Revista Ecclesia » México: Se despide el Nuncio Christophe Pierre con una Misa en la Basílica de Guadalupe
Internacional

México: Se despide el Nuncio Christophe Pierre con una Misa en la Basílica de Guadalupe

México: Se despide el Nuncio Christophe Pierre con una Misa en la Basílica de Guadalupe

Monseñor Christophe Pierre, quien durante nueve años se desempeñó como Nuncio Apostólico en México, celebró una emotiva Misa de despedida en la Basílica de Guadalupe, a la que asistieron más de 50 obispos de la Conferencia del Episcopado Mexicano, entre ellos tres cardenales. Monseñor Christophe Pierre fue designado por el Papa Francisco como Nuncio en Washington, Estados Unidos.

Durante la ceremonia religiosa, los obispos mexicanos agradecieron su trabajo en nuestro país, reconocieron su apertura al recibir en la nunciatura a obispos, sacerdotes, religiosos y laicos; el interés que mostró al visitar las distintas diócesis, aún las más lejanas, y su sentido de colegialidad episcopal en favor de una Iglesia más evangelizadora, unida y organizada. Finalmente, los obispos encomendaron a la Virgen de Guadalupe su nueva misión diplomática.

Por su parte, monseñor Pierre agradeció el calor del pueblo mexicano y recordó que uno de los primeros actos que hizo en México fue encomendar su trabajo a la Virgen de Guadalupe y que, desde entonces, fueron incontables las veces que él acudió a postrarse al Tepeyac. Luego señaló: “Gracias por haberme permitido trabajar con ustedes, sufrir y gozar con ustedes, caminar y rezar con ustedes, y por haber considerado a la nunciatura apostólico como lo que es: su casa, donde pudimos estrechar relaciones de amistad, fraternidad y cooperación”.

Monseñor Christophe Pierre dijo que “en cierto modo, nuestros caminos hoy se separan. Ustedes aquí y yo en los Estados Unidos de América”, pero aseguró que esta distancia “no entorpecerá nuestra cercanía espiritual”.

Señaló que ha sido testigo del caminar de la Iglesia y de la sociedad mexicana, y de acontecimientos tan importantes como las visitas a México de los papas Benedicto XVI y Francisco que no fueron simples paréntesis en la vida en nuestro país.

“La Iglesia de México se encuentra ahora ante el reto de convertir en realidad el esfuerzo y la participación de todos, como lo señalaba el Papa Francisco desde los primeros discursos en Palacio Nacional y en la Catedral de México, los legítimos deseos y expectativas de la sociedad y de la Iglesia, y seguramente, el camino de respuesta ya ha comenzado”, por lo cual es necesario reflexionar y discernir más en los mensajes del Santo Padre.

Luego comentó que “la persona humana debe ser el centro y el destino de toda labor económica, política, cultural o social, y lo que hoy esté en juego es el hombre su dignidad y felicidad. La Iglesia tiene el deber de acompañarlo y ayudarlo a saber acoger la verdadera libertad, a practicar la justicia y a practicar la solidaridad.”

A continuación ofrecemos las palabras pronunciadas por el Cardenal Alberto Suárez Inda, arzobispo de Morelia, durante el convivio entre el Nuncio Apostólico y los integrantes de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

AGRADECIMIENTO AL SR. NUNCIO APOSTÓLICO MONS.CHRISTOPHE PIERRE

Con la venia del Señor Cardenal Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara y Presidente de la CEM, quiero agradecer al Sr. Nuncio Apostólico, Arzobispo Don Christophe Pierre su entusiasmo y acompañamiento pastoral que nos brindó durante los nueve años que estuvo entre nosotros como representante y embajador del Obispo de Roma, sucesor de Pedro ayer Benedicto XVI y hoy Francisco.

Es de justicia reconocer cómo Mons. Pierre ha logrado,  más que el equilibrio, la no fácil combinación de iniciativa y respeto a todos. Como buen bretón es tenaz, pero también dialogante y sencillo, con gran capacidad de trabajo, abierto a los demás y siempre atento a la realidad.

De manera particular hoy le agradecemos y reconocemos su sensibilidad y compromiso de pastor ante las desafiantes áreas de la Educación y la Cultura, la Familia y la Vida. Desde ahí todos estamos comprometidos en razón de nuestro bautismo a construir el Reino de Dios en una sociedad más humana y fraterna

Gracias muy querido Sr. Nuncio, por su trabajo incansable y su testimonio, gracias por el mensaje-testamento que nos dejó a  los Obispos de México en la última Asamblea Plenaria el pasado mes de abril, vale la pena releer ese mensaje.

Recuerdo ahora el llamado que nos hizo el Papa Francisco a los Obispos en la Catedral  de México animándonos  a abrir cauces de diálogo con los Obispos Norteamericanos  en la línea de  Sínodo de América  y  de la Exhortación Apostólica de San Juan Pablo II “Ecclesia in América”.

Su traslado de México al  vecino País del Norte, más que motivo de añoranzas, es oportunidad de abrir nuevos horizontes  percatándonos de la realidad Norte-Sur en la que México tiene una vocación estratégica. A través de Usted, Sr, Nuncio, se tiende un nuevo puente de diálogo.

Tenga la seguridad por lo pronto de que lo que sembró generosamente entre nosotros, dará con la gracia de Dios fruto abundante.  Cuente con nuestra amistad y oraciones.

+Alberto Cardenal Suárez Inda
Arzobispo de Morelia

6 de junio de 2016, en la Ciudad de México



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa