Cultura Santa Sede

Miguel Ángel, en su pintura tridimensional, el triunfo de la espitualidad

piedad-miguel-angel

Miguel Ángel, en su pintura tridimensional, el triunfo de la espitualidad

El 18 de febrero de 1564, Miguel Ángel Buonarroti, artista florentino que realizó obras maestras en escultura (Piedad, Moisés y David), pintura (la Bóveda y el Juicio Final de la Capilla Sixtina) y arquitectura (la cúpula de San Pedro), murió en Roma a la edad de casi 89 años

Alessandro Di Bussolo – Ciudad del Vaticano, Vatican News, 18 de febrero de 2019

Un genio humilde, que encontró fuerza en su arte y que expresó su fuerte pero atormentada fe en él. Miguel Ángel Buonarroti, que murió en Roma el 18 de febrero de 1564, pocos días después de su 89 cumpleaños, el 6 de marzo, dedicó los últimos días de su vida y sus últimos pensamientos a la “Piedad Rondanini”, la escultura inacabada que hoy se conserva en el Museo del Castillo Sforzesco de Milán.

El trabajo en “Pietà Rondanini” y la enfermedad

Daniele da Volterra, el alumno que estuvo cerca de él hasta su muerte y que se encargó de cubrir la desnudez de las figuras del Juicio Final con el famoso “fanfarrón” (y por eso apodado el Braghettone), escribe: “Trabajó todo el sábado, antes del domingo de Carnaval, el lunes se enfermó; trabajó de pie, estudiando sobre ese cuerpo de la Piedad”. La fuerte fiebre que le habría llevado a la muerte, en su modesta casa de Macel de Corvi, del vizconde de Fornari, le hizo perder la cabeza, hasta que le pidió a su criado Antonio que ensillara su caballo, el Morello.

Muere el primer viernes de Cuaresma de 1564

Al final aceptó sentarse en un sillón, asistido por Tommaso de’ Cavalier, un joven noble romano, y dos médicos, y pidió que llamaran a su sobrino Leonardo, que vivía en Florencia. Daniele da Volterra, el 14 de febrero, lunes de carnaval, escribió a su sobrino para que corriera a la cabecera de Miguel Ángel, pero comenzó a perder el conocimiento el miércoles de ceniza. Llevado a su cama, hecha de hierro con sólo un colchón de paja, en momentos de lucidez le pidió a Antonio que le leyera la Pasión de Cristo. Hizo un testamento y murió al atardecer del primer viernes de Cuaresma. Leonardo no llegó hasta el 24 de febrero, cuando el cuerpo de Miguel Ángel descansaba en la Iglesia de los Santos Apóstoles, vestido como si estuviera de viaje, con la palandrana negra que llevaba para montar, el sombrero antiguo y las botas con espuelas.

El cuerpo traído a Florencia y enterrado en Santa Croce

Pero el acto funerario romano no fue el último para el gran artista. Manteniendo a oscuras a las autoridades papales, que antes habían expresado el deseo de enterrar a Miguel Ángel en la Basílica de San Pedro, su sobrino Leonardo organizó el traslado nocturno del cuerpo a Florencia, donde llegó el 11 de marzo. El 12 tuvo lugar un primer funeral, pero el 14 de julio tuvo lugar uno solemne en la iglesia de San Lorenzo. Los restos mortales de Miguel Ángel fueron enterrados en la Basílica de la Santa Cruz, y en 1570 fueron trasladados a la tumba monumental erigida por Giorgio Vasari, donde aún hoy descansan.

Recordando a Miguel Ángel en la Capilla Sixtina

Para recordar la grandeza de Miguel Ángel, nos encontramos con Guido Cornini, director del departamento de arte de los siglos XV y XVI de los Museos Vaticanos, en la Capilla Sixtina, que él define como “el verdadero santuario de la pintura de Miguel Ángel, al que tuvo la oportunidad de entrar dos veces, la primera a los treinta años, cuando pintó los frescos de la Bóveda, y la segunda a los sesenta, cuando pintó el poderoso fresco del Juicio Final”. Estas son las otras expresiones del pintor Miguel Ángel que, sin embargo, “se formó principalmente como escultor – recuerda Cornini – sabemos que de niño asistió al jardín de San Marco, casa de los Medici, donde estudió con un alumno del escultor Bertoldo Di Giovanni, y se formó con un gran conocimiento de las piezas escultóricas de la antigüedad clásica, hasta que esculpió la célebre Piedad de San Pedro, en 1498-99, que sigue constituyendo una de las principales referencias de la actividad escultórica del Renacimiento italiano”.

El Juicio: una poderosa orquesta de cuerpos

Miguel Ángel, subraya Cornini, “tenía una estatura casi teológica reconocida por los Papas y sus contemporáneos, y no se limitaba a ser un maestro de arte, de ars mechanica. Con él, el artista entró también en la lista de las profesiones liberales del espíritu y del intelecto”. Parece que, en el caso del Juicio Final, el director de la sección de arte renacentista de los Museos Vaticanos nos dice que Buonarroti “tenía carta blanca de los Papas para pintar una poderosa masa orquestada de cuerpos con una sintaxis completamente nueva y sin precedentes, que trastornaba cualquier precedente iconográfico, para dar vida a un mensaje grandioso, sutilmente reformado: el de la responsabilidad individual ante Dios que es juez”. Cornini continúa diciendo: “La confusión que encontramos en las figuras de los santos indica también la consternación que aflige a todos, porque sólo Dios tiene, en su omnisciencia, un conocimiento profundo de la vida espiritual de cada uno de nosotros y, por tanto, de nuestra sinceridad, de nuestros arrepentimientos”.

La magia de la tridimensionalidad en la pintura

Miguel Ángel, recuerda Cornini, “se forma en un taller florentino de finales del siglo XV donde se educaba a los artistas para hacer de todo: pintar, esculpir, pero también jugar o construir artefactos efímeros para fiestas. Así que desde el punto de vista técnico Miguel Ángel ya era un homo universalis, derramado sobre todo”. Pero su punto a favor es su habilidad para llevar la escultura a la pintura, como lo hace en la Capilla Sixtina. “Aunque había aprendido el arte de la pintura de grandes maestros florentinos como Ghirlandaio y Cosimo Rosselli, Miguel Ángel también le pone la tridimensionalidad de la escultura. Así, logra la ficción de un plano para hacernos percibir de alguna manera el voladizo y el retorno de las formas, de una manera que ni Botticelli ni los otros grandes maestros del siglo XV quisieron o pudieron hacer.

Triunfo de la espiritualidad contra la materia

Según Cornini, en conclusión, Miguel Ángel estaba al servicio de una idea espiritual muy poderosa. “Estas grandes figuras de desnudos, profetas y sibilas que se retuercen en el espacio, posando con gran poder, significan probablemente la lucha entre espíritu y materia, y por lo tanto la fisicalidad del cuerpo que se gana gracias a la férrea voluntad y al ejercicio del espíritu. En una especie de lucha inmaterial que cada cuerpo lleva a cabo con el espacio que lo rodea, se afirma el triunfo de la espiritualidad”.

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email