las delegaciones de Enseñanza de muchas diócesis españolas -incluída la nuestra- se movilizaron a través de Twitter contra la Ley Celáa. Cuéntanos por qué y cuáles eran los objetivos.
Las Redes Sociales son el nuevo altar, el púlpito hacia el que todos se giran. Desde las delegaciones quisimos hacer notar que también tenemos un poder de movilizar, de despertar, de crear tendencias, de saber estar en estos medios que parece son propiedad sólo de determinadas ideas o formas políticas. Siempre se habla de la presencia en la vida cotidiana, de un testimonio, de un saber estar, de un comunicar. Y a ello nos lanzamos.Nuestro objetivo era sencillo: Hacer ver al Ministerio de Educación que no estamos dormidos, que no estamos solos, que tenemos una voz que se oye, que nuestras propuestas siempre son constructivas y que las familias tienen el mismo derecho a una educación integral, en el que cultura, espiritualidad, conocimiento, historia y desarrollo integral de la persona esté completo. Y nuestra asignatura de Religión toca todos esos temas.

—De momento, la Ley no está aprobada .¿Eres optimista?
La educación en nuestro país siempre es campo de batalla, de experimentos, de teorías. En esta ley nosotros lo que queremos es asegurar y dignificar nuestra asignatura, los puestos de trabajo de muchas personas y sus familias, el derecho de los padres y chicos a una enseñanza acorde a sus valores y fe. Estamos en contra de la forma arbitraria en hacerla, en la falta de diálogo, de consenso, en la incertidumbre que crea, que se suma a la de este principio de curso caótico y sembrado de dudas, de miedos…
Nuestros obispos están en diálogo con el Ministerio de Educación. Pensamos que la Iglesia siempre avanza cuando se comparte, cuando se respetan posiciones, pero también cuando nos sentimos enviados, cuando tenemos la libertad del testigo convencido, cuando somos como el peregrino que tiene clara su meta.

—¿Por qué es necesaria la asignatura de Religión?
Pensamos en un desarrollo integral de la persona, y nuestra asignatura complementa un saber que muchas veces se centra mucho en lo técnico, en lo especializado. Los valores que enseñamos también en nuestra asignatura son universales. Y es muy útil tener perspectiva, abrirse a una dimensión espiritual, en todos los sentidos, necesaria para saber responder a las preguntas vitales, a entender y afrontar la vida desde una posición existencial, creyente, madura…

—¿Es difícil ser profesor de Religión en la actualidad?
Yo diría que es ilusionante, motivador, creativo, alegre, complicado, vital… Cada vez que entras en un aula no ves alumnos, ves rostros concretos, sonrisas, preguntas, problemas, soluciones. Nuestra asignatura es siempre diferente, ya que ellos siempre son distintos. Una vez me dijo un alumno: “Profe, eres el único que nos preguntas qué tal estamos. Y esperas siempre respuesta…” Eso es ser profesor de Religión, no sólo preguntar, hacer que se pregunten. También es acoger sus respuestas, sus ilusiones y miedos. Y eso es un motivo por el que dar gracias a Dios todos los días.

 

Por Marta Latorre / Iglesia en Aragón.

Print Friendly, PDF & Email